Mostrando entradas con la etiqueta Carbonífero. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Carbonífero. Mostrar todas las entradas

Nephila jurassica

¿Cuál es la araña más grande conocida de la prehistoria? Supongo que los que tengan aracnofobia no querrán saberlo. Pero para todos los demás, esta pregunta no deja de ser, por lo menos, interesante de saber.

Actualmente, la araña denominada Goliat es la más grande y pesada que existe. Puede llegar hasta 30 cm de longitud con sus patas extendidas y aunque es venenosa, no es mortal.


El fósil aracnido más grande jamás encontrado es el de la Nephila jurassica. Una arañita más grande que la Goliat. Cada pata medía 15 cm y su cuerpo (el de las hembras que eran más grandes) tenían un grosor de hasta 12 cm. Vamos que extendida podía llegar a los 42 cm fácilmente.

Otra curiosidad de la Nephila, es que el fósil de araña más antiguo encontrado. Y es que fue en Abril del 2011 cuando descubrieron sus fósiles, en lo que hoy es China.

Otra curiosidad de este arácnido es que sus fósiles pertenecen al jurásico y no al carbonífero (que es cuando existían los grandes insectos que aumentaban mucho su tamaño por la falta de depredadores y la gran concentración de oxígeno en la atmósfera). Pero bueno, eso no quiere decir que no existieran. De hecho se piensa que ya existía cuando la tierra era un continente , Pangea, hace 1000 millones de años.

En fin, poco se sabe de la Nephila jurassica, seguro aprenderemos más con el tiempo.

Helicoprion


Helicoprion es un pez prehistorico cartilaginosos que surgió por primera vez en los océanos del Carbonífero Superior extinguiéndose finalmente en el Triásico Superior, hace unos 225 millones de años.
Se piensa que Helicoprion pudo haber alcanzado una talla de unos 7 metros de largo y unas 2 toneladas.
Dado que no se tiene ningún cráneo, su forma de alimentación o sus técnicas de depredación caen dentro del terreno de la especulación. Una hipótesis es que se alimentaba de ammonites y que sus dientes estaban especializados en la tarea de romper los caparazones de estos animales.
Se han hallado en muchas partes del mundo, lo cual nos indica su éxito en un periodo determinado.

Aquí os dejo unas imágenes de diferentes artistas y de sus fósiles.


La verdad es que este tipo de tiburón es uno de los animales más curiosos y extraños que he visto.

Apthoroblattina


Apthoroblattina es un género extinto de insectos blatópteros primitivos del período Pérmico que probablemente eran los mayores insectos de su época. Presentaban una morfología parecida a la de las cucarachas, pero con una longitud de aproximadamente 50 cm, 6 veces mayor que las mayores cucarachas modernas que pueden llegar a una longitud de 9 cm.
Se considera una de las cucarachas más grandes del mundo.
Al igual que las cucarachas actuales, el diseño de las cucarachas del carbonífero les permitía ser un animal todo-terreno. Incluso podría llegar a alcanzar una velocidad de 45 Km/h ...
Presumiblemente, sus hábitats serían también similares a los de las cucarachas, correteando a lo largo de la maleza y alimentándose de cualquier cosa comestible, posiblemente desde presas muertas hasta anfibios y reptiles primitivos.

Rhizodus. Rhizodont.


Con una gran cabeza y enormes dientes afilados y una presión mandibular muy elevada, el rhizodus podría devorar tiburones de la época. Medía entre 6 a 7 metros, un peso de 8 toneladas y unos dientes puntiagudos que alcanzaban medidas de 22 cm.

Como otros depredadores, el Rhizodus poseía una mandíbula baja y enorme, que al abrirla a gran velocidad producía un efecto de succión que facilitaba atrapar a la presa.
Por otra parte, se piensa que la mandíbula superior de este pez prehistórico no estaba fija a la cavidad craneal, dejándola con una gran movilidad que facilitaba la caza de sus presas y su posterior manipulación.

Rhizodus es un género extinto de un rhizodont, Una rama de la Sarcopterygii, Los vertebrados ósea que también incluye tetrápodos. Vivieron en el Devónico y se extinguieron al principio del carbonífero.

Stethacanthus


Stethacanthus es un tiburón primitivo, que vivió en las épocas del período Devónico y Carbonífero, alrededor de 360 millones de años.
Este tiburón prehistoricos podía medir hasta un metro de longitud y se piensa que era extremadamente ágil. Es probable que se alimentara de otras especies de peces pequeños.

Stethacanthus es más conocido por la inusual forma que presenta su aleta dorsal, que se asemeja a un yunque o la tabla de planchar.

Los pequeños picos (versión ampliada de la denticles cutánea comúnmente cubren la piel de tiburón) que abarca esta cresta, y la cabeza del tiburón también. Algunos científicos piensan la cresta puede haber tenido una función en el cortejo, tal vez la cresta era un símbolo de la virilidad, como la cornamenta de los ciervos, otros piensan que pueden haber sido utilizadas para defensa propia.

Curiosamente, de la "gran" cantidad de fósles encontrados del Stethacanthus no se ha encontrado ningún ejemplar hembra.

Crassigyrinus Scoticus.


Crassigyrinus Scoticus (gran renacuajo) poseía un cuerpo aerodinámico de hasta 1,5 metros de longitud y 30 cm de ancho.
Las patas de este animal prehistórico eran pequeñas en comparación a su cuerpo y probablemente de poca utilidad, esto indica que el Crassigyrinus Scoticus estaba adaptado perfectamente a medios acuáticos y no se aventuraba en zona terrestre.

Lo más destacado de el Crassigyrinus Scoticus era que tenía grandes y fuertes mandíbulas, equipado con dos filas de dientes afilados.
Los estudios han demostrado que este animal del Carbonífero tenía una apertura mandibular de hasta 60º pudiendo agarrar fácilmente a sus presas. A esto hay que sumarle una gran presión mandibular que hacía de su mordedura una de las más temibles de la época.

La apertura mandibular así como la rapidez y agilidad que le proporcionaba su cuerpo alargado y aerodinámico, hace pensar que entre sus presas entraban peces de movimientos rápidos.

Crassigyrinus tenía ojos bastante grandes, ayudándole así a encontrar presas en lugares de oscuros o en aguas turbias.

Este anfibio prehistórico vivió en Europa (los fósiles se han encontrado principalmente en Escocia) durante el Carbonífero.

(*En la foto el presentador está muy sonriente, si fuera de verdad no creo que estuviera tan relajado.)

Pulmonoscorpius.


Pulmonoscorpius Kirktonensis, es un escorpión gigante que vivió durante el Carbonífeo. Este animal prehistorico podía llegar a pesar 15 kg y medir 1 metro de longitud con una similitud superficial a los escorpiones modernos.
Se cree que el motivo del enorme tamaño se debe a la mayor cantidad de oxigeno contenida en la atmósfera del carbonífero. Actualmente el porcentaje de oxigeno en la atmósfera es de 20 % y en aquel entonces era del 35 %.
El Pulmonoscorpius era un gran depredador diurno. Cazando sus presas gracias a su rapidez y a su aguijón . Aguijón comparativamente mucho mayor al del los escorpiones actuales. Debido a su gran tamaño, se piensa que comieron pequeños tetrápodos.
Dado que los mamíferos no habían evolucionados en la época del Pulmonoscorpius Kirktonensis, el veneno era inofensivo para los mamíferos.

Meganeura.


La Meganeura era un insecto de gran parecido con las libélulas actuales, con las que está emparentado, que vivió en el período Carbonífero (hace 300 Ma). Con una envergadura de alas de más de 75 cm, constituye la mayor especie conocida de insectos voladores que jamás haya aparecido sobre la Tierra.
Eran insectos depredadores que se alimentaban de otros insectos e incluso de pequeños anfibios.
Al igual que las libelulas actuales, las Meganeuras, poseían una gran agilidad en vuelo,convirtiendose es un depredador muy eficaz.
¿Cómo los insectos del período Carbonífero fueron capaces de crecer hasta proporciones tan descomunales?
La forma en que el oxígeno se difunde por del cuerpo del insecto a través de su sistema respiratorio tráqueal fija un límite superior al tamaño corporal, el cual parecen haber sobrepasado con diferencia los insectos prehistóricos. Se propuso originalmente (Harlé y Harlé, 1911) que Meganeura era sólo capaz de volar ya que la atmósfera en aquella época contenía una proporción de oxígeno mayor de la actual del 20%. Esta teoría fue descartada por otros científicos, pero ha encontrado aprobación más recientemente tras posteriores estudios sobre la relación entre el gigantismo y la disponibilidad de oxígeno. Si esta teoría es correcta, estos insectos gigantes habrían sido peligrosamente susceptibles a la disminución de los niveles de oxígeno y ciertamente no habrían podido sobrevivir en la atmósfera actual.

Sin embargo, investigaciones más recientes indican que los insectos realmente respiran, con «rápidos ciclos de compresión y expansión traqueal». Si esto es cierto, entonces no hay necesidad de postular la presencia de una atmósfera con una alta presión parcial de oxígeno.



La palabra «meganeura» significa «grandes venas», refiriéndose a la red de venas de sus alas.

Arthropleura



Si coges a alguien  por la calle y le dices que responda rápido a ¡Dime una fruta!, te dirá: pera.  Está comprobado.
Y si le dices después ¡Dime un artrópodo prehistórico! Te dirá: !Arthropleura!
Eso también es así, no cabe duda, vamos, yo lo haría. Lo digo porque el Arthropleura es posiblemente el artrópodo prehistórico más conocido entre todos los que somos amantes-frikis, no expertos, de la prehistoria.  

El Arthropleura era una especie de artrópodo gigante. Su tamaño  podía llegar a los 3 metros, y se estiraba y encogía para conseguir rapidez en sus desplazamientos por la tierra de los húmedos bosques del carbonífero, hace unos 300 millones de años.

Aunque aún no se sepa mucho de sus hábitos alimenticios, las últimas investigaciones sugieren que se trataba de un ser omnívoro. Posiblemente, cuando alcanzara su enorme tamaño, se convertiría en un superdepredador terrestre, no obstante, debía vivir cerca del agua, y aquí sí tenía rivales. Depredadores marinos como el Rhizodont o antiguos tiburones como el Stethacanthus podían cazar al Arthropleura aprovechando las diferentes mudas de sus exoesqueletos, que eran varias a lo largo de su vida y que debían hacer dentro del agua.

¿Os imagináis un ciempiés tan grande como un cocodrilo viniendo directamente hacia vosotros con la única intención de comeros?  Pues así era el Arthropleura.


Pero falta por aclarar por qué el Arthropleura era tan grande. Sin duda, porque podía. Los pulmones que tenemos nosotros, los vertebrados, son infinitamente más complejos que el de los artrópodos de la prehistoria. Nosotros introducimos aire con oxígeno y expulsamos CO2. Los artrópodos recogen el oxígeno, es como si lo filtraran pero sin la presión que ejercemos, por ejemplo nosotros, cuando movemos los músculos implicados en la respiración. Podríamos decir que la eficiencia de recoger oxígeno era muy inferior a la nuestra. Pero en el carbonífero la cantidad de oxígeno era mucho mayor. Y la eficiencia respiratoria no era tan importante. Y al igual que ahora los seres más grandes son vertebrados con complejos pulmones, anteriormente, los seres más grandes eran aquellos que no necesitaban gastar tanta energía en formar estos complejos pulmones. El balance energéticos les favorecía.

Al igual que la mayoría de los grandes artrópodos del carbonífero, el Arthropleura desapareció a finales de esta era cuando cambió el clima de todo el planeta, haciéndose más seco y cálido.