THYLACOLEO CARNIFEX o león marsupial.



Hace 24 millones de años, un pequeño grupo de animales marsupiales de Australia se dividió en dos. Por una parte evolucionarían en Diprotontes, los marsupiales herbívoros más grandes que jamás han existido, y por otra parte evolucionarían en el género Thylacoleo, un grupo de marsupiales, pero que a diferencia de los Diprodontes, acabarían convirtiéndose en carnívoros.

El cambio de herbívoro a carnívoro no fue radical, sino que primero se pasó por el estado de Omnívoro hasta que la dieta se convirtió totalmente en la de un carnívoro típico. La especie más representativa de los Thylacoleo, es el Thylacoleo Carnifex o león marsupial. Su nombre quiere decir "León carnicero con bolsa" y posiblemente fue el segundo mayor cazador marsupial que jamás ha existido (detrás del Proborhyaena gigantea, un descubrimiento más o menos reciente).

El León marsupial era tan grande como una leona actual, un poco más robusto. De altura no superaba los 80 cm hasta la cruz, y de longitud 1,5 metros más una cola de 1 metro y gruesa que, como en otros depredadores, les servía para nivelar su peso en una carrera rápida, pero corta. Se piensa que no fue un corredor de largas distancias y que prefería la emboscada (como el leopardo) para la caza.

Su peso se estima en 150 kg, aunque algunos expertos creen que un macho adulto pudo llegar a los 180kg.

En fin, vayamos a lo verdaderamente característico. Como hemos dicho, el Thylacoleo Carnifex viene de una familia de herbívoros más o menos reciente. Por eso, la dentadura no era la misma a la de otros depredadores: con afilados y largos colmillos y muelas cortantes (como un león). No, la dentadura de este depredador prehistórico estaba relacionada con aquella que le servía para marsticar hierva, para tritura y machacar fibras vegetales, el origen de su dentadura era la de un herbívoro,  así que su dentadura se tuvo que adaptar al nuevo papel de cazador, y lo hizo lo mejor que pudo. Los dientes incisivos y lo premolares pasaron pues ha hacer el papel de los colmillos. Lo único que en su caso, la mordedura de este marsupial no era la adecuada para perforar la piel y romper venas y músculos, sino para producir la axfisia de su presa. Tenemos que decir que a asfixiar a su pobre presa también le ayudaba tener la mordedura más potente de todos los marsupiales carnívoros: 200 kg/cm2... como un león.



Este animal prehistórico que vivió en Australia, fue desapareciendo cuando esta se convirtió en un lugar más seco y las grandes presas fueron desapareciendo. Se cree se acabó de extinguir hace 20.000 años.


No hay comentarios:

Publicar un comentario