Moa


Al parecer, habría pertenecido al grupo de aves hoy conocido como rátidas, aves terrestres, bípedas e incapaces de alzar el vuelo, tal como los avestruces. Según los cálculos actuales podía haber unas 11 especies diferentes de moas (aunque se han manejado cifras de hasta 37 especies), algunas tan pequeñas como un pavo y otras de descomunal tamaño. Entre ellas era la Dinornis giganteus (Moa Gigante) la más llamativa pues ostenta el título de haber sido la ave más grande que alguna vez pisó la Tierra, con más de 3' 7 metros de altura, un metro más por encima de uno de sus parientes el avestruz, quien ocupa el segundo lugar con sus 2' 7 metros. Por su tamaño y corpulencia debía consumir a diario tanta cantidad de alimento como un buey.
A parte de la talla, otra diferencia que separa al avestruz de los Moa, es que éste último no vivía en las llanuras sino en los frondosos bosques que, por entonces, cubrían por completo las islas de Nueva Zelanda. Asimismo otra de las características particulares de este animal, se encuentran por ejemplo, que las hembras, que medían algo ser algo más que los machos, delegaban en ellos la tarea de incubar los huevos y el cuidado de los polluelos. Éstos, nidífugos y vivaces, salían de los gigantescos huevos (con cerca de 5 litros de capacidad en las especies más grandes) en un estado de desarrollo lo bastante avanzado para seguir a su padre en pocos días.
En 1658 el gobernador de Madagascar aún las incluía en su catastro de las especies de la isla, siendo éste el último registro concreto que se conserva de una de las aves más espectaculares que hayan existido, y que por sus dimensiones, debió protegerse como un patrimonio de la biosfera.



Se estima que los últimos ejemplares habrían perecido en los albores del siglo XVIII. Aun así, versiones poco fiables señalan que incluso a mediados del siglo XIX se habrían avistado ejemplares en la isla.

La imagen que se ve arriba es una reconstrucción de la caza de la Moa, de hecho se observa que el perfil del cazador princial cumple las características estéticas de los años 20.

No hay comentarios:

Publicar un comentario