Mostrando entradas con la etiqueta Cuaternario. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cuaternario. Mostrar todas las entradas

El Rinoceronte lanudo

Al igual que el mamut, el rinoceronte lanudo (Coelodonta) fue un animal prehistórico hijo fiel de un clima frío y seco característico de la última glaciación. Era grande, para retener mejor el calor; tenía un cuerno largo e inclinado hacia delante para retirar la nieve y llegar al alimento; una doble melena de pelos largos y gruesos por fuera y una capa fina por dentro que lo aislaba del tremendo frío. La verdad es que fue un superviviente de aquel clima hostil y sobrevivió a largos inviernos en las frías y solitarias estepas de eurasia. Desde España hasta China. Y nuestros antepasados lo pudieron ver.

Al igual que sucede con el rinoceronte actual, el rinoceronte lanudo era un animal fuerte, duro, hasta con mal genio, era temible. De hecho se piensa que en su extinción, hace 8.000 años, el hombre no tuvo un papel decisivo. Se debió principalmente a la desaparición de su hábitat  No fue cazado ni por neandertales ni por antiguas poblaciones de homo sapiens. ¿Cómo clavar una lanza en un animal con una capa de grasa de 30 cm, y un pelaje duro como el de un jabalí, pero mucho más largo y abundante? Sí, se podría, pero acercándose mucho.

Lo que sí se ha observado al investigar huesos bien conservados, es que podía ser cazado por animales más ágiles y rápidos trabajando en manada, como lobos y hienas.

El tamaño de este rino de la era glaciar era un poco superior a cualquier rinoceronte actual. Aunque hay que decir que algunas especies eran un poco más pequeños.

Por ejemplo, rinoceronte lanudo (Coelodonta antiquitatis) era la especie más grande. Medía más de 4 metros de longitud y 2 de altura hasta la cruz; su peso superaba las 4 toneladas. Tenía dos cuernos, el más grande podía alcanzar el metro de longitud y lo sostenía una enorme y pesada cabeza que a la vez era sostenida por unos poderosos músculos que se insertaban y formaban la joroba musculosa y característica de estos animales.

Otra especie que hay que destacar es la del rinoceronte lanudo tibetano. Este, como su nombre indica vivió en el tibet, a más de 3.000 metros de altitud. Este animal prehistórico es el más antiguo conocido (hace 3,5 millones de años) y posiblemente, las demás especies evolucionaron del lanudo tibetano. Esto según la teoría de que estos animales se desarrollaron en las estepas tibetanas, de China y de Mongolia.

Por cierto, no entiendo porqué no había escrito antes sobre este formidable animal.

Guepardo gigante o Acinonyx pardinensis


El problema que se le presenta al guepardo actual es que se ha especializado en la velocidad, su musculatura se ha centrado en este objetivo. Es por eso que las presas son robadas muchas veces por otros depredadores como el león, hienas, leopardos incluso perros africanos. Pues bien, existía un antepasado que vivió en el cuaternario, en el pleistoceno (hace más de 1 millón de años) y con un tamaño el doble de grande que el guepardo actual, llegando a pesar más de 120 kg y más de 2 metros de largo sin incluir la cola. De gran masa corporal, usaba más las uñas (en comparación con los guepardos modernos) sugiriendo que estaba menos adaptados a la gran velocidad, aunque se cree que podía alcanzar más de 100 km/h (inferior al actual pero más rápido que todos los demás felinos. Hay que recordar que los guepardos actuales llegan a velocidades de 115 km/h.
Pero esta teoría sugerida por el gran peso queda contrarrestada por la antítesis: se piensa que podría correr aun más que el guepardo actual ya que sus patas eran de un tamaño mayor. En fin, sea como fuese, en resumen el Acinonyx pardinensis era uno de los depredadores más poderosos del momento.
Debido a su volumen, no necesita ir detrás de presas muy veloces. Ciervos, cabras montañesas, alces y sambar (especie de ciervo)eran sus presas.
Se piensa que se extinguió hace 1.000.000 años.

Macrauchenia ( Macrauchenia patachonica. )


El macrauchenia es un mamífero extinto con cuerpo de camello y una trompa corta, alcanzaba los dos metros de altura y tres de largo con 1500 Kg de peso. Habitó en las llanuras de Sudamérica en el Terciario y Cuaternario desapareciendo hace más de 8.500 años. A pesar de poseer largas patas unguladas con tres dedos, es improbable que corriera a mucha velocidad debido en parte a la contextura robusta de su cuerpo y a que sus patas traseras eran más cortas que las delanteras. Era de hábitos herbívoros, se alimentaba en zonas donde pasaba la mayor parte de su tiempo como pantanos y del pastoreo, su labio prensil le facilitaba arrancar los pastos. Su pelaje era corto, similar al de un caballo actual. Tenía una trompa como la que hoy tienen los tapires.



El contacto con los hombres contribuyó a su extinción, pues los cazadores habrían aprovechado su escasa velocidad de desplazamiento para matarlos y alimentarse.

Moa


Al parecer, habría pertenecido al grupo de aves hoy conocido como rátidas, aves terrestres, bípedas e incapaces de alzar el vuelo, tal como los avestruces. Según los cálculos actuales podía haber unas 11 especies diferentes de moas (aunque se han manejado cifras de hasta 37 especies), algunas tan pequeñas como un pavo y otras de descomunal tamaño. Entre ellas era la Dinornis giganteus (Moa Gigante) la más llamativa pues ostenta el título de haber sido la ave más grande que alguna vez pisó la Tierra, con más de 3' 7 metros de altura, un metro más por encima de uno de sus parientes el avestruz, quien ocupa el segundo lugar con sus 2' 7 metros. Por su tamaño y corpulencia debía consumir a diario tanta cantidad de alimento como un buey.
A parte de la talla, otra diferencia que separa al avestruz de los Moa, es que éste último no vivía en las llanuras sino en los frondosos bosques que, por entonces, cubrían por completo las islas de Nueva Zelanda. Asimismo otra de las características particulares de este animal, se encuentran por ejemplo, que las hembras, que medían algo ser algo más que los machos, delegaban en ellos la tarea de incubar los huevos y el cuidado de los polluelos. Éstos, nidífugos y vivaces, salían de los gigantescos huevos (con cerca de 5 litros de capacidad en las especies más grandes) en un estado de desarrollo lo bastante avanzado para seguir a su padre en pocos días.
En 1658 el gobernador de Madagascar aún las incluía en su catastro de las especies de la isla, siendo éste el último registro concreto que se conserva de una de las aves más espectaculares que hayan existido, y que por sus dimensiones, debió protegerse como un patrimonio de la biosfera.



Se estima que los últimos ejemplares habrían perecido en los albores del siglo XVIII. Aun así, versiones poco fiables señalan que incluso a mediados del siglo XIX se habrían avistado ejemplares en la isla.

La imagen que se ve arriba es una reconstrucción de la caza de la Moa, de hecho se observa que el perfil del cazador princial cumple las características estéticas de los años 20.

Uro



El uro era un bóvido salvaje, del cual descenderían la casi totalidad de las especies actuales de ganado vacuno.
Originalmente el uro se distribuía por toda Europa, norte de África, y el Medio y Lejano Oriente. El uro habitaba en bosques y llanuras, preferentemente abundantes en agua y arbustos, por cuanto, como es de suponer, eran animales íntegramente herbívoros.
En el uro macho, la altura en la cruz era de 1,60 a 1,80 metros, pero se tienen registros fósiles de ejemplares de hasta los dos metros. En las hembras, esta medida no sobrepasaba los 150 centímetros. El rasgo más llamativo del uro macho eran sus prominentes cuernos doblados hacia arriba, con las puntas negras. En las hembras, éstos eran casi inapreciables a simple vista. En cuanto a su pelaje, era similar al de un toro de lid.

Como la mayoría de los ungulados, eran gregarios, agrupándose en extensas manadas, encabezadas por los machos y protegiendo a sus crías de sus depredadores naturales, que variaban según la zona en que vivían: así, en África y Asia eran los grandes felinos, mientras que en Europa eran los lobos y osos. De seguro entre uros y dichos depredadores debían librarse batallas similares a las que hoy enfrentan a leones y ñues o búfalos del cabo. Sólo al final de su vida, los machos abandonaban la manada, seguramente expulsados de ella por los jóvenes, en competencia por las hembras.

Por siglos se pensó que el uro y el bisonte europeo-dicho sea de paso, también al borde de le extinción-eran variaciones de una misma especie. Tras el detallado análisis de registros fósiles de ambos, se ha comprobado que no es así.

Al igual que la moa o el pájaro elefante, el mamut, arctodus, y elasmotherium, hablamos de una especie de origen prehistórico, que surgió con todas sus características hace no menos de dos millones de años.

Entre sus depredadores se contaban los lobos, y osos, y en zonas de Oriente Próximo y África, los leones, tigres, leopardos u lobos euroasiaticos actuales, o el arctodus o Smilodón. También el hombre de Cromañón.

MAMUT Mammuthus

Ya conocidos por todos pero un animal prehistórico que debemos del que debemos hablar. El mamut lo hemos visto en infinidad de películas y dibujos, desde 10.000 ac hasta los dibujos Ice Age.
Se sabe bastante de este animal miembro de la familia de los elefantes, y en parte gracias a que su extinción se produjo hace 4.000 años. De hecho, se han encontrado huesos en muy buen estado e incluso, hace poco, se ha encontrado tejido congelado con sangre en los músculos helados de un individuo muerto en Siberia, posiblemente el último reducto de los últimos mamuts.

De las numerosas especies comprendidas en el género de los Mammuthus, es el Mamut del rio Songhua (Mammuthus sungari) y el más pequeño el Mamut de Cerdeña con un tamaño similar al rinoceronte actual.
El mamut más grande pudo superar los 5,5 metros de altura y las 17 toneladas con una longitud total de 9 metros. Para hacernos una idea, vamos a compararlo con el elefante africano, el terrestre vivo más grande. El elefante africano de la sabana más grande mide 4 metros de altura, hasta 7 metros de largo y 12.000 kg… pero este es un tamaño que pocos machos alcanzan.

A diferencia del mastodonte que tenía la cabeza plana, el mamut tenía una cabeza abombada, que le proporcionaba un aspecto más grande. Era pesado y recubierto por dos capas de pelaje. La exterior de pelos gordos y largos de casi medio metro. Un pelaje que le aislaba del crudo invierno del norte en las épocas de glaciación. Interiormente contenía un pelaje más suave que le calentaba, su propia camiseta de felpa.

Los cuernos fácilmente superaban los 5 metros de longitud al igual que la trompa. Por cierto, actualmente, se encuentran muchos cuernos en las costas de Siberia que trabajadores buscadores de marfil, tratan de encontrar y desenterrar los colmillos como una posibilidad legal a la ilegal y cruel de los cazadores furtivos que cazan a los elefantes africanos para conseguir sus colmillos.

A parte del tamaño y del pelo, otra diferencia entre el elefante africano y el mamut eran sus orejas. Mientras las orejas del elefante son grandes para disipar el calor corporal, las orejas del mamut eran pequeñas para así mantener mejor el calor corporal.
Con sus largas trompas arrancaban las ramas ramas de los árboles que le servían de alimento llegando a ingerir los 180 kg de vegetales.

Vivían en manada, con grandes matriarcas que superaban los 70 años de edad.  Entre ellas las mamuts viejas y las jóvenes cuidaban a los mamuts recién nacidos que podrían ser presas de lobos, hienas o dientes de sables. Aunque se cree que el verdadero depredador de estos fantásticos animales prehistóricos, símbolo de una época antigua donde nuestros tatarabuelos se las tenían que ver con una naturaleza salvaje y fría, el depredador causante de su desaparición fue el hombre…. Qué raro verdad?





DIPROTODONTE.


Del género de diprotodon encontramos la única especie representativa llamada Diprotodon optatum. Un animal prehistórico que tiene el título de marsupial más grande de la história. Vivió en Australia desde hace 1,6 millones de años, y probablemente tuvo contacto con  nuestros antepasados. Con los primeros hombres prehistóricos que llegaron a Australia hace unos 50.000 años (prácticamente durante todo el Pleistoceno)

Es posible que fuera cazado por antiguos humanos, como otros animales que componían la megafauna australiana.

Este herbívoro prehistórico vivía en las zonas boscosas, zonas arboladas donde encontraba gran cantidad de alimento fácilmente. Actualmente, gran parte de Australia es desértica, pero hace pocos miles de años no era así. Prácticamente era bosque y espesa y húmeda vegetación y, no se sabe muy bien por qué, el bosque fue desapareciendo y transformándose en las grandes bastedades desérticas que hoy conocemos (algunos piensan que fue por la quema de bosque por el hombre ya que coincide con la llegada a Australia de este). Pero antaño, el Diprotodonte habitaba prácticamente en todo el continente. Quizá emigraba en busca de mejores pastos, la cuestión es que se han encontrado huesos fosilizados a lo largo del territorio.

Posiblemente fue la desaparición de su hábitat y la caza del nuevo homodepredador (este término me lo acabo de inventar), las causas principales de la extinción.

El Diprodonte sería similar a un lugar intermedio entre un hipopótamo y un elefante africano, su altura hasta la cruz era de 2 metros. De largo alcanzaba los 3 metros.
Se piensa que era sociable, y que sus relaciones era parecidas a la de los elefantes africanos. Hembras y pequeños Diprodontes viviendo juntos, y lo grandes machos vivirían de forma solitaria disputándose mediante la fuerza y el tamaño el privilegio de tener descendencia.

Los descendientes del Diprodonte son el Wombat o también el koala.



GLIPTODONTE


Seguramente todos conoceréis al Armadillo, este pequeño animal con unas placas óseas que le recubren el cuerpo y utiliza a modo de protección enrollándose sobre sí mismo ante cualquier depredador. Pues bien, existió, hasta hace unos 10.000 años, un primo del armadillo conocido como Armadillo Gigante o, más comúnmente  Gliptodonte.

El Gliptodonte era un enorme mamífero prehistórico que vivió en América del sur y que vino de América del Norte y cuya característica principal era su capa protectora, un caparazón que lo blindaba y protegía de los depredadores de la época.

Esta coraza ósea era muy resistente y era capaz de soportar mordidas de tigres dientes de sable y lobos gigantes. Era un animal pesado, poco ágil, del tamaño de un hipopótamos y con una fuerza descomunal. Sus huesos fueron robustos y duros, tenían que soportar un peso concentrado que fácilmente superaba los 2000 kilos y la altura de un hombre.
Este herbívoro prehistórico estaba muy bien diseñado, su capa protectora le proporcionaba la seguridad para evitar ataques de sus depredadores. Pero su papel de presa no era pasivo, también podía defenderse con su robusta cola. Una cola  pesada con puntiagudos huesos que bien utilizada era capaz de partir patas, costillas y los cráneos de sus depredadores.

Fue tanto el éxito de este animal del sur de américa que llegó a existir hasta la llegada del ser humano. Entonces, como suele pasar desde que estamos en la Tierra, exterminamos la especie. Bien para comer su carne, bien para utilizar el enorme caparazón como refugio.


Los primeros gliptodontes, más pequeños, no tenían un caparazón oseo formado por piezas hexagonales, sino más bien con placas alargadas como el armadillo actual. Pero con forme fueron creciendo en tamaño, las placas alargadas se fusionaron, adquiriendo la fuerte consistencia del caparazón que los protegía.

Arctodus


Durante la última glaciación, encontramos por los diferentes territorios bestias enormes como pueden ser los mamutes, los rinocerontes lanudos, lo megaloceros, etc... Para cazar a esta megafauna, es de suponer que habitaban también megadepredadores. Así, que veamos a uno de los más importante. El Arctodus, el género de osos que también son conocidos como Osos caras corta o Osos BULLDOG.


Este úrsido, es uno de los más grandes que jamás ha existido.  Era más grande que un oso polar actual. Mientras el oso polar puede pesar 650kg, el Oso Bulldog supera los 800. Su altura hasta la cruz era casi como la de una persona y cuando se ergía sobre sus patas traseras fácilmente llegaba a los 4 metros (grande grande). Ni Grizzly, ni el oso polar serían rivales para este monstruo prehistórico.

Quizá, el único oso que le podría plantar cara sería el oso cavernario, una especie que compartió la misma época pero no el mismo continente. Mientras el gigante oso cavernario (que era más pesado pero menos alto) vivía en Europa, el Oso Arctodus, vivió en el norte de América.


Lo que se sabe de este animal prehistórico es que era carnívoro y, al igual que lo oso actuales era capaz de cazar a grandes presas, pero también capaz de arrebatárselas a otros depredadores de la época. Parece ser que después de analizar sus huesos, se ha comprobado que este oso no era omnívoro (como los demás osos). En su dieta no entraba materia vegetal y únicamente comía carne.
Parece ser, que físicamente el oso cara corta era más esbelto que otros osos. Era más estilizado y sus patas más largas. Esto le confería una gran ventaja frente a otros úrsidos... fue un buen corredor.

El oso Bulldog compartió territorio con antiguos felinos terribles como el gran León cavernario, o Smilodon (la especie del norte de américa) y también compartió el territorio y las presas con nuestros antepasados.



Elasmotherium

¿Os imagináis un rinoceronte de 3 metros de altura, el doble de grande que los rinocerontes blancos actuales y también el doble de pesados, y envueltos con una capa de gruesos pelos como las cerdas del jabalí?
Pues básicamente esta es la descripción del Elasmotherium. Un gran rinoceronte que vivió hasta hace apenas 10.000 años y compartió territorio con nuestros antepasados.

El Elasmotherium, era de la misma familia que el rinoceronte (cuyo nombre quiere decir "cuerno en la nariz"). Pero el significado del nombre Elasmotherium no hace referencia a ese gran cuerno, sino a su tamaño. Del griego, quiere decir: gran bestia de la llanura siberiana.

Hay que destacar el gran parecido con el rinoceronte lanudo, pero la diferencia principal (entre otras) es que el Elasmotherium sólo tenía un cuerno. Era un unicornio.


Y curiosamente, esta característica (la de un solo cuerno) ha sido la razón por la cual las primeras personas que encontraron los  huesos del Elasmotherium, en su intento de dar una explicación "razonable, se inventaron la existencia de un ser mitológico, la leyenda del unicornio.

Es por eso que a este animal prehistórico también se le conoce comúnmente como unicornio gigante. El unicornio es propio de la mitología griega, pero en Rusia es también protagonista de cuentos de una etnia muy antigua, los Evenk. En oriente medio también se le nombra en antiguos textos con una descripción muy detallada del Elasmotherium; y otros ejemplo encontramos en Irán, China o en la zona que era Persia.

Esto nos da una pista de su desaparición. Un animal que se sabe que vivió durante durante miles de años desapareció hace 10.000 años o menos, a causa del calentamiento de la Tierra y también a causa de la caza de los primeros humanos.

Las tres especies descritas son: E. caucasicum, E. chaprovicum, E. sibiricum .