Mostrando entradas con la etiqueta Australia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Australia. Mostrar todas las entradas

Kronosaurus.

Dentro de la familia de Pliosauridae o Pliosuarus se encuentran animales tan terribles como el Liopleurodon o el Depredador X , depredadores marinos de enorme tamaño con enormes cabezas y con enormes dientes. Dentro de este grupo, el tercero en tamaño (no por eso pequeño) era el Kronosaurus. Su nombre quiere decir "el lagarto de Cronos" (Cronos en la mitología griega fue el líder de los titanes).

El Kronosaurus llegaba a medir hasta 12 metros y pesar hasta 15 toneladas. Para que os hagáis una idea: una orca llega como mucho hasta 9 metros de longitud y como mucho 6 toneladas de peso. Otra comparación: el cráneo de una orca "solo" mide 1,5 metros, en cambio, el Kronosaurus tenia un cráneo de 2,7 metros... Pocos depredadores carnívoros tenían estas dimensiones y estas armas tan mortíferas.


El Kronosaurus poseía unos dientes largos y afilados, no aserrados. Unos dientes peculiares y característicos que han facilitado que se puedan diferenciar los fósiles y si pertenecen a un Liopleurodon o a un Kronosaurus.

El Kronosaurus fue posiblemente el superpredador de la época. Ningún otro animal podía hacerle frente y debía huir si no querían convertirse en su presa. Incluso se han encontrado esqueletos fosilizados del largo de un Elasmosaurus , un depredador de 14 metros de longitud.

Por suerte para el Kronosaurus, durante la época en que vivió, cretácico inferior, no existían sus primos Liopleurodon o el Depredador X, que desaparecieron hacía más de 50 millones de años antes de que apareciera del Kronosaurus.


Por último, el Kronosaurus, vivió en las prehistóricas aguas en las que ahora se encuentran Australia y América del sur.

Procoptodon Goliat o Goliath


Este enorme canguro vivió en Australia hasta hace 18.000 años y por lo visto, el hombre tuvo parte de culpa. Y aunque es incierto el papel del hombre en la extinción del Procoptodon, visto la gran extinción del Holoceno que produjo principalmente el hombre (aparte del cambio climático), no me extrañaría que hubieran sido los aborígenes autralianos. Pero bueno, eso es solo mi opinión.

El Procoptodon medía 1 metro más que los canguros actuales y llegaba a pesar 250 kg (2 veces y media más que el canguro rojo actual con una altura media de hasta 3 metros.
Estos canguros gigantes de cara corta tenían los ojos apuntando hacia adelante. En los pies poseía solo un dedo largo puntiagudo en forma de flecha. Con estos extraños pies se movía rápidamente por los bosques y praderas, donde comía pasto y hojas. Tenía brazos largos.

Megalania prisca.


Megalania prisca ( "Carnicero gigante milenario") es un Varano extinto que habitaba el sur de Australia durante la Pleistoceno, y desapareció hace unos 40.000 años. Los primeros pobladores aborígenes de Australia puedieron haber vivido con este animal prehistórico.

Este podía llegar a los 8 metros de longitud y unos 700 kg de peso, aunque otros expertos consideran que pudo llegar a los 2.000 Kg.

Podría parecerse según últimos, estudios al Dragón de Komodo. Aunque cuatro veces más grande.

Poseia glándulas de veneno a lo largo de su mandíbula que actuaban una vez hubiera modido a sus presas horas después.
Se considera que el Megalania prisca compartía la cima de la cadena alimenticia con el "león marsupial" (Thylacoleo carnifex) . Sin llegar a tener una buena visión el Megalania utilizaba su olfato para averiguar donde se encontraban sus presas.
Curiosidad: Han habido informes y rumores de la vida Megalania prisca en Australia, y en ocasiones en Nueva Guinea.



THYLACOLEO CARNIFEX o león marsupial.



Hace 24 millones de años, un pequeño grupo de animales marsupiales de Australia se dividió en dos. Por una parte evolucionarían en Diprotontes, los marsupiales herbívoros más grandes que jamás han existido, y por otra parte evolucionarían en el género Thylacoleo, un grupo de marsupiales, pero que a diferencia de los Diprodontes, acabarían convirtiéndose en carnívoros.

El cambio de herbívoro a carnívoro no fue radical, sino que primero se pasó por el estado de Omnívoro hasta que la dieta se convirtió totalmente en la de un carnívoro típico. La especie más representativa de los Thylacoleo, es el Thylacoleo Carnifex o león marsupial. Su nombre quiere decir "León carnicero con bolsa" y posiblemente fue el segundo mayor cazador marsupial que jamás ha existido (detrás del Proborhyaena gigantea, un descubrimiento más o menos reciente).

El León marsupial era tan grande como una leona actual, un poco más robusto. De altura no superaba los 80 cm hasta la cruz, y de longitud 1,5 metros más una cola de 1 metro y gruesa que, como en otros depredadores, les servía para nivelar su peso en una carrera rápida, pero corta. Se piensa que no fue un corredor de largas distancias y que prefería la emboscada (como el leopardo) para la caza.

Su peso se estima en 150 kg, aunque algunos expertos creen que un macho adulto pudo llegar a los 180kg.

En fin, vayamos a lo verdaderamente característico. Como hemos dicho, el Thylacoleo Carnifex viene de una familia de herbívoros más o menos reciente. Por eso, la dentadura no era la misma a la de otros depredadores: con afilados y largos colmillos y muelas cortantes (como un león). No, la dentadura de este depredador prehistórico estaba relacionada con aquella que le servía para marsticar hierva, para tritura y machacar fibras vegetales, el origen de su dentadura era la de un herbívoro,  así que su dentadura se tuvo que adaptar al nuevo papel de cazador, y lo hizo lo mejor que pudo. Los dientes incisivos y lo premolares pasaron pues ha hacer el papel de los colmillos. Lo único que en su caso, la mordedura de este marsupial no era la adecuada para perforar la piel y romper venas y músculos, sino para producir la axfisia de su presa. Tenemos que decir que a asfixiar a su pobre presa también le ayudaba tener la mordedura más potente de todos los marsupiales carnívoros: 200 kg/cm2... como un león.



Este animal prehistórico que vivió en Australia, fue desapareciendo cuando esta se convirtió en un lugar más seco y las grandes presas fueron desapareciendo. Se cree se acabó de extinguir hace 20.000 años.


DIPROTODONTE.


Del género de diprotodon encontramos la única especie representativa llamada Diprotodon optatum. Un animal prehistórico que tiene el título de marsupial más grande de la história. Vivió en Australia desde hace 1,6 millones de años, y probablemente tuvo contacto con  nuestros antepasados. Con los primeros hombres prehistóricos que llegaron a Australia hace unos 50.000 años (prácticamente durante todo el Pleistoceno)

Es posible que fuera cazado por antiguos humanos, como otros animales que componían la megafauna australiana.

Este herbívoro prehistórico vivía en las zonas boscosas, zonas arboladas donde encontraba gran cantidad de alimento fácilmente. Actualmente, gran parte de Australia es desértica, pero hace pocos miles de años no era así. Prácticamente era bosque y espesa y húmeda vegetación y, no se sabe muy bien por qué, el bosque fue desapareciendo y transformándose en las grandes bastedades desérticas que hoy conocemos (algunos piensan que fue por la quema de bosque por el hombre ya que coincide con la llegada a Australia de este). Pero antaño, el Diprotodonte habitaba prácticamente en todo el continente. Quizá emigraba en busca de mejores pastos, la cuestión es que se han encontrado huesos fosilizados a lo largo del territorio.

Posiblemente fue la desaparición de su hábitat y la caza del nuevo homodepredador (este término me lo acabo de inventar), las causas principales de la extinción.

El Diprodonte sería similar a un lugar intermedio entre un hipopótamo y un elefante africano, su altura hasta la cruz era de 2 metros. De largo alcanzaba los 3 metros.
Se piensa que era sociable, y que sus relaciones era parecidas a la de los elefantes africanos. Hembras y pequeños Diprodontes viviendo juntos, y lo grandes machos vivirían de forma solitaria disputándose mediante la fuerza y el tamaño el privilegio de tener descendencia.

Los descendientes del Diprodonte son el Wombat o también el koala.



DROMORNIS


Posiblemente una de las aves no voladoras más grande que jamás ha existido, sea alguna de las 2 especies de aves que componen el género de Dromornis (Dromornis australis y Dromornis stirtoni)

Estas aves, existieron en Nueva Zelanda y Australia hasta hace unos 50.000 años. Vivieron tanto tiempo que pudieron ser vistos por los primeros homo sapiens. Aunque sobre esto hay un poco de incertidumbre, los expertos no se ponen de acuerdo si pudo encontrarse con nuestros antepasados. No es así el caso del Ave Moa que se piensa fue extinta (en parte) por  la caza indiscriminada de individuos de nuestra especie.

A estas aves se le llaman también Aves del Trueno (no se muy bien por qué) y en algunos sitios podemos ver que la clasifican como el ave más grande de todas. Pero aquí cometen un error, porque el Ave Moa era más grande. El Dromornis llegaba a los 3 metros de altura, en cambio la Moa, superaba los 3,5 metros.

No obstante, sí es cierto que que era muy robusta, tenía un cuello corto pero musculoso. Esta ave era tan pesada como un toro de 500 kg. Y eso, para un ave, es bastante.... quizá sea la más pesada y quizá sea el motivo principal porque dejaron de volar.

El otro motivo por el cual este género perdió su capacidad voladora sería que no lo necesitaba. Este ave era una superdepredadora de la época, era un ave carnívora, con un robusto y fuerte pico y con unas patas potentes terminadas en garras afiladas. ¿para qué iba a volar? Se piensa que era muy rápida (como ahora lo es un avestruz), y podía cazar cualquier animalete sin la necesidad de volar (no tiene sentido que malgaste energía volando).

Su extinción es todo un misterio, hace 50.000 años o un poco más, desapareció como otra megafauna de Australia (coincidiendo con finales del Pleistoceno). La hipótesis más aceptada es que empezaron a llegar los primeros humanos que dieron caza tanto a estas aves como a sus presas. Y para cazar a estos animales quemaron extensos lugares, reduciendo su habitat y el de su alimento. Quizá la presión del hombre, junto con la glaciación y la sequía característica de esta época fueron suficientes para contribuir a la extinción de este animal.