Mostrando entradas con la etiqueta Eoceno. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Eoceno. Mostrar todas las entradas

Proborhyaena gigantea

Imagen extraída de http://vice12345.deviantart.com/
Hasta hace poco tiempo, el puesto de mayor marsupial carnívoro lo ocupaba el León marsupial o Thylacoleo carnifex , que alcanzaba unas medidas similares a las de una leona que ha tomado anabolizantes. Pero el nuevo número uno, el marsupial carnívoro más grande, es ahora el Oso marsupial o Proborhyaena gigantea. Un animal que, si hemos comparado al León marsupial con una leona, al Oso marsupial, lo podemos comparar con un oso grizzly... quizá de ahí su nombre... (aunque su mandíbula rompe huesos como el de las hiena también tuvo algo que ver).

Podía pesar hasta 500 kg y una longitud 3,5 metros de largo; no es que fuera muy ágil, pero sí rápido y de carrera corta pero explosiva, típico de grandes y pesados cazadores. Era un carnívoro con una peculiar dentadura: sus colmillos se proyectaban hacia delante y además, no paraban de crecer. A esto hay que sumarle un cráneo robusto, de 60 cm de largo, y un cuello poderoso y musculado. Por lo que es fácil imaginar que cuando el Oso marsupial mordía a su presa, difícilmente se escapaba esta. Era como un pittbull pero 40 veces más grande.
Aunque algunos expertos creen que habitualmente, este depredador prehistórico,  más que a cazar, se dedicó a robar presas a otros depredadores (su tamaño lo permitía). Y gracias al desgaste de los dientes se ha llegado a la conclusión de que se dedicaba a machacar huesos para comer: bien de animales cazados, bien de carroña de la que podía apoderarse. La dentadura recuerda a los demonios de Tasmania que viven actualmente hoy.


Imagen extraída de http://other-worlds.ucoz.ru/

Taxonómicamente, está emparentado con el Thylacosmilus, del cual hablaremos otro día. Vivió desde el Eoceno hasta el Oligoceno en Sudamérica y entre sus presas pudo encontrarse Calicotéridos o el Toxodón.

Desde el Miacis hasta la hiena.

El antecesor de las hienas podía tener un aspecto similar
Hace pocos días, viendo el típico documental de África, con sus eternas luchas entre leones y hienas, algo me llamó la atención. Al principio del documental, el narrador describiendo por enésima vez a las hienas, dijo de estas que eran animales que estaban más cerca, evolutivamente hablando, de un gato que de un perro. Me pareció muy curioso ya que las hienas son muy parecidas a los perros, incluso viven en manadas como ellos,... entonces fue cuando me puse a investigar, desde el principio (o casi).

Ya hablamos del Miacis, el "animal madre" antecesor tanto de perros, como de gatos (tanto de Caniformes como de Feliformes. Buscando y siguiendo la línea evolutiva, pasamos por el género Prionodon  dónde se separan dos géneros el de los félidos (dónde se encuentra el Smilodón o dientes de sable y el tigre) y los barbourofélidos, llegando por fín a los vivérridos (el de la imagen superior). Este nombre es muy importante, los vivérridos se desarrollaron al final del Eoceno y son los antecesores de las hienas y las ginetas ( Hyaenidae, Herpestidae, Eupleridae ).
Imagino que no hace falta explicar las diferencias entre Caniforme y Feliforme, con forma de perro o con forma de felino; con hocicos largos y uñas fijas o con hocicos cortos y uñas retráctiles... pero realmente, la peculiaridad que diferencia a estos dos grupos es que los Feliformes tienen  sus bullas auditivas (cápsulas óseas que encierran el oído medio e interno). Esta es una clave para el diagnóstico en la clasificación de las especies como Feliforme versus Caniforme. En los feliformes las bullas auditivas son de doble cámara, compuesta por dos huesos unidos por un tabique. Los Caniformes tiene una sola cámara o parcialmente dividido bullas auditivas, compuesta por un solo hueso.

Entonces, es cierto que la hiena (al igual que todos los dichos) vienen del Miacis, y que está más cerca de un gran felino que de un lobo. Aunque también es verdad que está más cerca de una gineta, un hurón o una fosa que de un tigre. Por cierto, dentro de la familia  Hyaenidae también podemos encontrar a la Hiena gigante ya extinta.

El aspecto de los vivérridos era como el de una gineta pero algo más esbeltos, poseían el morro afilado, el cuello alargado, la cola tan larga como el resto del cuerpo y una dentición hipercarnívora (los dientes carnasiales, que cortaban la carne a la manera de unas tijeras) lo que no se sabe es si su pelaje era rayado, manchado o de un color uniforme parduzco. Vivió en el Eoceno y las dos especies actuales son el linsang rayado y el linsang manchado.

Os presento un vídeo de uno de una Gineta, uno de los representantes vivos con una aspecto más parecido a los primeros Feliformes... (los precursores de las hienas, gatos, tigres o ginetas y comadrejas) , quizá este sea más grande.

Ambulocetus.


Uno de los acontecimientos más curiosos dentro del fascinante mundo de la evolución es el cambio que protagonizaron antiguos mamíferos terrestres para introducirse en un mundo acuático, en mares y océanos, y que con el tiempo, evolucionaron y se transformaron en animales tales como el animal más grande del mundo: la ballena azul.


Uno de los mamíferos más representativo del cambio de terrestres a acuáticos es el Ambulocetus (Ambulocetus natans) que junto con otros seres de la mismo género muestra como se produjo esta peculiar evolución.

Este animal fue bautizado a conciencia. Su nombre (Ambulocetus) quiere decir literalmente "ballena que camina". Y se le llamó así porque tiene rasgos propios de los cetáceos. Por ejemplo: no tiene oidos externos, sino unos especiales como las ballenas, y también tenía cierta adaptación en las fosas nasales que evitaba que aun alimentándose sumergido, no tragara agua.

El Ambulocetus no medía más de tres metros, y al no tener oído externo, se piensa que cazaba de forma similar a los cocodrilos. Sentía con su una parte blanda de su cuerpo las vibraciones de animales que se acercaban a beber u otros acuáticos que le pasaran cerca.

En cambio, no nadaba como un cocodrilo, sino más bien como una ballena o una nutria, esto es, moviendo la cola de forma vertical y ondulada. Además, al salir del agua tampoco caminaría como este, sus patas estaban rectas, como por ejemplo las de un oso pardo.

Este animal prehistórico, a medio camino entre los mamíferos terrestres y acuáticos, vivió hace 50 millones de años (Eoceno medio) en lo que ahora es Pakistán, que antiguamente se encontraba en el Indico.

Este vídeo está en francés ( no he encontrado nada mejor) , pero se ve bien.

Hoplophoneus



Hoplophoneus es un género extinto de mamíferos carnívoros que vivieron en Norte América durante el Eoceno-Oligoceno (hace 38—33,3 millones de años).

Tenía el tamaño de un leopardo, con un cuerpo robusto y patas cortas, y unos 40 kg de peso.

Poseían además un surco en la mandíbula inferior donde se acomodaban los largos caninos en forma de sable de la mandíbula superior, pero sin llegar a considerarse un dientes de sables. Los expertos creen que este mamífero se posaba pacientemente en las ramas de los árboles y luego saltaban sobre su presa y causándole heridas mortales con sus colmillos largos y afilados.

El Hoplophoneus era similar a los félidos, aunque no lo eran. La estructura de los huesos del oído interno son diferentes; los félidos tienen una estructura externa denominada bulla auditiva separada por un tabique en dos cámaras; los nimrávidos carecen de bulla.

Curiosidad: Al igual que Eusmilus, el Hoplophoneus, tenía dientes que escondia cuando no estaban en uso, este gato conservaba su caninos en bolsas especiales adaptadas en la mandíbula inferior.

Mesonyx


Mesonyx ( "la garra del medio") es el antecesor de los cetáceos.
Depredador del Eoceno, con apariencia de perro de tamaño pequeño extremidades ágiles que le hicieron un corredor rápido y eficaz para la caza de herbívoros.
Sin embargo, en lugar de garras, el Mesonyx poseía dedos en ls patas con terminación de pezuña con pequeños cascos.

Poseía una mordedur tremendamente potente en un cráneo relativamente grande con respecto el resto del cuerpo.

Pero los más significativo del Mesonyx es que hace 50 millones de años empezó a perder su pelaje y las patas traseras se le atrofiaron al tiempo que las delanteras se retraían, sirviéndole ahora como remos. Las fosas nasales modificaron su posición hacia la zona alta de la cabeza, pudiendo así respirar sin salir totalmente del agua, y la mandíbula dentada se afila cada vez más. Fue el antecesor de delfines y ballenas.

Andrewsarchus o "androsarcus"

El Andrewsarchus está emparentado con la oveja y la cabra, pero tiene piel de lobo. Era un mmífero gigante de la época. Tiene un metro de mandíbulas, y es carroñero. Vivieron en el Eoceno tardío.
Caminaba sobre cuatro patas cortas y un cuerpo largo, una cola larga, y los pies con los dedos con pezuñas. Tenía un hocico largo con grandes y afilados dientes y muelas planas que pueden haber sido usados para aplastar los huesos.
Tenía una longitud desde el hocico hasta la parte posterior de la pelvis de unos 3,4 m y una altura desde el suelo hasta el hombro o en medio de la espalda de aproximadamente 1,5 m. Probablemente pesaba alrededor de 1000 Kg.
Su dieta podría haber sido más omnívoro que carnívoros y aún no se sabe bien si era cazador o carroñero, ya que los dientes son más propios de un carroñero con dientes para triturar.
Esta considerado, junto al Megistotherium, el carnívoro terrestre más grande conocido hasta la fecha.

Dorudon


Dorudon era una ballena prehistorica que vivieron en el Eoceno Superior hace unos 41-35 millones de años. Medía aproximadamente 5 metros de largo y una tonelada de peso.

Eran carnívoros, comiendo peces y moluscos. Este animal vivió en el océano de Tetis, ya que sus fósiles se han encontrado en Norteamérica y Egipto. Mares poco profundos y cálidos.

Cuando se encontraron los primeros fósiles de este animal se pensó que eran Basilosaurus jóvenes, pero cuando se descubrieron fósiles de Dorudon juveniles se cambió de idea. De hecho, pudo ser una presa del Basilosaurus.

Aunque se parecían bastante a los cetáceos modernos, carecían prácticamente del melón característico de sus descendientes, es por eso que se piensa que no tenian la misma relación social que tienen otras ballenas entre si. Como otros miembros de su familia, tenían los orificios nasales a medio camino entre el hocico y lo alto de la cabeza



Basilosaurus


El basilosaurus ,"reptil rey", antepasado de las ballenas modernas con características similares, es pues, la primera gran ballena en aparecer en el registro fósil y una pieza clave en la evolución de los cetáceos.

El basilosaurus vivió en los mares del Eoceno tardío,(hace 45.000.000 de años) y se extinguieron durante el Oloceno, habitando en ese periodo aguas costeras poco profundas.

A diferencia de las ballenas actuales, el basilosaurus poseía una mandíbula más prominente con 45 dientes grandes y afilados, diseñados para atrapar y triturar a su presa.

Otra característica del basilosaurus es el alargamiento de sus vértebras que posiblemente le impedía realizar movimientos ágiles en tres dimensiones y conformándose con dos dimensiones (el movimiento típico de las serpiente). Gracias a esta elongación de sus vértebras, podía llegar a medir hasta 18 metros de largo y un peso de 15 toneladas... aunque hay que decir que algunos estiman longitudes de hasta 25 metros y casi 30 toneladas.

Las patas traseras eran prácticamente inútiles para nadar, ya que su tamaño era muy inferior, en relación a su peso, para poder utilizarlas. Midiendo 60 cm de largo e impidiendo que tampoco pudiera hacer vida terrestre.

Este dinosaurio acuático no poseía un gran cerebro como las ballenas, por eso no se le atribuye vida social. No tenía depredador y compartía los mares con mamíferos marinos como por ejemplo Dorudon o Zygorhiza, y tiburones como Otodus o Physogaleus.

Entre su dieta se encontraban tiburones pequeños, moluscos y tortugas.

MIACIS


Cuando nombramos a los caniformes, no hablamos de "canis deformes", esa es otra especie que se podría extinguir. Hablamos de animales con un cuerpo con forma de perro, en cambio, si hablamos de feliforme, serán animales con cuerpo en forma de felino.
Pues bien, dentro del suborden de los carniformes, podemos englobar a los perros, a los lobos, a los osos, ginetas, tejones, etc, y también a focas o morsas. Y todos vienen de un ancestro común: El Miacis (cuyo nombre viene del griego y significa "animal madre").

Hace 56 millones de años, ya varios después del exterminio de los grandes saurios, los mamíferos estaban desarrollándose  y la evolución les brindaba la opción de ser los nuevos reyes del mambo. Un pequeño ser llamado Miacis, parecido a una comadreja actual, tuvo un gran éxito adaptándose a las nuevas circunstancias. Como las comadrejas actuales, el Miacias era alargado, con patas cortas (sobre todo las delanteras), cola, cuello estilizado pero fuerte y muy ágil.

Su forma de caza era la típica de la mayoría de los mustélidos  Aprovechando los huecos de las madrigueras, saltando de árbol en árbol devorando huevos o pájaros  e incluso reptiles. Fue tanto el éxito que tuvo que vivió 10 millones de años, algunos expertos creen que pudo sobrevivir hasta 20 millones de años. Esto es muchísimo para una especie. Y con tanto tiempo, este pequeño animal se diversoevolucionó (ya lo sé, me lo he inventado) en los diferentes seres que hoy encontramos dentro del grupo de los animales con forma de perro o caniformes.

Como hemos dicho, estos animales vivieron hace 56 millones de años, en el Eoceno y como hemos dicho, pudo haber sobrevivido hasta el Oligoceno (hasta 33 millones de años). Se extendieron prácticamente por todo el hemisferio norte, por toda la zona boscosa y llegando desde China hasta lo que hoy es Canadá. Quizá, la única barrera que no pudo pasar fueron los desiertos y los climas extremadamente cálidos y tórridos del ecuador. Tenemos que tener en cuenta que, durante el Eoceno, la temperatura del planeta era bastante superior a la actual. De hecho, los polos eran la mitad de lo que encontramos ahora.... y eso que al día de hoy no pasamos por un clima fresco sino más bien cálido.

Así que ya sabes, si tienes un perro, la próxima vez que lo veas podrás pensar que viene de un milagro evolutivo que vivió hace 56 millones de años, con cara de jineta y de la misma familia que la morsa... que cosas eh?



Por cierto... quieres ver la rama evolutiva desde el Miacis a la Hiena???? pincha en el ENLACE.

Hyracotherium.

El nombre de este ser prehistórico es Hyracotherium, que viene a significar "animal parecido a un Hyrax" (que es como un gran roedor), conocido también como Eohippus y que quiere decir "el amanecer del caballo", haciendo referencia a que al Hyracotherium se le considera el ancestro lejano de todos los caballos actuales.

Es considerado un miembro del género de los perisodáctilos y por tanto no es solo el descendiente común a los caballos, sino también a otros animales como el rinoceronte y el tapir.

Uno, no se acuesta Hyracotherium y se levanta pura sangre. El Hyracotherium fue el primero de la serie evolutiva hasta llegar al caballo actual, pero la evolución tuvo que pasar por estadios intermedios que duró nada menos que 60 millones de años. Algunos fueron el Oligohippus, Merichippus o el Pliohippus.

Todos ellos se encontraban muy diversificados, y prácticamente vivieron por todo el planeta . Pero especialmente, el Hyracotherium lo podemos encontrar en todo el hemisferio Norte: Eurasia y Norteamérica.


¿Y cómo era el Hyracotherium? Pues era pequeño como un gran gato doméstico. No pesaba más de 6 o 7 kg y hasta la cruz medía 35 cm (menudo cambio hasta el caballo actual). Fue herbívoro y sus dientes ya se parecían a los de los caballos. Únicamente que en vez de pastar, se dedicaban más a ramonear, a comer hojas tiernas de los arbustos, tal y como ahora pueden hacer las cabras.

En las patas delanteras tenían 4 dedos pero en las traseras tenían 3. Y al igual que los caballos actuales, los dedos estaban protegidos por pezuñas. Con el tiempo, el dedo central se desarrolló y los demás se empequeñecieron dando la forma de pezuña que conocemos en los caballos.

Otra diferencia significativa en comparación con el caballo era la posición de sus ojos. Cuando vemos a un caballo actual, podemos comprobar que sus ojos están colocados en cada lateral de la cabeza. Esto es una característica de los herbívoros que les permite tener un campo visual más extenso. Pero el Hyracotherium no los tenía así, los tenía en frente. Se piensa que esto se debe a que, dado que habitaba bosques espesos donde se alimentaba de hojas bajas y de arbustos, se podía camuflar de manera más eficaz para escapar de los depredadores que viéndoles a distancia y echandose a correr para dejarlos atrás... como por ejemplo hacen las cebras.


Curiosa la evolución...

Entelodon



Actualmente, en algunas islas, se ha comprobado que después de introducir cerdos y asilvestrarse, estos han devorado una gran cantidad de recursos exterminando a varias especies, sobre todo a aves que anidaban en el suelo.

Pero un cerdo actual no es nada comparado con el Entelodon, un familiar cercano ya extinto mucho mayor y mucho más temible. Si por ejemplo los cerdos de cría para carne superan por poco el metro de altura, el Entelodon llegaba al 1,80 de altura. Imagínate un jabalí con enormes colmillos que te mira a tu altura… pues así era este animal prehistórico.

La longitud era de 3,5 metros contando el rabo y, algunos expertos piensan que podía haber llegado a pesar hasta 1 tonelada.

Para conseguir este peso, este animal debía comer mucho y de todo, era omnívoro y posiblemente el único animal que podía  rivalizar con el Entelodon era el Hyaenodon
Por cierto, el nombre genérico es una palabra compuesta que proviene del griego y que quiere decir enteles, que significa "completo" o "perfecto", y odontos, que significa "dientes. Por tanto podemos llamarlo el Dientesperfecto.



Vivió en Eurasia y en américa del norte durante el Oligoceno inferior. Y por cierto,  puedes ver a un animal que guarda una estrecha relación con él... el Daeodón.


Hyaenodon


Famosas son la mandíbulas de las hienas actuales que son capaces de triturar grandes huesos de sus desafortunadas presas. Por eso, cuando se descubrieron los huesos de las diferentes especies de este animal prehistórico , no se dudó que nombre debía llevar: Hyaenodon, que quiere decir "dentadura de hiena".

Junto con otros pocos, es uno de los mamíferos terrestres más grandes que jamás ha existido, estamos hablando de la especie Hyaennodon Gigas... que por supuesto es la más grande. Esta especie podía ser tan grande como un bisonte... pero un bisonte carnívoro y triturahuesos. De más de 500kg, 3,5 metros de longitud contando la cola y de 1,5 metros de altura hasta la cruz (menos mal que no nos podemos encontrar uno de estos paseando por el monte).

Cierto es que habían otras especies más pequeñas, algunas tan pequeñas como un bulldog, pero de las grandes (que son las que a mi más me molan), podríamos decir que fueron los superdepredadores indiscutibles de la época.... bueno, quizá, el único que le podía hacer sombra sería el Entelodón. Pero dejemos de contar, porque incluso algunos felinos dientes de sable, ágiles y fuertes, también fueron cazados por este monstruo prehistórico.

Ente sus presas podemos encontrar Calicoterios y grandes cerdos  de 500 kg. De hecho, era tanta la necesidad de comer grandes presas que conforme fueron desapareciendo por otras más pequeñas y veloces, el gran Hyaenodon, también desapareció. Es lo que tiene la especialización.

Vivieron a finales del Oligoceno y habitaron Europa, América del Norte y África.

En la época rivalizaba contra el Entelodon. Pongo un vídeo donde se ve esa competencia por la comida.


Icadyptes salasi




Cuando pensamos en pingüinos, nos viene a la cabeza la típica imagen de pequeñas aves blancas y negras pasando frío en medio de un páramo helado. Pero hace 30 millones de años (final del Eoceno y principio del Oligoceno) los pingüinos no eran así, detestaban el frío y buscabas las los climas tropicales de las costas peruanas. Además eran más grandes y pesados. Este pingüino prehistórico podía pesar 80 kg y, según los fósiles encontrados,  llegaba a una altura de 1,6 metros, 60 cm  más alto que el pingüino más grandes de la actualidad Pingüino Emperador (Aptenodytes forsteri)  y 1,1 metros más que el más pequeño (Pingüino Pequeño Eudyptula minor).



Además, tenía un pico proporcionalmente largo, de casi medio metro de largo. La forma del pico era fina y acabada en garfio, ideal para la pesca de peces mientras buceaba… tal y como hacen los pingüinos actualmente. De hecho, se le atribuye una gran capacidad natatoria que le permitía “volar” bajo el agua.

Los fósiles del Icadyptes salasi y otra especie más pequeña  Perudyptes devriese,  se encontraron en 2005 en las costas de Perú.  Y por lo visto, su desaparición se debió al inicio del periodo glaciar, al enfriamiento de la Tierra y el crecimiento de los polos que se dio durante el Oligoceno del terciario medio.


Aquí se pueden ver dos crías de pingüino emperador sujetadas por una persona.