Mostrando entradas con la etiqueta Patagonia Argentina. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Patagonia Argentina. Mostrar todas las entradas

DREADNOUGHTUS.


Se ha encontrado otro gigante en Argentia. Un país donde se han encontrado a grandes dinosaurios como el Argentinosaurus, el Giganotosaurus, el Tyrannotitán o la Madtsodia Bai, todos ellos con récords en tamaño, pudiendo ser muchos los saurópodos, los terópodos o, la serpiente, más grande del mundo.

El nombre del gran saurio, un gran saurópodo que algunos lo llaman ya como "el rey de los dinosaurios", ha sido bautizado con el nombre de Dreadnoughtus, que traducido al idioma de Cervantes, lo podríamos traducir como "el que nada teme".

Quizá llamarlo "el rey de los dinosaurios" es un poco exagerado. Más que nada porque si tuviera que haber un rey, este podría ser el Argentinosaurus, un saurio también encontrado en la patagonia argentina pero que mide hasta 35 metros de longitud; esto es unos 8 metros más que el Dreadnoughtus que mide 26 metros. Hay que matizar, que las medidas que se han extraídas de los fósiles encontrados, y que según parece, podría ser de un ejemplar que no estaría desarrollado del todo, de modo que aun puede ser más grande o pesado.

Si comparamos los pesos, el Dreadnoughtus llega a las 65 toneladas. Y el Argentinosaurus superaba perfectamente los 100 toneladas, algunas estimaciones lo sitúan en 130 toneladas.


¿Qué sabemos del Dreadnoughtus?
Antes que nada destacar una curiosidad, el nombre hace referencia a unos buques acorazados de la armada Argentina: los acorazados monocalibres. Pero no mezclemos....


Lo que llama la atención es que este animal prehistórico se ha descubierto recientemente, y no uno o dos huesos como suele pasar, sino gran parte del esqueleto. Se ha descubierto un 70% del esqueleto, además en muy buenas condiciones y su deformación (por el peso de la tierra) es mínima. De hecho, ha facilitado nueva información sobre la pelvis, las extremidades y la cintura escapular de la familia titanosauria. Una familia a la que pertenece el Dreadnoughtus, pero también el Diplodocus, el Giraffatitan o el Argentinosaurus.


Eran grandes herbívoros que dominaban la tierra, como todos los saurópodos. Cuellos alargados, y colas alargadas y estilizadas en forma de látigo.  Una característica a resaltar de este saurio, era que su cuello era, en comparación con otros saurópodos, un poco más grueso y más musculado. 

El gran saurio vivió en los bosques de lo que hoy es Suramérica, hace 75 millones de años (Cretácico).


SKORPIOVENATOR



ARGENTINOSAURUS.
En una excavación realizada en algún lugar de la Patagonia argentina, se descubrieron decenas de huevos en un estrato terrestre que correspondía a al Cenomaniano (Cretácico superior), hace aproximadamente 95 millones de años. Muchos de los huevos se encontraban enteros, con sus pequeños dinosaurios dentro. En la misma excavación, se encontró parte del esqueleto de un gran saurio, de un carnívoro. Lo primero que se pensó, es que este saurio encontrado, sería el progenitor de los huevos que, por algún motivo murió. Pero se volvieron analizar los huevos, de forma más concienzuda; y se observó que muchos de estos habían sido saqueados, rotos y devorados... quizá el esqueleto del saurio encontrado no era del progenitor, sino de un gran oportunista que descubrió los huevos y que cuando la verdadera madre descubrió mató de un gran golpe certero y terrible. Los huevos pertenecían realmente al Argentinosaurus, uno de los dinosaurios más grandes que jamás han existido y capaz de matar de una coz al "comehuevos" encontrado.

"Comehuevosarius", sería un nombre ideal. Pero algún experto decidió llamar a este animal prehistórico el Skorpiovenator. Su nombre significa literalmente "cazador de escorpiones", y no fue tanto por que cazara escorpiones sino porque en uno de los yacimientos se encontraron el esqueleto rodeado de una gran cantidad de escopiones. Y mientras más escavaban, más escorpiones encontraban, una peculiaridad que llamó la atención de los expertos poniendo nombres.



El  Skorpiovenator fue un Abelisaurido, una familia de terópodos compuesto en su mayoría por cazadores fuertes y rápidos que compitieron por los primeros puestos en la pirámide alimenticia. En concreto el Skorpiovenator, no fue de los más grandes. Por los huesos encontrados, se piensa que alcanzó los 7 metros de largo y de alto llegaba a los 4, pudiendo pesar hasta 2 toneladas en algunos casos. Por supuesto, estaba muy alejado de los grandes terópodos como el Tiranosaurio Rex o el Giganotosaurus (este último también vivió en Argentina y coetáneo). Aparte del Giganotosaurus, tuvo que competir con el Acrocanthosaurus o el Ilokelesia, los dos grandes carnívoros. En efecto, la Patagonia argentina era un hervidero de diferentes especies de saurios prehistóricos.

Entre las características más destacables del Skorpiovenator, podemos destacar que su cabeza era corta, y que su mandíbula era proporcionalmente grande, de hecho, alberga mayor cantidad de dientes que otros Abelisauridos. El cráneo era relativamente ligero y la parte posterior de todo el cuerpo estaba recubierta de protusiones, berrugas y escamas que le protegían y que para nosotros, le darían un aspecto más feroz.

Austroraptor.

El Austroraptor es un pariente cercano del Velociraptor , pero más grande, unos 6 metros de largo (3 veces más) . Su nombre quiere decir "Ladrón del Sur" (raptor del Sur), como las aves, y no se le puso este nombre por casualidad. En cierta manera, su aspecto nos podría recordar a aves  antiguas, a un antecesor próximo a las rapaces que vemos hoy. Su cabeza (de más de 1 metro) era baja, alargada y aerodinámica, provista con numerosos dientes pequeños y cónicos. Además, según las marcas encontradas en los fósiles, esta, estaba cubierta de plumas.
Este animal prehistórico llamó la atención a los paleontólogos que lo descubrieron al ver como sus extremidades superiores eran en proporción más pequeños que otros de su mismo género: sus cortos antebrazos se apartan de la condición característica de brazos largos de todos los dromeosáuridos y de sus parientes aviares cercanos. Este sería pues un eslabón perdido entre los dinosaurios y las aves modernas.
 Quizá (y esto son opiniones mías) sea un ejemplo de involución, esto quiere decir que se vuelven a tomar características de especies más antiguas. Como es el caso de las aves no voladoras que también reducen sus alas.

En cambio, fueron sus patas traseras las que facilitaron la clasificación de esta nueva especie, la familia Dromaeosauridae o "lagartos corredores". Con esto quiero decir que el Austroraptor fue un corredor rápido, que poseía patas trasera fuertes y que utilizaba para dar caza a sus presas.

Vivió hace 70 millones de años, a finales del periodo Cretácico, en lo que hoy es Sudamérica.  

La madtsoia bai.

Imaginaros 1500 kilogramos de músculos arrastrándose sigilosamente, acechando entre los pantanos y las oscuridades de la jungla. Un ser con una mirada fría que pone los pelos de punta y que refleja la mismísima muerte. ESTOY HABLANDO DE LA SERPIENTE MÁS GRANDE DEL MUNDO Y DE LA HISTORIA.. Y DE LA PREHISTORIA.

La Madtsoia bai o como se le conoce comunmente "la abuela del Cañadón Vaca" es una especie del género de madtsoia y es posiblemente la serpiente más grande jamás encontrada y aun más grande que la Titanoboa .

En 1931 el paleontólogo y evolutista George Gaylord Simpson halló el esqueleto fosilizado de una serpiente en la localidad de Cañadón Vaca, situada en el sudeste de la Provincia de Chubut (Argentina).

Este animal prehistórico fue una serpiente constrictor, esto quiere decir que cazaban a sus presas por estrangulamiento y no con veneno, apretando y apretando a su presa cada vez más, cada vez que su presa espira la serpiente aprieta hasta que la víctima no puede recuperar este aire vital y muere por asfixia.

Los tamaños estimados para esta serpiente gigante son de entre 15 y 20 metros, el diámetro de 80 cm y el peso de hasta 1,5 toneladas. Por ejemplo, la Anaconda actual no supera, casi nunca, los 8 metros , los 35 cm de diámetro y los 200 kg de peso... y es de las más grandes del mundo.

Por otra parte, imaginaros los animales que sería capaz de tragarse este bicho de la prehistoria. Si vivió en la Patagonia Argentina hace 90 millones de años y se extinguió hace 2 (o eso dicen), osea parte del Cretácico y el Pleistoceno, pudo engullir presas como el terrible Abelisaurus, un gran Toxodón o incluso alguno de los primeros felinos Smilodón que se acercara a beber sin tomar precauciones.

Hace 15 millones de años comenzó un proceso de enfriamiento y desertización de la Patagonia, que progresivamente fue moldeando la actual fisonomía de la región, así como las condiciones climáticas y ambientales que conocemos en el presente.

Las serpientes gigantes no soportaron dichos cambios y se extinguieron o, en algunos casos, se retrajeron hacia el norte, dando origen a las especies actuales de grandes serpientes.

Brontornis burmeisteri .

Una de las aves carnívoras y temibles más grande de todos los tiempos fue la Brontornis burmeisteri . Un ave no voladora que pertenece a la subfamilia de Brontornithinae, y que rivaliza en tamaño con otras aves titano-prehistóricas como las de la familia de las Phorusrhacidae (conocidas como "Aves del Terror") u otras más actuales como las Dromornis (conocida como el "Ave elefante").

Las Brontornis burmeisteri fue inicialmente introducida dentro de la subfamilia de las "Aves del Terror", y es porque sus características físicas eran similares: por su gran tamaño y estilo de vida depredadora, y más precisamente se introdujo en la subfamilia de las Brontornithinae, que contenía formas muy grandes y corpulentas.

Tenían una altura de casi 3 metros y su peso podía llegar a los 500 kg. Poseía unas patas fuerte, capaz de desgarrar las pieles de sus presas con un simple zarpazo. Para hacernos una idea: podemos fijarnos en el Casuario un ave con apariencia prehistórica que vive actualmente en Australia y Nueva Guinea y es capaz de matar a personas con sus garras. Mide la mitad de una Brontornis burmeisteri y es herbívoro .
Vivió en lo que ahora es la llamada la Patagonia (América del sur). Debido a su volumen, es probable que tuviera un estilo de vida entre un depredador de emboscada y uno que perseguía activamente la presa, saltando sobre ella y derribándola por la fuerza de ataque después de una corta persecución.
Era el carnívoro dominante de la Patagonia durante el Mioceno, siendo capaz de matar incluso a grandes animales como el elefante Astrapotherium y el depredador Thylacosmilus (un marsupial con dientes de sable).

Simplemente fascinante.

Abelisaurus "lagarto de Abel"



A finales del periodo Cretácico en lo que hoy es Sudamérica, hace aproximadamente entre 83 y 80 millones de años vivió el "lagarto de Abel" o Abelisaurus. Con un cráneo de hasta un metro y unos dientes afilados este carnívoro depredador de entre 7 y 9 metros de longitud y pesaba alrededor de 3000 kilogramos, convivía con otros depredadores como el conocido carnotauros o el tyrannotitán, feroces competidores de las mismas presas como viejos y enfermos tyrannotitanes. Dado que Carnotaurus, probablemente fue un abelisáurido temprano, los científicos suponen que Abelisaurus también tenía delante extremidades cortas y piernas delgadas.

El descubrimiento de Abelisaurus es importante porque arrojan luz sobre muchos terópodos ( dieta carnívora y el andar bípedo con tres dedos orientados hacia el frente y provistos de afiladas garras) diferentes del hemisferio sur que eran muy diferentes de sus parientes del norte del hemisferio. Este fue el resultado de la separación de las masas de tierra del sur y del norte que se inició en el Período Jurásico.
No entraré en las diferencias morfológicas... cualquiera que quiera saberlas le invito a buscar en Wikipedia .

Cynognathus




Del tamaño de un gran perro, este terápsido (reptil parecido a mamíferos) fue un depredador terrorífico de la época prehistórica. Vivió en el Triásico y Jurásico inferior (hace entre 245 y 208 millones de años)en lo que hoy es Sudáfrica, Argentina, China y la Antártida. Era uno de los depredadores terrestre más imponente de su época.
En loa cráneos fosilizados del Cynognathus se han podido observar aberturas a la altura del hocico, típicas en cráneos de mamíferos, por donde pasan los vasos y nervios que irrigan los bigotes, similar a los gatos y perros. Por eso se piensa que tenía pelo, y que esos especialmente debían servir como órganos sensoriales.
Con casi dos metros de largo (contando la cola) y una cabeza de 30 cm con un hocico ancho y dientes afilados su mordedura era potente y debía ejercer una gran presión (similar a los cocodrilos actuales con 2500 kg de presión.
El Cynognathus era un corredor ágil, pudiendo a llegar a una velocidad de unos 35 Km/h... era en conclusión, un carnívoro muy eficaz y potente.

Toxodón. Toxodon.


Los toxodontes son mamíferos extintos que originarios de Sudamérica que evolucionaron independientemente en dicha isla-continente. Estos animales del pleistoceno alcanzaron el tamaño de un paquidermo y con una tonelada de carne eran presas preferidas de dientes de sable. Los incisivos superiores están muy arqueados, son sumamente fuertes y solamente la cara externa lleva una capa de esmalte, mientras que los inferiores, muy achatados, de disposición horizontal y gran expansión lateral, le dan a la parte anterior de la mandíbula el aspecto de una gigantesca espátula.
El cuerpo era pesado, con forma de barril, apoyado sobre patas cortas y robustas. Las patas plantígradas, con tres dedos ungulados, eran no obstante, bastante pequeñas. Como las traseras eran más largas que las delanteras, el cuerpo se inclinaba hacia adelante, a la altura de los hombros.
El cráneo es muy largo en relación con la altura. La parte anterior de la cabeza era ancha, los labios eran con toda probabilidad prensiles y le servían para recoger el pasto, como a los actuales rinocerontes negros. Justo por detrás del hocico, el cráneo se estrechaba, como en el rinoceronte, y después se volvía a ensanchar. Los arcos cigomáticos son de gran tamaño. Podían alimentarse de la vegetación dura y correosa de los árboles, las pampas y las estepas semideserticas.
Los dientes indican que Toxodon era una mezcla de ramoneador y comedor de hierba, que cortaba y masticaba la dura hierba de la pampa, pero también se alimentaba de follaje.
Desapareció hacia el 14.000 aC, unas de las causas posible pudo ser la caza masiva por parte del hombre.

Macrauchenia ( Macrauchenia patachonica. )


El macrauchenia es un mamífero extinto con cuerpo de camello y una trompa corta, alcanzaba los dos metros de altura y tres de largo con 1500 Kg de peso. Habitó en las llanuras de Sudamérica en el Terciario y Cuaternario desapareciendo hace más de 8.500 años. A pesar de poseer largas patas unguladas con tres dedos, es improbable que corriera a mucha velocidad debido en parte a la contextura robusta de su cuerpo y a que sus patas traseras eran más cortas que las delanteras. Era de hábitos herbívoros, se alimentaba en zonas donde pasaba la mayor parte de su tiempo como pantanos y del pastoreo, su labio prensil le facilitaba arrancar los pastos. Su pelaje era corto, similar al de un caballo actual. Tenía una trompa como la que hoy tienen los tapires.



El contacto con los hombres contribuyó a su extinción, pues los cazadores habrían aprovechado su escasa velocidad de desplazamiento para matarlos y alimentarse.

Carnotaurus.


Animal prehistórico bípedo de largas y fuertes extremidades posteriores. Miembros anteriores cortos y atrofiados, semejantes a los de Tyrannosaurus rex, provistos de fuertes garras. Cráneo corto, alto y comprimido lateralmente. A diferencia del resto de los dinosaurios carnívoros conocidos, poseía robustos cuernos en la frente. Su esqueleto ha sido encontrado muy completo y también se preservaron impresiones de su piel en la roca. Por ello se sabe que su cuerpo presentaba una superficie rugosa con prominencias cónicas, lo que sugería una piel áspera y gruesa. Este carnívoro media alrededor de 9 metros de longitud, 3,5 de altura, y pesaba alrededor de 1500 kilogramos.3 Su cabeza era muy pequeña en comparación con la de los otros predadores de su tamaño, de solo 60 centímetros de largo y presentaba pequeños dientes de alrededor de 4 cm.

Carnotaurus (lat. "toro carnívoro") vivió a finales del período Cretácico, hace aproximadamente entre 71 y 65 millones de años, entre el Campaniano y el Mastrichtiano, en lo que hoy es Sudamérica, Patagonia Argentina.

Tyrannotitan


El tyrannotitán medía aproximadamente 12 m de largo, con un peso estimado de 4 y 5 t. El tyrannotitán presenta algunos rasgos diferenciales considerables en sus dientes, los cuales son, al parecer, menos laminares que los de sus parientes, presentando dentículos de estructura poco común, donde se puede distinguir un surco en el centro, dividiendo cada dentículo en dos porciones.

Las vértebras caudales proximales tiene una espina dorsal excepcionalmente alta, unas dos veces el tamaño del centro vertebral. Esto hace una cola profunda muy similar a la de los ceratosaurios.

Patas traseras masivas, brazos cortos y robustos... la misma pinta terrorífica que tan buen resultado daba en aquella época.

Tyrannotitan ("titán tirano") es un género representado por una única especie de carcarodontosáuridos (Sólo se conocían dos especies, una sudamericana, Giganotosaurus carolinii, y otra norteafricana: Carcharodontosaurus saharicus.), vivió en el Cretácico inferior (hace aproximadamente 116 millones de años, en el Aptiano), en lo que hoy es Argentina.

Curiosidad: "Todo el mundo dice que los dinosaurios se extinguieron hace 65 millones de años. Pero ese cambio no fue tan repentino como se supone popularmente. Una nueva especie descubierta en la Patagonia argentina da una prueba fuerte para decir que hubo algunos reptiles prehistóricos que desaparecieron antes en el hemisferio sur

Mesonyx


Mesonyx ( "la garra del medio") es el antecesor de los cetáceos.
Depredador del Eoceno, con apariencia de perro de tamaño pequeño extremidades ágiles que le hicieron un corredor rápido y eficaz para la caza de herbívoros.
Sin embargo, en lugar de garras, el Mesonyx poseía dedos en ls patas con terminación de pezuña con pequeños cascos.

Poseía una mordedur tremendamente potente en un cráneo relativamente grande con respecto el resto del cuerpo.

Pero los más significativo del Mesonyx es que hace 50 millones de años empezó a perder su pelaje y las patas traseras se le atrofiaron al tiempo que las delanteras se retraían, sirviéndole ahora como remos. Las fosas nasales modificaron su posición hacia la zona alta de la cabeza, pudiendo así respirar sin salir totalmente del agua, y la mandíbula dentada se afila cada vez más. Fue el antecesor de delfines y ballenas.

Phorusrhacidae (Ave del Terror).


Tenían una talla de 1 a 2.5 metros de altura y un peso de unos 50 a 500 Kg. Titanis walleri, una de las especies más grandes, es originario de América del Norte, siendo uno de los ejemplos comparativamente raros dónde animales que evolucionaron en América del Sur pasaron al norte extendiendo su área biogeográfica después de que el Istmo de Panamá se formó. Los antepasados de T. walleri, no se han encontrado; sin embargo, es posible que hayan especies norteamericanas esperando su descubrimiento.
La familia Phorusrhacidae eran aves grandes, carnívoras, depredadoras y no voladoras, siendo los depredadores dominantes en América del Sur durante el Cenozoico, hace entre 2 y 2.5 millones de años.

Se les conoce como los pájaros del terror o aves del terror, porque sus especies más grandes , con grandes picos de 40 cm, eran los depredadores que estaban en la cima de la pirámide alimenticia, y por encontrarse entre los carnívoros más temibles de su tiempo. Recientemente se ha descubierto este animal prehistorico era un animal que, a pesar de ser un 10% mayor que los ejemplares más grandes que se conocían hasta ahora, era más delgado y rápido de lo que cabría esperar según las teorías vigentes. Llegando a superar los 50 km/h.



Sus alas habían evolucionado para utilizarlas como brazos para voltear una presa en movimiento. Eran corredores rápidos. Sus parientes mas cercanos hoy en día son las Chuñas de la familia Cariamidae.

ARGENTINOSAURUS

En la imagen se observa a un grupo de Mapusaurus (artículo anterior) intentando dar caza a un Argentinosaurus.


Si escogiéramos a los animales más grandes de todos los tiempos e hiciéramos una lista ordenada según el tamaño, encontraríamos entre los 3 primeros a este enorme saurio. El Argentinosaurio fue un animal prehistórico que vivía en lo que hoy es Argentina, de ahí su nombre, y de hecho, he comprobado que muchos argentinos amantes de los animales prehistóricos, están bien orgullosos de que en su tierra vivió el que pudo ser el animal más grande.

Dentro de los 3 puestos de la lista encontraríamos al Amphicoelias fragillimus y al Bruhathkayosaurus matleyi y por supuesto al Argeninosaurus. Lo único es que las medidas estimadas de los otros dos, no están claras del todo, sobre todo del Bruhathkayosaurus matleyi. En cambio, del Argentinosaurus sí existen muestras evidentes de su existencia y de su tamaño.

El argentinosaurus fue un saurópodo, estos maravillosos saurios con largos cuellos, largas colas y cabezas pequeñas. Pudo medir hasta los 45 metros de longitud, una altura de 20 metros y pesar 100 toneladas. Vamos, que si estirara el cuello, podría llegar al piso séptimo de un edificio.

Era tan largo que entre sus vértebras podíamos encontrar algunas que superaban el metro de longitud. Y se cree que como otros saurópodos, tenía una cabeza pequeña y un cerebro diminuto, se piensa que no superaría los 500 cm3… (el nuestro casi está en los 1500 cm3). Por tanto, se cree que el Argentinosaurus era muy grande, pero no muy inteligente.

En cambio, sus pocos depredadores tenían un cerebro más grande. De hecho, son numerosos los expertos que piensan que el Mapusaurus era un cazador con técnicas de caza más o menos complejas.
Este herbívoro prehistóricos se trasladaba en manadas grupo de una zona a otra. Cuando dejaban los árboles pelados, se movían a otra zona donde comer y comer más.

Vivieron a medidos del período Cretácico, hace 95 millones de años en, como ya hemos dicho, en lo que hoy es Argentina.


Por cierto, siempre me he preguntado como se apareaban estos grandes y pesados animales. Pensar que pesaban muchas toneladas, y las hembras tenían una cola enorme que interrumpía las relaciones. Pero por lo visto, su miembro del Argentinosaurus macho era de varios metros... se cree. Yo ya me lo imaginaba.

MAPUSAURUS ROSAE


Más pequeño que el gran superdepredador Giganotosaurus, el Mapusaurus roseae era similar aunque un poco más pequeño. La longitud se estima en unos 12 metros y casi 5 toneladas de peso. Fue un magnífico depredador aunque siempre a la sombra de su hemano mayor el Giganotosaurus. Así que por su tamaño y por su fuerza, no se le pueden atribuir grandes enormes titánicas presas como el Argentinosaurus (quizá el saurópodo más grande). A no ser que viviera en grandes grupos y utilizaran “elaboradas” técnicas de caza. Y esto último es lo que parece indicar los huesos encontrados, muy cerca o juntos de varios individuos y fallecidos en diferentes momentos.

Ya por el nombre de sus posibles presas y de sus coetáneos  podemos deducir que vivió en la Patagonia Argentina. Exactamente el nombre significa “saurio del lugar”… ahora sabemos que el lugar es la patagonia.

Podemos extraer más datos de la clasificación de la familia a la que pertenece este animal prehistórico. La familia es Carcharodontosauridae, un grupo de saurios que tenían dientes afilados y largos…. Como los del tiburón. Esta es una característica de los terópodos. Estos saurios caminan sobre sus patas traseras que son fuertes y largas,  sus patas delanteras son pequeños bracitos  y con cabezas grandes, pesadas y llenas de dientes…. El Tiranosaurio es el ejemplo perfecto.

La diferencia entre el Mapusaurus y otros terópodos, es que el primero, tenía una constitución más esbelta y por tanto era más rápido. Fue pues un depredador activo, de largas carreras intentando cansar a enormes saurios. Posiblemente disputaría presas con otros depredadores trabajando en grupo para conseguirlas.
Vivio en la Patagonia (como hemos dicho), por tanto no coincidió con el T.Rex, pero sí tuvo que vérselas con el Giganotosaurio, el gran depredador de hace 95 millones de años.



https://www.youtube.com/watch?v=nmNkJtYVpzU

GIGANOTOSAURUS

Dentro del grupo de los terópodos, aquellos dinosaurios bípedos y en general carnívoros y, donde encontramos a algunos tan importantes y conocidos como el Tiranosaurus Rex, podemos encontrar a un nuevo dinosaurio: El giganotosaurus.

Este animal prehistórico, por su tamaño y su papel de superdepredador, es una de las especies más importantes dentro del orden Theropoda (terópodos). Es por eso que merece una mención especial en una web de Dinosaurios.


Estos animales medían 14 metros de largo, aunque algunos estiman que pudo llegar a los 18 metros (aun no están de acuerdo). Esta diferencia de opiniones en referencia al tamaño es debido a las estimaciones que se extraen de analizar un cráneo de casi 2 metros de largo. Uno de los cráneos más grande de todos los Terópodos. Por ejemplo, el cráneo del T. Rex llega a 1,5 metros de largo como mucho, y el Spinosaurio llega ha 175 cm de largo y teniendo en cuenta que el Spino era un cazador mayormente acuático.


En cambio, el Giganotosaurio era un depredador terrestre. Fue un superdepredador del periodo Cretácico que vivió en Sudamérica. Pero como buen superdepredador, necesitaba la velocidad para poder dar caza a su presa. Por eso, aunque más largo que un T.Rex, en proporción era menos pesado, necesitaba correr. Los pesos que se barajan oscilan entre las 5 y las 8 toneladas. Y la dos patas traseras era verdaderamente fuertes. También su cola, que le proporcionaba el equilibrio necesario para las largas y rápidas carreras. Que se calculan podían llegar a 50 Km/h (como un perro rápido).

Por otra parte, el cuello también era bastante musculoso ya que tenía que mantener un enorme cráneo de casi 2 metros. Un cráneo con una mordedura verdaderamente fuerte de casi 3.000 kg por cm2, y una boca llena de dientes alargados  y aserrados de hasta 30 cm de largos. Algo así como los colmillos de dientes de sable pero varios, casi 100 dientes. Además, sus patas delanteras eran pequeñas pero más grandes que las del Tiranosaurio. Lo suficientemente grandes como para sujetar a sus presas mientras mordía y desgarraba, mientras tiraba y rompía fibras y vasos sanguíneos y destripaba y mataba a sus presas que poco podían hacer una vez eran atrapadas.



Hace 96 millones de años, existió pues uno de los depredadores más temibles que jamás ha existido. Me atrevería a decir que más que el famoso T.rex.

GLIPTODONTE


Seguramente todos conoceréis al Armadillo, este pequeño animal con unas placas óseas que le recubren el cuerpo y utiliza a modo de protección enrollándose sobre sí mismo ante cualquier depredador. Pues bien, existió, hasta hace unos 10.000 años, un primo del armadillo conocido como Armadillo Gigante o, más comúnmente  Gliptodonte.

El Gliptodonte era un enorme mamífero prehistórico que vivió en América del sur y que vino de América del Norte y cuya característica principal era su capa protectora, un caparazón que lo blindaba y protegía de los depredadores de la época.

Esta coraza ósea era muy resistente y era capaz de soportar mordidas de tigres dientes de sable y lobos gigantes. Era un animal pesado, poco ágil, del tamaño de un hipopótamos y con una fuerza descomunal. Sus huesos fueron robustos y duros, tenían que soportar un peso concentrado que fácilmente superaba los 2000 kilos y la altura de un hombre.
Este herbívoro prehistórico estaba muy bien diseñado, su capa protectora le proporcionaba la seguridad para evitar ataques de sus depredadores. Pero su papel de presa no era pasivo, también podía defenderse con su robusta cola. Una cola  pesada con puntiagudos huesos que bien utilizada era capaz de partir patas, costillas y los cráneos de sus depredadores.

Fue tanto el éxito de este animal del sur de américa que llegó a existir hasta la llegada del ser humano. Entonces, como suele pasar desde que estamos en la Tierra, exterminamos la especie. Bien para comer su carne, bien para utilizar el enorme caparazón como refugio.


Los primeros gliptodontes, más pequeños, no tenían un caparazón oseo formado por piezas hexagonales, sino más bien con placas alargadas como el armadillo actual. Pero con forme fueron creciendo en tamaño, las placas alargadas se fusionaron, adquiriendo la fuerte consistencia del caparazón que los protegía.