Mostrando entradas con la etiqueta Africa. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Africa. Mostrar todas las entradas

RHAMPHORHYNCHUS


Qué pensarías si, paseando por una calle solitaria, oyeras un estruendo ensordecedor, un grito desgarrador e inhumano y, al levantar la cabeza espantado, vieras el bicho de la imagen de arriba.

Las opciones son varias:

  • Algún científico loco ha mezclado el ADN de varios seres y ha creado esta abominación.
  • Estás alucinando y te das cuenta que mezclar alcohol con pastillas para dormir no son buena combinación.
  • O, y probablemente la opción más probable. Se ha abierto una brecha espacio temporal que ha unido tu espacio-tiempo de ahora con la Tierra de hace 150.000 años. Facilitando el paso de este ser prehistórico que te mira desde la azotea.
Dado que esa es la posibilidad más probable, me veo con la urgencia de qué es este ser por si alguna vez os pasa.

Este animal prehistórico volador se llama Rhamphorhynchus, traducido a nuestro idioma, querría decir lagarto con "Hocico de Pato". 


El Rhamphorhynchus fue uno de los primeros pterosaurios y entre sus características que lo diferencian de los demás pterosaurios, podemos destacar su cola más larga de lo normal. Por supuesto, su boca es también muy peculiar. La forma de pato, boca aplanada y ancha (aunque con dientes largos y espinosos) sería una buena herramienta para la pesca de peces. Hay expertos que afirman que no estaban tan especializados, y su dieta era más variada.

Una imagen vale más que mil palabras.

La otra diferencia importante respecto a los más modernos pterosauridos, es que el Rhamphorhynchus no tenía cresta: ni osea ni cartilaginosa ni nada de nada. No tenía ni la intención de que le saliera.

Puesto de pie, este saurio volador alcanzaría la altura de nuestro pecho y la envergadura alar era de casi 2 metros.

Vivió en lo que hoy es Europa y África en el Jurásico.





BABUINO GIGANTE.


Australophitecus
Todos sabemos que nosotros venimos del Australopithecus, un antecesor nuestro que vivió hace unos 3 millones de años en las llanuras africanas. El tamaño era el de un chimpancé, quizá un poco más grande, pero poco y la característica principal es que caminaba a dos patas. Pues este antecesor tenía que ir con cuidado si no quería vérselas con grandes hienas, con gigantes leones, y sobre todo, con un primo suyo que hoy aun tiene descendencia: el babuino gigante (Theropithecus brumpti).


Los Babuinos (o Papios) actuales son muy fieros, en algunos casos, un macho solo a plantado cara a leopardos que pesan más del doble y que tienen formidables armas... imaginar lo que pueden hacer en manada. En cuanto a armas, el Babuino no se queda atrás: es ágil, rápido, fiero y tiene unos colmillos que pueden infringir graves heridas a sus depredadores. No suelen pasar más de 40 kg, y suelen vivir en manada recolectando cosas que encuentran, son omnívoros. La convivencia es pacífica con ellos, y es por eso que impalas se aproximan y pastorean a su lado... hasta que de repente, se les cruza un cable, cogen a una cría de impala y la despedazan a mordisco. Lo mismo pasa con otros animales como liebres, conejos, antílopes pequeños y aves.

Babuino gigante atacando a mujer que viene de la compra
Hace 3 millones de años, nuestro antecesor, el Australopithecus pudo ser devorado por los Babuinos gigantes, tal y como los actuales devoran antílopes pequeños. Vivían en los mismos parajes y en cierto modo eran rivales y, como rivales, el Austra tenía mucho que perder. Mientras el Australopithecus podía llegar a los 60 kg de peso, el Babuino gigante se acercaba a los 70 kg. Y mientras el Australopithecus mide en pie 1,3 metros, el Babuino gigante llega a 1,90 sobre sus dos patas traseras de altura. Así que estos dos ( el Australopithecus y el Babuino Gigante) compartían recursos, pero quizá, alguna vez el pez grande se comió al chico....

Quizá, hace 3 millones de años, veríamos a un par de monos, un par de babuinos gigantes sobre una cebra, intentándola derribar para poder comérsela y, quien dice una cebra dice una hiena, o un leopardo, o un ñu, o quizá un mono más pequeño pero más importante en la historia evolutiva humana.... el Australopithecus.

Y estos son los colmillos del Theropithecus brumpti
Lo sorprendente de esto no fue que existiera un simio gigante, sino que nuestro antecesor pudiera sobrevivir a la presión de esta especie.

Este es un Babuino sin pelo, imaginar que veis uno así de 200 kg que se acerca a vosotros...

Dinocrocuta

Bueno vale, sé que últimamente hablo mucho de las hienas, que si la Hiena gigante o Brevirostris , que si Chasmaporthetes, incluso hablamos de su evolución ENLACE. Pero el animal del que voy a hablar hoy no es exactamente una hiena, pero casi casi (se sitúa en el mismo suborden).

Vamos a hablar del Dinocrocuta, que traducido literalmente por mi, quiere decir "Hiena terrible".

Si la hiena manchada, es uno de los animales con una potencia de mordedura muy superior a la de otros carnívoros de su mismo tamaño, y de tamaño superior, el Dinocrocuta, tenía una mordedura aun superior. No trituraba huesos, los molía como un hervíboro muele los granos y las ramas. Solo hay que echar un vistazo a su cráneo.

Comparación entre Dinocrocuta Gigante y Hiena manchada
Cráneo Dinocrocuta















El cráneo era formidable, enorme, fijaros en las fuertes mandíbulas que parecen las de un elefante pero con unos colmillos que parecen proyectiles. Si tiene esa mandíbula tan ancha es para albergar las fijaciones, los anclajes de músculos trituradores increíblemente potentes y, si tiene esos enormes colmillos era para aguantar la gran presión que ejercían sus mandíbulas. Posiblemente sea uno de los mamíferos terrestres con mayor fuerza de mordedura de todos los tiempos, más que el Megistotherium, el Androwsarcus e igualando al Daeodon o cerdo terrible .

Pero para albergar este cráneo el cuello y el cuerpo debían de ser titánicos. Se estima que llegó a pesar hasta 400 kg. Quizá eso no os diga nada, pero hay que tener en cuenta que la hiena actual no supera los 90kg, y los leones de áfrica, no superan los 300 kg. Es cierto que durante el Mioceno, existían otros grandes depredadores y también habían grandes herbívoros que los alimentaban. Y lo mejor, para hacerse una idea, es volver a las comparaciones:

De izquierda a derecha: león actual, Dinocrocuta, León cavernario y oso cavernario.

Como se observa en la foto, el cráneo del Dinocrocuta es casi tan grande como el del león cavernario y casi igual que el del oso cavernario... pero si os fijáis bien, comprobareis que los huesos son más robustos. Esto quiere decir que fue quizá un superpredador de su época.

Como ya he dicho, vivió en el mioceno tardío en África, Asia y Europa.  Y cazaba de forma activa grandes animales, herbívoros y carnívoros. Animales como el rinoceronte lanudo (del que se han encontrado huesos posilizados con marcas de dentelladas del Dinocrocuta curadas, por lo que se le atribuye un papel activo en la caza y no solo depredador) el Paraceratherium, el Platybelodon, Calicoterios Anisonodon e incluso el gran mamut.

Otra característica a destacar era su esquisito olfato.

En fin, prometo volver a los saurios en el siguiente post.

Giraffatitan.

Giraffatitan, creo que todo el mundo intuirá el significado del nombre: Jirafa Titán. Este saurópodo será por lo menos alargado. Durante mucho tiempo, fue considerado un Braquiosarus, un animal prehistórico considerando durante años el más grande de todos los dinosaurios terrestres. De hecho, las definiciones y descripciones de Wikipedia para Braquiosaurus y Giraffatitan es la misma.

A la única especie del género se le llama Giraffatitan brancai medía 25 metros de largo y 13 de alto. Eso quiere decir que su cabeza podría asomar perfectamente por la ventana de un cuarto piso. Y su peso se estima en 37 toneladas como máximo
.
A diferencia de otros saurópodos, tenía una constitución similar a la de las actuales jirafas, con largas patas delanteras y un largo cuello, el cual, probablemente, utilizaba para alimentarse en las copas de los árboles; tenía unos dientes espatulados muy adecuados para su dieta. Su cráneo presenta bastantes agujeros, probablemente para reducir su peso que debía soportar un cuello de 10 metros de largo.

Las similitudes con otros saurópodos van desde un cerebro pequeño comparado con su cuerpo y, que era vegetariano que devoraba cientos de kilogramos de coníferas, helechos, ginkgos o bennetites y equisetos.



Estuvo viviendo en el Jurásico superior en lo que hoy es África.



Carcharodontosaurus

El nombre de Megalodón quiere decir diente grande y su nombre científico que es Carcharodon megalodon quiere decir gran diente agudo (o afilado). Sabiendo esto, es fácil saber el porqué del nombre de este animal prehistórico: el Carcharodontosaurus que significa lagarto con dientes afilados.

Un animal con este nombre solamente puede ser un cazador, un depredador, ¿para qué quiere un herbívoro tener colmillos...?

El Carcharodontosaurus no fue un depredador de segunda. De hecho, de la familia de la que formaba parte (Carcharodontosauridae) aparecieron algunos de los mayores depredadores terrestres conocidos, tales como el giganotosaurio, el mapusaurio y el tiranotitán. Todos ellos fuertes depredadores terópodos que reinaron sobre los demás animales en sus zonas geográfica y en su tiempo correspondiente.

Su aspecto era feroz, y su tanmaño nada despreciable. Podía medir hasta 12 metros de longitud, pesar hasta 4 toneladas, y 4 metros de altura. Para que os hagais una idea, el T.Rex medía 14 metros de longitud y claro, pesaba más, pero que ha nadie se le ocurra pensar que el Carcharodontosaurus era una lagartija sin apenas importancia en el mundo de los depredadores prehistóricos. El Carcharodontosaurus también tenía uno de los cráneos más grandes de los dinosaurios carnívoros. Y el más grande en relación a su tamaño. Un cráneo de 1,5 metros, unos 10 cm menos que el giganotosaurio, que medía hasta los 18 metros de largo. Además la presión de su mandíbula se estima en 3,5 toneladas y llenas de aserrados dientes parecidos a los de los tiburones podía desgarrar carne aunque estuviera protegida con escamas, por lo que sus presas morían desangradas, además sus manos tenían garras afiladas como garfios de carnicero para sostener a sus víctimas mientras las destrozaba con sus mandíbulas.

Otros datos que avalan que era un buen depredador:

Los carcarodontosaurios tenían una visión bidimensional, como todo buen cazador. Tenían como unas largas y musculosas patas, y rastros fosilizados indican que podían correr hasta 30 km/h, aunque ahora esto es controvertido.

En fin, no debemos hacer mitos del T. Rex, el Spinosaurus, Allosaurus o el Giganotosaurus, porque al fin y al cabo existían otros dinosaurios que les podían hacer sombre, como el Carcharodontosaurus.



Vivió en el Cretácico en África.

El Platybelodon, un antepasado del elefante.

El Platybelodon fue uno de los antepasados que dio lugar a los elefantes modernos, aunque no el único, pero igual es el entepasado de apariencia más extraña.
El Platybelodon era herbívoro e igual que los actuales hipopótamos, pasaba gran parte del tiempo en el agua pantanosa donde se alimentaba de plantas acuáticas.

Uno de los rasgos más curiosos de este animal del Mioceno fue sus dos dientes inferiores en forma de pala. Eran dos dientes desproporcionalmente largos y anchos, en cambio, los colmillos (que sobresalen en los mamuts, mastodontes o elefantes) eran reducidos y poco significativos.

Otra utilidad de estos dientes es inferiores era la de agarrar ramas por el tronco y frotándolas y serrándolas contra los dientes inferiores para cortarlas del árbol.
Robusto y pesado como un pequeño elefante, llegaba a pesar más de una tonelada y media y podía llegar a medir más de 2 metros de altura. Como ya he dicho antes, vivió durante el Mioceno , de 15-4 million años, y vivió en África , Europa , Asia y América del Norte . A pesar de que prosperaron durante su tiempo, no sobrevivió más allá del Mioceno. Aun no se sabe muy bien por qué se extinguió.

En cualquier caso, este curioso animal, este antepasado del elefante, del mastodonte o del mamut, es un ejemplo claro de la diversidad y gran riqueza faunística de la Prehistoria.


Megistotherium.


El Andrewsarchus o Androsarcus, era considerado el mamífero carnívoro más grande de la historia, pero ese puesto no lo ocupaba solo. Junto con este se encuentra otro mamífero carnívoro gigante, se llamaba Megistotherium ( y algunos expertos dicen que podía incluso ser más grande que el Andrewsarchus) . El Megistotherium fue un terrible depredador, un superpredador del mioceno que infundía miedo hasta los titánicos mastodontes ( se han encontrado huesos fosilizados de mastodontes con marcas del Megistotherium que indica que los cazaba para alimentarse).
El Megistotherium pertenecía a la familia de los Hyaenodontidae, un familia compuesta por depredadores grandes, fuertes, agresivos y valientes. Los depredadores que se encontraban en la parte superior de la cadena trófica antes de que se adelantaran los grandes felinos como dientes de sable o , el más grande, el león cavernario.
El Megistotherium vivió en lo que ahora es Europa, África y Asia. Tan grande como los bisontes actuales, llegaba a pesar más de 500 kg  (algunos dicen que superaba los 800 kg) y una altura hasta los hombros de más de 1,5 metros y 3,5 de largo( un oso blanco casi nunca llega a los 1000 kg y mide 2,5 metros de largo). Las dimensiones del cráneo del Megistotherium fueron de hasta 1 metro de largo ( similar al Androsarcus) y su mandíbula , con una fuerza de presión enorme, albergaba dientes poderosísimos capaz de tritura las partes más duras de sus presas tales como huesos o pezuñas. No hay que olvidar que la familia de Hyaenodontidae es sinónimo de diente de hiena, y estas (las hienas) son conocidas por la fuerza de sus mandíbulas y por sus dientes trituratodo. Para hacernos una idea, su nombre, Megistotherium, quiere decir "la bestia más grande tritura huesos.

Kaprosuchus saharicus.

Kaprosuchus saharicus fue un gran cocodrilo que vivió en el cretácico superior en Niger (África). Este dinosaurio no es extremadamente grande como lo pudiera ser otros cocodrilos prehistóricos como el Deinosuchus o el Sarcosuchus Imperator. "Únicamente" media 6 metros pero lo que llama la atención es su cara. Tenía una cara de terrible depredador, sus grandes dientes sobresalían por encima y por debajo de la mandíbula y una protuberancia rugosa en el hocico (emergente desde el escamoso y parietal) dándole una apariencia agresiva que recuerda a cuando los lobos en posición defensiva enseñan los dientes. Vamos, como el más terrible dragón de las películas fantásticas de hoy.
Otra diferencia entre el Kaprosuchus saharicus y otros cocodrilos es que las cuencas de los ojos se proyectaban hacia delante, y no hacia arriba. Tenia visión estereoscópica , similar a los cazadores como los leones o los lobos.
De hecho, este animal prehistórico era un depredador terrestre, aunque también acuático. Por ser cazador terrestre se le atribuye patas fuertes que le permitían perseguir a sus presas con una gran rapidez y correr a una cierta altura desde el suelo (para ser cococrilo).

Por último, gracias a su apariencia, a sus colmillos desproporcionalmente grandes y afilados, se le dio el nombre de Kaprosuchus, que significa cocodrilo jabalí. Haciendo referencia a los colmillos de los jabalís que tienden a sobresalir del hocico. Y Saharicus por que sus huesos fueron encontrados en el Sahara.


Hiena gigante o Brevirostris Pachycrocuta


Es famosa la fuerza que tienen las mandíbulas de las hienas que pueden llegar hasta presiones de 350 kg y con unos dientes trituradores de los huesos más duros como dientes y pezuñas. Pues bien, ahora imaginen una hiena el doble de grande, el doble de fuerte y con una mandíbula el doble de potente... ese animal existió, era brevirostris Pachycrocuta.



Pachycrocuta fue un género de hienas prehistoricas. El ejemplar más grande y bien documentado pertenece a la especies de hienas gigante brevirostris Pachycrocuta. Era un superdepredador de la megafauna de la época con una altura de 1 metro y con un peso de hasta 130 kg, aunque nuevas estimaciones lo sitúan en 200 kg .Un tamaño similar al de una leona pequeña.
Este tamaño lo convertiría en el más grande de las hienas que jamás hayan existido. Vivió entre el Plioceno Medio y el Pleistoceno Medio, alrededor de 3 millones y 500.000 años atrás.
Se han encontrado restos de fósiles en Eurasia y el sur y el este de África. En guaridas, cavernas que utilizaban como madrigueras.
Carroñero y un depredador obstinado y tenaz podría cazar hasta venados grandes como Probablemente era un paquete pequeño cazador de animales grandes (hasta venados mayor tamaño y de vez en cuando como el Megaloceros). La posibilidad de que sea carroñero se intuye de que era un animal muy corpulento no construidos para perseguir presas a grandes distancias. En este aspecto habría diferido de la hiena manchada de hoy, que es un animal más ágil que, contrariamente a su imagen de los documentales, también mata a sus propios alimentos. Al parecer era ecológicamente lo suficientemente cerca a los más pequeños (pero aún importante) en relación perrieri Pliocrocuta que nunca se encuentran como fósiles contemporáneos en la misma región.

Esta es una reconstrucción muy bella extraída de qi.com

Dorudon


Dorudon era una ballena prehistorica que vivieron en el Eoceno Superior hace unos 41-35 millones de años. Medía aproximadamente 5 metros de largo y una tonelada de peso.

Eran carnívoros, comiendo peces y moluscos. Este animal vivió en el océano de Tetis, ya que sus fósiles se han encontrado en Norteamérica y Egipto. Mares poco profundos y cálidos.

Cuando se encontraron los primeros fósiles de este animal se pensó que eran Basilosaurus jóvenes, pero cuando se descubrieron fósiles de Dorudon juveniles se cambió de idea. De hecho, pudo ser una presa del Basilosaurus.

Aunque se parecían bastante a los cetáceos modernos, carecían prácticamente del melón característico de sus descendientes, es por eso que se piensa que no tenian la misma relación social que tienen otras ballenas entre si. Como otros miembros de su familia, tenían los orificios nasales a medio camino entre el hocico y lo alto de la cabeza



Megalosaurus.


Megalosaurus fue un depredador de unos hasta 10 metros de largo y un peso de 1 t. Vivió en lo que ahora es Europa, América, Asia y África, durante el período Jurásico, hace 181 a 169 millones de años.
Entre sus presas se encontraban saurópodos, grandes animales prehistóricos, así como estegosauros y mamíferos.
Aparte de ser un rápido depredador, con velocidades que podrían alcanzar los 40 Km/h gracias a su estructura bien equilibrada, el Megalosaurus también obtenía su comida de carroñeo.
El Megalosaurus fue unos de los primeros dinosaurios descubiertos, Inglaterra 1818. En aquel entonces , y viendo los fósiles descubiertos, esos huesos eran enormes por lo que se le dio al Megalosaurus sus nombre (gran reptil).
La mandíbula del Megalosaurus poseían dientes largos y curvos, sujetos fuertemente a las encías para no perderlos en las luchas. Los dientes eran afilados con el borde irregular que funcionaban como una sierra. Desgarrando de una manera más eficaz a sus presas.
Por si fuera poco, este animal prehistórico poseía garras afilada con las que sujetaba y desgarraba la dura piel a las víctimas.

Mosasaurus


Estos reptiles estaban estrechamente emparentados con los varanos actuales y con las serpientes, y su forma corporal recuerda mucho a la de estos animales, aunque sus dimensiones eran descomunales, pudiendo crecer hasta 17 metros algunos parientes (Hainosaurus), y algunos ejemplares hasta 20 metros, lo que los convierte en los segundos depredadores mas grandes del mundo, superados por el liopleurodon, aunque la mayoría eran más pequeños, de entre ocho y diez metros de longitud. Todos los mosasaurios tenían colas largas y aplanadas lateralmente. Al contrario que los plesiosaurios, los mosasaurios usaban la cola como principal instrumento natatorio, y sus cortas aletas redondeadas servían casi exclusivamente como estabilizadores.


Cráneo de mosasaurio.El hocico de los mosasaurios era por lo general largo y lleno de dientes, incluso en el paladar; parece que tragaban a sus presas enteras, como las serpientes, ya que sus dientes no estaban hechos para masticar. Esto lo podían conseguir gracias a que en la mitad de la mandíbula inferior había una articulación que permitía abrir de manera increíble la boca, además de poder moverla hacia los lados.

Poseían un centenar de vértebras (aproximadamente cuatro veces más que los humanos), que al estar unidas entre sí por juntas articuladas, permitían a los mosasaurios desplazarse igual que las anguilas.

Los mosasaurios eran todos depredadores, pero hay evidencia de que explotaban nichos ecológicos distintos. Algunos fieles Globidens, que media unos seis metros y tenía dientes casi esféricos adaptados a triturar las conchas de los moluscos como almejas y mejillones.

Los mosasaurios eran vivíparos, como demuestran descubrimientos recientes, y es probable que hayan vivido en el mar toda la vida. Si hubieran quedado varados en la playa les hubiera sido muy difícil moverse debido a su cola aplanada, al igual que ocurre hoy con las serpientes marinas.





Mosasaurus del género de los saurópsidos mosasáuridos que vivieron en el Cretácico superior (hace aproximadamente 90 y 65 millones de años), en lo que hoy es África, Europa, Norteamérica y Nueva Zelanda.

MAMUT Mammuthus

Ya conocidos por todos pero un animal prehistórico que debemos del que debemos hablar. El mamut lo hemos visto en infinidad de películas y dibujos, desde 10.000 ac hasta los dibujos Ice Age.
Se sabe bastante de este animal miembro de la familia de los elefantes, y en parte gracias a que su extinción se produjo hace 4.000 años. De hecho, se han encontrado huesos en muy buen estado e incluso, hace poco, se ha encontrado tejido congelado con sangre en los músculos helados de un individuo muerto en Siberia, posiblemente el último reducto de los últimos mamuts.

De las numerosas especies comprendidas en el género de los Mammuthus, es el Mamut del rio Songhua (Mammuthus sungari) y el más pequeño el Mamut de Cerdeña con un tamaño similar al rinoceronte actual.
El mamut más grande pudo superar los 5,5 metros de altura y las 17 toneladas con una longitud total de 9 metros. Para hacernos una idea, vamos a compararlo con el elefante africano, el terrestre vivo más grande. El elefante africano de la sabana más grande mide 4 metros de altura, hasta 7 metros de largo y 12.000 kg… pero este es un tamaño que pocos machos alcanzan.

A diferencia del mastodonte que tenía la cabeza plana, el mamut tenía una cabeza abombada, que le proporcionaba un aspecto más grande. Era pesado y recubierto por dos capas de pelaje. La exterior de pelos gordos y largos de casi medio metro. Un pelaje que le aislaba del crudo invierno del norte en las épocas de glaciación. Interiormente contenía un pelaje más suave que le calentaba, su propia camiseta de felpa.

Los cuernos fácilmente superaban los 5 metros de longitud al igual que la trompa. Por cierto, actualmente, se encuentran muchos cuernos en las costas de Siberia que trabajadores buscadores de marfil, tratan de encontrar y desenterrar los colmillos como una posibilidad legal a la ilegal y cruel de los cazadores furtivos que cazan a los elefantes africanos para conseguir sus colmillos.

A parte del tamaño y del pelo, otra diferencia entre el elefante africano y el mamut eran sus orejas. Mientras las orejas del elefante son grandes para disipar el calor corporal, las orejas del mamut eran pequeñas para así mantener mejor el calor corporal.
Con sus largas trompas arrancaban las ramas ramas de los árboles que le servían de alimento llegando a ingerir los 180 kg de vegetales.

Vivían en manada, con grandes matriarcas que superaban los 70 años de edad.  Entre ellas las mamuts viejas y las jóvenes cuidaban a los mamuts recién nacidos que podrían ser presas de lobos, hienas o dientes de sables. Aunque se cree que el verdadero depredador de estos fantásticos animales prehistóricos, símbolo de una época antigua donde nuestros tatarabuelos se las tenían que ver con una naturaleza salvaje y fría, el depredador causante de su desaparición fue el hombre…. Qué raro verdad?





CARCHARODONTOSAURUS


El Género del megalodón es el Carcharodon, que significa "diente de tiburón". Por tanto, del nombre de este saurio prehistórico, Carcharodontosaurus, podemos deducir que estamos hablando de un saurio con unos dientes similares a los de un gran tiburón.

Estos dientes son propios de un carnívoro estricto, un depredador enorme que podía llegar a los 15 metros de longitud, 5 metros de altura y MÁS  de 10 toneladas de peso. Estamos hablando de un dinosaurio con una apariencia y unas características muy parecidas al Tyrannosaurus o al Giganotosaurus… quizá un poco más pequeño. Aun así, lo encontramos entre los 5 más grandes de los terópodos que jamás han existido (aquellos que eran bípedos y carnívoros).


La cabeza de este bicho era enorme, y su boca de más de 1 metro de longitud estaba repleta de afilados y aserrados dientes. Aserrados por el interior para que, una vez clavado el diente, se desgarrara la carne al tirar hacia atrás con toda la fuerza de su peso.

El cuello, en proporción era más corto que el de un Tiranosaurio, y la mordedura también era menor. Pero el cráneo era tan grande como el del Giganotosaurus.
En cambio, sus patas traseras eran muy fuertes y permitían correr a alta velocidad. Algunos cálculos lo sitúan en más de 30 km/h (eso es bastante si pensamos que podía pesar hasta 5 toneladas y solo dos patas). En cambio, como la mayoría de los terópodos, las patas delanteras eran diminutas y de poca utilidad.


El Carcharodontosaurus compartió hábitat junto con el Spinosaurus, el cual era bastante más grande (estamos hablando del depredador carnívoro terrestre más grande que jamás ha existido), y muchas veces tuvo que dejar su presa para no tener que vérselas con el Spino, una respuesta acertada de una mente más desarrollada.

Vivió a mediados del Cretácico, hace 115 millones de años en lo que hoy es África.

PTERODÁCTILOS


¿ Habéis visto las alas de un murciélago? Las alas de este mamífero volador son diferentes a la de las aves. Son alas de piel, membranas entre los dedos alargados que actúan como las alas de los pájaros.

Pues del mismo modo estaban formadas las alas de los Pterodáctilos. Que cuyo nombre significa dedos alados. Y si nos fijamos en las imágenes, veremos como existe un dedo largo del que sale una piel membranosa y elástica que haría el papel de las plumas rémiges de las alas de las aves.

El Pterodactylus es un género, y de las especies que lo componen (27 especies) , podríamos decir que eran relativamente pequeñas. No superaban los 1,5 metros de envergadura alar las más grandes y su peso rondaba los 3 kg, por tanto no era muy pesado.

Las cabezas del Pterodáctilo era alargada, con un pico de casi medio metro. Pero no era un pico como el de las aves de ahora, sino un pico dentado. Lleno de numerosos y pequeños dientes. Esta, entre otras es una de las características que sirven para diferenciar entre reptiles voladores y aves cuando las diferencias no están claras... por ejemplo en el caso de los Archaeopteryx.

Se cree que este animal prehistórico volador vivía cerca de lagos y de las costas de los antiguos mares. Su pico ganchudo y sus pequeños dientes afilados, junto los los fósiles encontrados dan a entender que su dieta eran básicamente pequeños peces. Su forma de alimentarse sería parecida a la de las gaviotas actuales.
La última característica a destacar de los Pterodáctilos era su cresta. Una cresta que tenía, según se cree, una función sexual. Un símbolo de poder y capacidad reproductiva.


Vivieron en África y Europa en el Jurásico.

Sarcosuchus imperator


En 1964 se encontraron los huesos fosilizados de lo que parecía un cocodrilo prehistórico. Conforme se fueron desenterrando y sacando, viendo que las dimensiones que tenía el animal prehistóricos que reconstruían era un animal especial, los mismos paleontólogos se fueron dando cuenta de que no era un simple cocodrilo. Estaban escavando posiblemente a una especie de cocodrilo que disputaría por los puestos de cocodrilos más grandes jamás descubiertos. Fue tal la sorpresa que les causó a los paleontólogos, que le pusieron un nombre especial: Cocodrilo emperador, Sarcosuchus Imperator (que quiere decir el cocodrilo carnívoro más grande). Cierto es que luego aparecieron otras especies quizá tan grandes como el Sarcosuchus Imperator , como el Rhamphosuchus Crassidens o el Deinosuchus, pero este fue el primero, y por tanto, el que rompió los moldes mentales de lo que se suponía un cocodrilo normal.

El tamaño de este gran depredador era de hasta 15 metros, 2,5 veces más que los ejemplares de cocodrilos marinos, que son los cocodrilos más grandes actualmente vivos. Pero el peso no era proporcional. Mientras que el cocodrilo marino supera por poco la tonelada, el Cocodrilo emperador superaba las 10 toneladas.

Vivieron hace 110 millones de años durante el Cretácico, en los que hoy es África, y las costumbres eran similares a la de muchos cocodrilos actuales. Acechaban en ríos y profundo s lagos a sus presas. Entre las cuales podíamos encontrar primitivos peces, pero también grandes dinosaurios sedientos y que son atrapados como tal y como los cocodrilos atrapan a las cebras y ñus en el río Mara.


Por cierto, dentro de la boca de este saurio, cabía un hombre tumbado, ya que su cráneo medía 2 metros de longitud.