Mostrando entradas con la etiqueta Mioceno. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Mioceno. Mostrar todas las entradas

THALASSOCNUS


El más famoso de los perezosos, que todos conocemos más o menos, es el Megatherium. Un perezoso terrestre de aspecto robusto, con más de 3000 kg. Pero para perezoso perezoso el acuático, denominado Thalassocnus para los amigos.


El Thalassocnus se movía de forma lenta y sosegada, en ocasiones buceando cazando peligrosas algas y musgos con sus aplanados dientes.

Al igual que el Megaterio, el Thalassocnus también poseía grandes y fuertes brazos, pero no era para agarrar las ramas de los árboles, sino para agarrarse al fondo del mar, sujetándose bien a las piedras submarinas mientras se alimentaba.

Este perezoso no era tan grande ni pesado como su primo el perezoso terrestre, de hecho, podríamos pensar que al ser acuático y no tener que soportar su peso, pues podría a pesar mucho más. Pero no, el tamaño no es algo tan característico como el terrestre. Podría medir unos 2 metros de largo, y un peso de 120 kg. En ocasiones podría salir del agua, y alimentarse de plantas terrestres, pero al no ser de un gran tamaño como su primo, podría ser presa fácil de depredadores como el Sparassodonta o el Amphicyon

De todas formas, no penséis que es raro ver un perezoso en el agua. En ocasiones, el amazonas se desborda, y la única manera de pasar de árbol a árbol es nadando. Aquí podéis ver a un perezoso, de los de ahora, nadando... no lo hace nada mal.


Existió entre el Mioceno y el Plioceno (entre 25.000 y 2,5 millones de años) en lo que hoy conocemos como Sudamérica.



APHELOPS MUTILUS



Probablemente este sea el último animal prehistórico del cual escribo hasta que venga de las vacaciones, no obstante, he hecho acopio de todas mis fuerzas (que ya son pocas cuando ves acercarse las vacaciones) y he investigado lo suficiente para recopilar información necesaria sobre un animal del cual apenas se conoce pero no por eso deja de ser una criatura sorprendente. El nombre de este animal es el de Aphelops Mutilus.

¿Qué nos dice su nombre?

Cómo ya hemos visto alguna vez, el nombre que los expertos le dan a algunos animales prehistóricos son un poco simples, como para niños, luego los ponen en latín o griego, y ya parece sacado de un trabajo sesudo del palontólogo y científico más erudito de todos. Nooooo, no lo digo por este...  Mutilus, que viene de mutilado,  y Aphelops del griego aphelēs suave + Ops cara. Si juntamos todo, el nombre de esta criatura puede traducirse como el mutilado de cara suave. Realmente, este nombre hace referencia a la impresión que les dio a los paleontólogos que descubrieron sus restos por vez primera. Se encontraron a un rinoceronte, enorme, al cual le faltaba algo, no tenía cuerno... de ahí el nombre del  mutilado de cara suave... y ¿cómo era?

Pues como ya he dicho, se trataba de un rinoceronte, de un antepasado del rinoceronte blanco y el negro, pero también del rinoceronte lanudo. Fácilmente superaba los 4,2 metros de largo y se acercaba a los 3 metros de altura. Eran inmenso. 
Haciendo una composición con el Paint, y comparando el rino blanco y el Aphelops Mutilus, podemos ver la diferencia entre uno y otros. Quiero señalar que el blanco es el rinoceronte más grande vivo. Pues el Aphelops, era aun más grande, más pesado y más robusto y gordo.

Realmente yo soy un poco más alto.

Un gran macho de rinoceronte blanco puede llegar a superar los 3.000 kg, pero el Aphelops facilmente superaba las 4 toneladas. Su constitución era más robusta, el cuerpo más grande y las patas más pequeñas. Parecía más un hipopótamo que un rinoceronte.


Si comparamos estos esqueletos, podemos ver que el Aphelops tiene más rasgos similares del Hipopótamo que del Rinoceronte. Podríamos decir que es un rinoceronte hipopotamizado. Patas menudas, cuerpo grande, redondo y con una enorme caja torácica, y sin tanta joroba como el rinoceronte. De hecho, después de analizar la forma del esqueleto, y los dientes, los expertos llegaron a la conclusión de que el Aphelops Mutilus pasaba gran parte de su tiempo dentro del agua, como viven los hipos. Una vez saliera, se vería indefenso, a pesar de su gran tamaño, frente a depredadores formidables como el Hyaenodon o el Entelodón (o jabalí gigante). Si al menos tuviera un cuerno para poder defenderse...

Este gran herbívoro existió en el Mioceno, entre 20 y 5 millones atrás en lo que hoy es América del Norte. Además del Aphelops Mutilus, se han clasificado dos especies más: Aphelops malacorhinus y Aphelops megalodus .

EPICYON.

Epicyon cazando un Synthetoceras
Actualmente, los lobos más grandes y pesados los podemos encontrar en las zonas frías del norte de América y de Asia, en los que hoy es Canadá y Alaska y en las estepas rusas. Normalmente, estos lobos no superan los 80 kg, cuando lo hacen es porque estamos hablando de lobos enormes, fuertes, robustos y grandes y posiblemente hayan sido criados en cautividad. Aun así, el tamaño de estos no es nada con lo que podía llegar a pesar el  Epicyon. Un lobo prehistórico que alcanzaba los 170 kg.

Su nombre, Epicyon, quiere decir "más que un perro". Y es que realmente es más grande que un perro, desde el hocico a la cola podían superar los 2,5 metros (¿qué perro mide eso?). Además, formaba parte de la subfamilia de los Borophaginae, un grupo de cánidos antiguos cuyo nombre quiere decir "perros aplasta huesos", en referencia a su dura y resistente dentadura capaz de triturar los huesos de sus presas. Algo así como la dentadura de las hienas... cuando estas aun no habían aparecido sobre la Tierra. Para hacernos una idea, se ha observado que un lobo tiene una mordedura de 270 kg de presión como mucho, según la morfología del Epicyon, este superaba los 600 kg... nosotros apenas llegamos a los 80 kg de presión.






Se piensa que estos animales prehistóricos vivían y cazaban en manadas... consiguiendo así un gran éxito en su supervivencia. Acechaban y cazaban a dentellada limpia a grandes y pequeñas presas tales como (antiguos mamuts, ciervos como el Synthetoceras, o calicotéridos) . El éxito de su supervivencia fue tal que el Epicyon vivió miles de años, millones de años. Exactamente 15 millones de años siendo uno de los máximos depredadores. Prácticamente, el Epicyon vivió todo el Mioceno, ya que apareció hace 25 millones de años y desapareció hace 5..... una eternidad comparada con la supervivencia de la especie homo sapiens.




Dinocrocuta

Bueno vale, sé que últimamente hablo mucho de las hienas, que si la Hiena gigante o Brevirostris , que si Chasmaporthetes, incluso hablamos de su evolución ENLACE. Pero el animal del que voy a hablar hoy no es exactamente una hiena, pero casi casi (se sitúa en el mismo suborden).

Vamos a hablar del Dinocrocuta, que traducido literalmente por mi, quiere decir "Hiena terrible".

Si la hiena manchada, es uno de los animales con una potencia de mordedura muy superior a la de otros carnívoros de su mismo tamaño, y de tamaño superior, el Dinocrocuta, tenía una mordedura aun superior. No trituraba huesos, los molía como un hervíboro muele los granos y las ramas. Solo hay que echar un vistazo a su cráneo.

Comparación entre Dinocrocuta Gigante y Hiena manchada
Cráneo Dinocrocuta















El cráneo era formidable, enorme, fijaros en las fuertes mandíbulas que parecen las de un elefante pero con unos colmillos que parecen proyectiles. Si tiene esa mandíbula tan ancha es para albergar las fijaciones, los anclajes de músculos trituradores increíblemente potentes y, si tiene esos enormes colmillos era para aguantar la gran presión que ejercían sus mandíbulas. Posiblemente sea uno de los mamíferos terrestres con mayor fuerza de mordedura de todos los tiempos, más que el Megistotherium, el Androwsarcus e igualando al Daeodon o cerdo terrible .

Pero para albergar este cráneo el cuello y el cuerpo debían de ser titánicos. Se estima que llegó a pesar hasta 400 kg. Quizá eso no os diga nada, pero hay que tener en cuenta que la hiena actual no supera los 90kg, y los leones de áfrica, no superan los 300 kg. Es cierto que durante el Mioceno, existían otros grandes depredadores y también habían grandes herbívoros que los alimentaban. Y lo mejor, para hacerse una idea, es volver a las comparaciones:

De izquierda a derecha: león actual, Dinocrocuta, León cavernario y oso cavernario.

Como se observa en la foto, el cráneo del Dinocrocuta es casi tan grande como el del león cavernario y casi igual que el del oso cavernario... pero si os fijáis bien, comprobareis que los huesos son más robustos. Esto quiere decir que fue quizá un superpredador de su época.

Como ya he dicho, vivió en el mioceno tardío en África, Asia y Europa.  Y cazaba de forma activa grandes animales, herbívoros y carnívoros. Animales como el rinoceronte lanudo (del que se han encontrado huesos posilizados con marcas de dentelladas del Dinocrocuta curadas, por lo que se le atribuye un papel activo en la caza y no solo depredador) el Paraceratherium, el Platybelodon, Calicoterios Anisonodon e incluso el gran mamut.

Otra característica a destacar era su esquisito olfato.

En fin, prometo volver a los saurios en el siguiente post.

Chasmaporthetes


Un animal curioso, por sus características que le diferencian de sus familiares más cercano es el Chasmaporthetes, aunque realmente no es una especie en sí, sino el género de un grupo peculiar de hienas. El tamaño medio del Chasmaporthetes es de casi 1 metro de altura a la cruz y una media de 80 kg . Para hacernos una idea, sería tan grande como las hienas manchadas que aparecen en los documentales de África pero, más grácil, un poco más alta y menos robusta.

Las dos características principales de esta hiena son:

En primer lugar, su dentadura. Los hiénidos son carnívoros caracterizados por una dentición modificada para la intervención sobre los tejidos duros del esqueleto de los mamíferos, y esto es debido a que la mayoría de las especies son carroñeras. En cambio, los representantes del género Chasmaporthetes fueron principalmente cazadores. Recuerdo que hablando de la especie de hiena prehistórica Pachycrocuta ( hiena gigante), tenía una mordedura tan potente, unos dientes tan fuertes y era tan grande que podía triturar hasta huesos de elefantes, ENLACE.
Pero volviendo a lo que nos interesa. Cuando los expertos encontraron la mandíbula de los Chasmaporthetes, empezaron a pensar que esta especie no eran mayoritariamente carroñera, sino más bien depredadores activos. Para entender la diferencia, podíamos decir que sus dientes molares estaban hechos para cortar, y no para triturar. Algo así como los felinos actuales, que están más preparados para cazar que para vivir de la carroña.
La idea de que eran depredadores se vio reforzada cuando al analizar su esqueleto, comprobaron que su fisiología estaba especializada en la velocidad. Se ha llegado a pensar que pudo alcanzar hasta los 100 km/h y tuvo que competir con el guepardo gigante Acinonyx pardinensis de la época. Sus patas larga y su cuerpo grácil adaptado a la velocidad, le proporcionaban un aspecto que se clasifica en el grupo de hiénidos con aspecto de perros... otro día hablaremos de ello.

En segundo lugar, su distribución. Estamos acostumbrado a ver las hienas en África o sur de Asia y, nos es fácil pensar que por oriente medio y por el Estrecho de Gibraltar, las hienas pudieron colonizar tanto Asia como Europa. Por ejemplo, en Europa se encontró la especia Chasmaporthetes lunensis. Pues bien, otra especie, la llamada Chasmaporthetes australis fue la única especie de hiena que através del Estrecho de Bering colonizó todo América del Norte. Quizá esto no te diga mucho pero fue esta especie, la veloz hiena cazadora, la hiena más común de todo el mundo y de todos los tiempos (aunque apenas se conoce de ella actualmente). Habitó más lugares del mundo que cualquier otra hiena, ya sea extinta o  aun viva.

Chasmaporthetes es un género que vivió en Europa, Asia, África y América del Norte  hace unos 15 millones de años, durante el Mioceno. En fin, una especie de animal prehistórico que he pensado te gustaría conocer si te gustan los animales, prehistóricos o no.

Entrada a un típico cubil de hienas en karst del Sistema Central español. 

Rhamphosuchus Crassidens

Hoy hablaremos del cocodrilo más grande que jamás ha existido. Más que el Sarcosuchus Imperator y el Deinosuchus, que son de un tamaño similar (15 metros) y un peso más o menos igual ( 9 toneladas)... dimensiones nada despreciables comparándolas con el cocodrilo más grande actualmente, el cocodrilo marino de 1,5 toneladas y 6 metros.


El nombre de este cocodrilo prehistórico gigante es  Rhamphosuchus Crassidens, cocodrilo-pico. Rhamphosuchus Crassidens es la especie más grande de un género del que ya hablamos: el género Rhamphosuchus y es un pariente extinto del Falso gavial, un cocodrilo de la familia Crocodylidae  con un hocico delgado y alargado. Lo único, es que el Falso gavial mide 4 metros y pesa 250 kg, en cambio el Rhamphosuchus Crassidens mide 18 metros de longitud (aunque otras estimaciones no superan los 15 m.)  y l1 toneladas. Una bestia acuática que aun siendo muy pesada para moverse con agilidad en tierra, en las lagunas y pantanos se convertía en el superdepredador acuático del continente Indio durante el Mioceno.


Gracias a su tamaño y a su hocico alargado pero también ancho, el Rhamphosuchus Crassidens podía devorar presas más grande y de mayor variedad que los actuales parientes de la subfamilia Tomistominae (como el Falso gavial). La gran variedad y desarrollo de los animales ungulados del mioceno fueron un valioso aporte para su dieta. Entre sus presas podíamos encontrar elefantes, berrendos, animales parecidos al ciervo, cerdos gigantes, enormes caballos con garras, camellos, rinocerontes, otros cocodrilos e incluso grandes simios como el orangután o un antepasado nuestro: el gran y fuerte Gigantopithecus. Estos son, todos aquellos animales que se acercaran a beber. Posiblemente, su dieta fuera cambiando a medida que crecía, porque mientras aumentaba su tamaño también crecía su mandíbula y por supuesto su fuerza y, en un principio tuvo que conformarse con peces sobretodo y pequeños vertebrados. Aunque luego devoró todo aquello que respiraba.



Mammuthus creticus. El mamut enano.

Cuando a una mujer le dices que parece un mamut, lo más seguro es que piense que le estas diciendo gorda, como mínimo. En cambio, si se lo dices a un hombre, lo más seguro es que piense que le estas llamando fuerte y grande... y quizás peludo. Pero eso no es verdad, no todos los mamuts eran grandes, y fuertes, y peludos. Como uno que vimos que alcanzaba los 5 metros de altura y los 9 de largo, y pesaba 12 toneladas. Nos referíamos a la especie más grande, el Mamut sungari ("Mamut del río Songhua"). Pero como he dicho, existen diferentes especies. Posiblemente la especie más pequeña del orden de los Proboscidea  (Mamuts) sea el Mammuthus creticus que como su nombre indica, vivió en la isla de Creta.
Vivió hace 3,5 millones de años en la isla. Y "Si se pudiera reconstruir, sería como un bebé elefante, pero más fornido, con los miembros más gruesos y un aspecto rechoncho. Habría tenido unos colmillos en rizo de adulto", señaló Herridge en un comunicado del Museo de Historia Natural de Londres.

No superaban el metro de altura, y básicamente serían como un adulto pero unas 5 veces más pequeños, y menos pesados, y menos peludos.

Por lo visto, su tamaño enano fue una respuesta a la falta de recursos de las islas, porque además de Creta se han encontrado restos en otras islas del mediterráneo.

Otra adaptación a las características climáticas de las islas del mediterráneo, fue la eliminación de la capa protectora de pelo. No tenían pelo como sus predecesores. Hay que tener en cuenta que el clima de estas isla es bastante agradable y pocas veces baja de cero.

La colonización de las islas del mediterráneo se produjo en las sucesivas desecaciones del mediterráneo, hasta 10 veces en los último 6 millones de años, o bajadas del nivel del mar, que facilitó el paso entre estas y el continente europeo.

Fue entonces cuando aprovecharon y se diversificaron por lo que ahora conocemos como islas del mediterráneo.


El Paraceratherium.

Vais a conocer hoy al que fué (mejor dicho es) el mamífero más grande conocido a lo largo de la historia: el Paraceratherium  o "casi cornudo".

Es más grande y pesado que el mamut o el mastodonte, más grande que el Anisodon o que el Perezoso Gigante.

¿QUIERES DATOS?

 ESPECIE 
 MAMUT 
 MASTODONTE 
 ANISODON 
 MEGATERIO 
 PARACERATERIO 
ALTURA  5,5 METROS  4 METROS  3 METROS  6 METROS  7 METROS
PESO  10 TONELADAS  6 TONELADAS 3 TONELADAS 7 TONELADAS  15 TONELADAS
LONG  9 METROS (con trompa) 7 METROS (con trompa) 3,5 METROS  6 METROS  8 METROS



Sigamos, el Paraceratherium es un primo del rinoceronte actual, y al igual que este, era herbívoro, pero no pastaba. Su gran tamaño le facilitaba comer las hojas de los árboles más altos. Como es en el caso de los rinocerontes actuales, su vista no estaba tan desarrollada como el olfato; de hecho, sus pasajes nasales eran mayores que su cerebro. Es por el tamaño de este cerebrito (en relación a su cuerpo) que se piensa que no mantuvo unas relaciones sociales complejas como los elefantes africanos actuales.

Grande, pesado, y con un cuerpo que producía mucho calor, con piel sin pelo y parecida a la del rinoceronte blanco. Sus patas eran robustas y se piensa que gracias a estas, podían defenderse de depredadores.

Los animales de este género aparecieron en Asia central durante la primera mitad del periodo Oligoceno, hace aproximadamente treinta millones de años, y se extinguieron a mediados del periodo Mioceno, hace 16,6 millones de años.




Rhamphosuchus


Hace meses hablamos de uno de los cocodrilos más grandes de la historia y de la prehistoria juntas. Nos referimos al Deinosuchus , un cocodrilo que medía entre 12 y 15 metros de largo, que vivió en el Cretácico y que cazó dinosaurios entre otras presas.

El cocodrilo que os presento hoy es posiblemente el cocodrilo más grande de la historia. Un cocodrilo con un tamaño que podría llegar a medir hasta 18 metros. (Hay diversidad de opiniones sobre el tamaño, algunos expertos afirman que media hasta 18 metros y otros 15... en todo caso sería uno de los cocodrilos más grandes.) Se llama Rhamphosuchus y al igual que los otros cocodrilos, actuales y extintos, esperaba al acecho en las orillas de ríos hasta que sus presas se acercaban a beber y entonces... ZAS!. Un bocado mortal, una mordedura fatal que cuando atrapaba a su presa no soltaba hasta que dejaba de respirar.

Entre sus presas podríamos haber encontrado un Platybelodon, un antepasado del elefante, un Anisodon e incluso un homínido antepasado nuestro como el Gigantopithecus, el mono más grande de la historia.

Un Platybelodon, un antepasado del elefante, de 2 metros de altura y más de 2 toneladas que aun con su enorme peso y fuerza, nada podía hacer contra este cocodrilo de 10 toneladas, una boquita de casi 2 metros, 18 metros y una de las mordeduras con más presión de todo el reino animal (casi nada).

Vamos, todos los animales, sean herbívoros o carnívoros, presas o cazadores, temblaban ante la presencia cercana de este gran monstruo, de este gran superpredador.

Por último, la especie de la familia de los Rhamphosuchus, es el Rhamphosuchus Crassidens.

El Platybelodon, un antepasado del elefante.

El Platybelodon fue uno de los antepasados que dio lugar a los elefantes modernos, aunque no el único, pero igual es el entepasado de apariencia más extraña.
El Platybelodon era herbívoro e igual que los actuales hipopótamos, pasaba gran parte del tiempo en el agua pantanosa donde se alimentaba de plantas acuáticas.

Uno de los rasgos más curiosos de este animal del Mioceno fue sus dos dientes inferiores en forma de pala. Eran dos dientes desproporcionalmente largos y anchos, en cambio, los colmillos (que sobresalen en los mamuts, mastodontes o elefantes) eran reducidos y poco significativos.

Otra utilidad de estos dientes es inferiores era la de agarrar ramas por el tronco y frotándolas y serrándolas contra los dientes inferiores para cortarlas del árbol.
Robusto y pesado como un pequeño elefante, llegaba a pesar más de una tonelada y media y podía llegar a medir más de 2 metros de altura. Como ya he dicho antes, vivió durante el Mioceno , de 15-4 million años, y vivió en África , Europa , Asia y América del Norte . A pesar de que prosperaron durante su tiempo, no sobrevivió más allá del Mioceno. Aun no se sabe muy bien por qué se extinguió.

En cualquier caso, este curioso animal, este antepasado del elefante, del mastodonte o del mamut, es un ejemplo claro de la diversidad y gran riqueza faunística de la Prehistoria.


Brontornis burmeisteri .

Una de las aves carnívoras y temibles más grande de todos los tiempos fue la Brontornis burmeisteri . Un ave no voladora que pertenece a la subfamilia de Brontornithinae, y que rivaliza en tamaño con otras aves titano-prehistóricas como las de la familia de las Phorusrhacidae (conocidas como "Aves del Terror") u otras más actuales como las Dromornis (conocida como el "Ave elefante").

Las Brontornis burmeisteri fue inicialmente introducida dentro de la subfamilia de las "Aves del Terror", y es porque sus características físicas eran similares: por su gran tamaño y estilo de vida depredadora, y más precisamente se introdujo en la subfamilia de las Brontornithinae, que contenía formas muy grandes y corpulentas.

Tenían una altura de casi 3 metros y su peso podía llegar a los 500 kg. Poseía unas patas fuerte, capaz de desgarrar las pieles de sus presas con un simple zarpazo. Para hacernos una idea: podemos fijarnos en el Casuario un ave con apariencia prehistórica que vive actualmente en Australia y Nueva Guinea y es capaz de matar a personas con sus garras. Mide la mitad de una Brontornis burmeisteri y es herbívoro .
Vivió en lo que ahora es la llamada la Patagonia (América del sur). Debido a su volumen, es probable que tuviera un estilo de vida entre un depredador de emboscada y uno que perseguía activamente la presa, saltando sobre ella y derribándola por la fuerza de ataque después de una corta persecución.
Era el carnívoro dominante de la Patagonia durante el Mioceno, siendo capaz de matar incluso a grandes animales como el elefante Astrapotherium y el depredador Thylacosmilus (un marsupial con dientes de sable).

Simplemente fascinante.

Megistotherium.


El Andrewsarchus o Androsarcus, era considerado el mamífero carnívoro más grande de la historia, pero ese puesto no lo ocupaba solo. Junto con este se encuentra otro mamífero carnívoro gigante, se llamaba Megistotherium ( y algunos expertos dicen que podía incluso ser más grande que el Andrewsarchus) . El Megistotherium fue un terrible depredador, un superpredador del mioceno que infundía miedo hasta los titánicos mastodontes ( se han encontrado huesos fosilizados de mastodontes con marcas del Megistotherium que indica que los cazaba para alimentarse).
El Megistotherium pertenecía a la familia de los Hyaenodontidae, un familia compuesta por depredadores grandes, fuertes, agresivos y valientes. Los depredadores que se encontraban en la parte superior de la cadena trófica antes de que se adelantaran los grandes felinos como dientes de sable o , el más grande, el león cavernario.
El Megistotherium vivió en lo que ahora es Europa, África y Asia. Tan grande como los bisontes actuales, llegaba a pesar más de 500 kg  (algunos dicen que superaba los 800 kg) y una altura hasta los hombros de más de 1,5 metros y 3,5 de largo( un oso blanco casi nunca llega a los 1000 kg y mide 2,5 metros de largo). Las dimensiones del cráneo del Megistotherium fueron de hasta 1 metro de largo ( similar al Androsarcus) y su mandíbula , con una fuerza de presión enorme, albergaba dientes poderosísimos capaz de tritura las partes más duras de sus presas tales como huesos o pezuñas. No hay que olvidar que la familia de Hyaenodontidae es sinónimo de diente de hiena, y estas (las hienas) son conocidas por la fuerza de sus mandíbulas y por sus dientes trituratodo. Para hacernos una idea, su nombre, Megistotherium, quiere decir "la bestia más grande tritura huesos.

Anisodon. Calicotéridos o Calicoterios.


El Anisodon pertenece a la familia de los Calicotéridos o Calicoterios (Chalicotheriidae). Y es un animal muy curioso, extraño para nuestros ojos. La verdad es que nos parecería una mezcla entre dos animales: un caballo y un gorila (por ejemplo).

De hecho, aunque su cabeza y cuerpo eran similares a los del caballo, caminaba de una forma más erguida, parecida la de los gorilas y no como los actuales caballos. Sus patas anteriores eran largas y cortas las traseras, por eso caminaba de una forma más parecida a los gorilas que a los caballos. Pero las semejanza con los gorilas no solo son la forma de desplazarse, además, no tenía pezuñas, sino garras y se apoyaban sobre los nudillos de estas. En las patas delanteras tenían garras enormes y curvadas, que probablemente usaban para agarrar las hojas de los árboles ya que eran ramoneadores en los bosques y es posible que se pusiesen de pie sobre sus patas traseras para alcanzar las ramas más altas. No podían correr, y fueron sus garras y enorme fuerza y tamaño lo que sirvió de defensa contra posible depredadores. Sobre sus patas trasera podría llegar a superar los 4 metros de altura.



Os pongo una descripción de Wiki:

A menudo se ha descrito a los calicoterios como caballos con garras. La comparación sin embargo no es demasiado apropiada . Si bien la cabeza y el cuerpo se parecían un poco a los del caballo, las extremidades eran pesadas y no servían para correr. La función de las garras se mantiene en el misterio. Tal vez las utilizara para desenterrar raíces y tuberculos, pero los dientes no presentan el grado de desgaste que corresponde a una dieta de este tipo. O tal vez las usara para agarrarse y trepar por el tronco de los árboles.
Es posible que viviesen hasta épocas recientes. Aparecen unos animales parecidos a calicoterios en tumbas siberianas del siglo V antes de cristo y su descripción coincide con el "oso nandi" de los bosques de Kenia. Sobrevivieron en el este de Asia y en el Africa central hasta hace 2 millones de años, con pocos cambios evolutivos.


Aparecieron en el Mioceno y como se dice en Wiki, posiblemente sobrevivieron hasta hace "pocos años".

Kelenken guillermoi.

Hace tiempo hablamos de la Titanis Walleri, la segunda ave más grande de la subfamilia de las Phorusrhacidae, o más conocidas como Aves del terror. Hay que aclarar que en la Subfamilia Brontornithinae existen Aves del Terror más pesadas y grande como la ave Brontornis.


Phorusrhacidae y Brontornithinae son subfamilias de la familia de Phorusrhacids. En fin, sigamos con la Kelenken.

El ave más grande es el Kelenken guillermoi. Vivió en Sudamérica, hace 15 millones de años (Mioceno), recordemos que la Titanis Walleri vivió en Norteamérica hace 5. Y podía medir hasta 2,5 metros de altura y llegar a pesar hasta 160 Kg. elenken era ágil y podía cazar y devorar roedores, reptiles y pequeños mamíferos.

Es el ave predadora conocida más grande de la historia. Y no una depredadora cualquiera, se encontraba en la cima de la cadena trófica, y podría hacer frente a otros superdepredadores de la época.

Dos características del Kelenken guillermoi me llaman la atención:

- El tamaño de la cabeza: Esta, llegó a medir más de 70 cm de longitud, siendo el ave conocida con el cráneo más grande. Imagínate una gran avestruz, pero con un pico puntiagudo y en gancho y 7 veces más grande. Todo ello soportado por un cuello robusto y fuerte.


- Lo segundo que me llama la atención es la velocidad: Podría correr más que una avestruz. La avestruz es conocida por la velocidad que le proporcionan sus dos fuertes patas, llegando hasta los 65 km/h. El Kelenken guillermoi siendo joven podría llegar a los 100Km/h. Vamos, que podría atacar a un caballo a galope sin ninguna dificultad.



Daeodon. Cerdo terrible o jabalí terrible.


Hace tiempo hablamos del Entelodon, un jabalí enorme, terrible y un depredador eficaz. Pues bien, el Daeodon, fue la evolución de este. Era un poco más grande, llegando a los 3,6 metros de largo y 2 de altura. Con una cabeza de más de 1 metro de longitud que poseía una mandíbula con una fuerte mordedura (similar en proporción a los cerdos y jabalís actuales) y unos colmillos grandes y mortales. El cuello era corto y grueso y tenía una joroba en la espalda a lo largo de la columna vertebral.
Con un cuerpo robusto y fuerte alcanzaba una velocidad de unos 35 km/h, y conseguía abatir a sus presas en forma de emboscada y una vez se encontraba a una distancia corta realizaba un ataque rápido que sorprendía a sus presas y mordía y apretaba con su fuerte mordedura.
Vivió durante el Mioceno Inferior, aproximadamente hace 24 millones de años en América del Norte.

Entre las causas de su estinción se piensa que una de las razones fue la entrada al continente del Oso-perro o Amphicyon. Más ágil y rápido y seguramente con una estructura de manada similar a los lobos que le ofrecía una eficacia como depredador superior.

El conocido Oso-perro o Amphicyon


Imagínate el lobo más grande del mundo, y ahora duplica su tamaño, luego dale esteroides para que duplique la musculatura. Añadele unas garras más grandes que las de un grizzly con unas patas fuertes para correr y llegar a grandes velocidades... Que nos sale? Pues un superdepredador que existió desde mediados del Oligoceno y principios del Mioceno. Se llamaba Amphicyon Ingens (perro ambiguo) o comúnmente conocido como Oso-perro.
Este animal prehistórico podía llegar a medir hasta tres metros y pesar hasta 400 kg. Teniendo en cuenta sus dimensiones, se podría pensar que no era muy rápido, pero no hay que engañarse, se piensa que cazaba a sus presas acechándolas y sorprendiéndolas con una rápida carrera. Las seguía gracias a un olfato tan refinado como un sabueso y un oído finísimo. Tipo de caza similar a la de los grandes osos actuales. Podía llegar a cazar a animales tan robustos como los perezosos gigantes o antiguos rinocerontes.



Vivió en Europa y Asia, y más tarde se introdujo en América del Norte por el Estrecho de Bering (el ser humano migró desde Asia hasta América pasando por este estrecho, posiblemente aprovechando un periodo glaciar y la congelación del mar) compitiendo en Norte América con otro carnívoro aun mayor... el Daeodon o “cerdo terrible”.

DROMORNIS


Posiblemente una de las aves no voladoras más grande que jamás ha existido, sea alguna de las 2 especies de aves que componen el género de Dromornis (Dromornis australis y Dromornis stirtoni)

Estas aves, existieron en Nueva Zelanda y Australia hasta hace unos 50.000 años. Vivieron tanto tiempo que pudieron ser vistos por los primeros homo sapiens. Aunque sobre esto hay un poco de incertidumbre, los expertos no se ponen de acuerdo si pudo encontrarse con nuestros antepasados. No es así el caso del Ave Moa que se piensa fue extinta (en parte) por  la caza indiscriminada de individuos de nuestra especie.

A estas aves se le llaman también Aves del Trueno (no se muy bien por qué) y en algunos sitios podemos ver que la clasifican como el ave más grande de todas. Pero aquí cometen un error, porque el Ave Moa era más grande. El Dromornis llegaba a los 3 metros de altura, en cambio la Moa, superaba los 3,5 metros.

No obstante, sí es cierto que que era muy robusta, tenía un cuello corto pero musculoso. Esta ave era tan pesada como un toro de 500 kg. Y eso, para un ave, es bastante.... quizá sea la más pesada y quizá sea el motivo principal porque dejaron de volar.

El otro motivo por el cual este género perdió su capacidad voladora sería que no lo necesitaba. Este ave era una superdepredadora de la época, era un ave carnívora, con un robusto y fuerte pico y con unas patas potentes terminadas en garras afiladas. ¿para qué iba a volar? Se piensa que era muy rápida (como ahora lo es un avestruz), y podía cazar cualquier animalete sin la necesidad de volar (no tiene sentido que malgaste energía volando).

Su extinción es todo un misterio, hace 50.000 años o un poco más, desapareció como otra megafauna de Australia (coincidiendo con finales del Pleistoceno). La hipótesis más aceptada es que empezaron a llegar los primeros humanos que dieron caza tanto a estas aves como a sus presas. Y para cazar a estos animales quemaron extensos lugares, reduciendo su habitat y el de su alimento. Quizá la presión del hombre, junto con la glaciación y la sequía característica de esta época fueron suficientes para contribuir a la extinción de este animal.

MEGALODÓN

Entre todas las criaturas depredadoras del océano de hoy hasta hace 5000 millones de años, posiblemente sea esta la más mortífera. Una máquina de matar gigante capaz de cazar a cualquier otro animal que haya existido. Ni siquiera el Dunkleoteus, ni siquiera el Liopleurodon, llegarían a ser rivales para un gran macho de MEGALODON.

El Megalodón o megalodonte fue un gran tiburón, el más grande de los tiburones. De hecho, su nombre significa diente gigante, pero también se le conoce con otros nombres como el Tiburón blanco gigante. Y de hecho, este último nombre no esta mal encaminado. El Megalodón es del mismo género que el tiburón blanco, el género Carcharodon. Su apariencia sería similar, en forma y masa proporcional a la de un gran blanco, pero de dimensiones descomunales.

Si por ejemplo, un gran tiburón blanco de los de hoy supera los 7 metros de longitud, el Megalodón podía superar los 20 metros. Aunque algunos expertos afirman que podría llegar a los 24 metros. Pero bueno, en todo esto existe mucha discusión en la que no vamos a entrar... De hecho, era tan grande que las crías al nacer medían lo mismo que los tiburones toro actuales ya de adultos.

Siendo el triple de grande que un tiburón blanco, el peso se multiplicaba por 10 o más. Las estimaciones más conservadoras lo calculan en 70 toneladas, y otros sitúan su peso en hasta 100 toneladas. Una barbaridad para un carnívoro.
Los dientes de este animal prehistórico marino eran parecidos a los dientes del tiburón blanco. Pero tan grandes como platos. Triangulares, grandes y aserrados. Ideales para una gran mordedura en que cabría un hombre de pie dentro la boca.

Aun así, se sabe que la presión que ejercía su mordedura no era proporcional a su tamaño o peso. Se ha calculado en 3 toneladas por cm2, la mitad que un Dunkleosteus, un animal con la mitad de masa.


Tan eficaz fue este depredador marino que se piensa tuvo un impacto en todas las comunidades de animales que habitaban los océanos del Cenozoico, desde otros tiburones, ballenas hasta calamares gigantes. Y su distribución fue mundial. Así que en pocas partes del planeta podría vivir un animal marino a salvo del acecho de este superdepredador.

Una curiosidad: Ya que este animal vivía en las profundidades oceánicas, algunos marineros aseguran que han avistado a tiburones blancos con tamaños inusualmente grandes. Tan grandes como el Megalodón. Pero las pocas pruebas científicas recogidas y la mayoría de los expertos confirman que No es posible que se trate de este animal prehistórico marino... Sino, estaríamos perdidos.....

Indricotherium, Baluchitherium, Paraceratherium o mamífero gigante.


Actualmente vemos a los rinocerontes como animales más o menos grandes, fuertes y corpulentos.Pero hace unos 20 millones de años, un primo hermano suyo, sobrepasó el límite en tamaño de este tipo de animales y se convirtió en una bestia prehistórica colosal, llegó a ser el mamífero terrestre más grande que jamás ha existido. Estamos hablando del Paraceratherium un género con cinco especies y que también se les conoce como Indricotherium o Baluchitherium.

De todas forma, aunque esté relacionado con los rinocerontes actuales no significa que el Paraceratherium se parezca mucho en su aspecto. De hecho, a primera vista sería difícil imaginar que tiernen algo que ver con los rinocerontes. Al fin y al cabo, parece que tiene más diferencias que similitudes.

Por ejemplo, el Paraceratherium no tiene cuerno... a diferencia del rino que sí lo tiene. Además `posee un cuello muy largo y fuerte, tan largo como el de una jirafa  aunque mucho más musculoso. Y gracias a este cuello, podía comer las hojas más altas de los árboles más altos. Otra diferencia con el rinoceronte que lo que suele hacer es pastar. Comiendo las hierbas a ras de suelo.

Hasta la cruz, su altura era de 5 metros, aunque si levantaba la cabeza perfectamente podía llegar a los 7 metros y, si se erguía sobre sus patas traseras, quizá superara los 9 metros. Pero con lo que pesaba, que era una barbaridad (algunos piensan que más de 20 toneladas), difícilmente aguantaría mucho tiempo sustentado con 2 patas traseras. Estas patas largas y fuertes como columnas de piedra alzaban el cuerpo del Paraceratherium unos 2,5 metros de altura. Vamos, que tranquilamente podríamos pasar con un coche bajo su panza y no la tocaríamos.
En fin, este gran herbívoro que pesaba lo mismo que casi 4 elefantes africanos vivió entre el Oligoceno y el Mioceno, entre 30 y 10 millones de años. Y el motivo de la desaparición fue el cambio climático, un enfriamiento global que redujo la jungla y bosques de hoja perenne y lo sustituyó por otros bosques con árboles de hoja caduca.

Te gustaría saber más sobre el Paraceratherium y compararlo con otros animales??? PINCHA AQUÍ.