Mostrando entradas con la etiqueta Pleistoceno. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Pleistoceno. Mostrar todas las entradas

El Rinoceronte lanudo

Al igual que el mamut, el rinoceronte lanudo (Coelodonta) fue un animal prehistórico hijo fiel de un clima frío y seco característico de la última glaciación. Era grande, para retener mejor el calor; tenía un cuerno largo e inclinado hacia delante para retirar la nieve y llegar al alimento; una doble melena de pelos largos y gruesos por fuera y una capa fina por dentro que lo aislaba del tremendo frío. La verdad es que fue un superviviente de aquel clima hostil y sobrevivió a largos inviernos en las frías y solitarias estepas de eurasia. Desde España hasta China. Y nuestros antepasados lo pudieron ver.

Al igual que sucede con el rinoceronte actual, el rinoceronte lanudo era un animal fuerte, duro, hasta con mal genio, era temible. De hecho se piensa que en su extinción, hace 8.000 años, el hombre no tuvo un papel decisivo. Se debió principalmente a la desaparición de su hábitat  No fue cazado ni por neandertales ni por antiguas poblaciones de homo sapiens. ¿Cómo clavar una lanza en un animal con una capa de grasa de 30 cm, y un pelaje duro como el de un jabalí, pero mucho más largo y abundante? Sí, se podría, pero acercándose mucho.

Lo que sí se ha observado al investigar huesos bien conservados, es que podía ser cazado por animales más ágiles y rápidos trabajando en manada, como lobos y hienas.

El tamaño de este rino de la era glaciar era un poco superior a cualquier rinoceronte actual. Aunque hay que decir que algunas especies eran un poco más pequeños.

Por ejemplo, rinoceronte lanudo (Coelodonta antiquitatis) era la especie más grande. Medía más de 4 metros de longitud y 2 de altura hasta la cruz; su peso superaba las 4 toneladas. Tenía dos cuernos, el más grande podía alcanzar el metro de longitud y lo sostenía una enorme y pesada cabeza que a la vez era sostenida por unos poderosos músculos que se insertaban y formaban la joroba musculosa y característica de estos animales.

Otra especie que hay que destacar es la del rinoceronte lanudo tibetano. Este, como su nombre indica vivió en el tibet, a más de 3.000 metros de altitud. Este animal prehistórico es el más antiguo conocido (hace 3,5 millones de años) y posiblemente, las demás especies evolucionaron del lanudo tibetano. Esto según la teoría de que estos animales se desarrollaron en las estepas tibetanas, de China y de Mongolia.

Por cierto, no entiendo porqué no había escrito antes sobre este formidable animal.

Hiena gigante o Brevirostris Pachycrocuta


Es famosa la fuerza que tienen las mandíbulas de las hienas que pueden llegar hasta presiones de 350 kg y con unos dientes trituradores de los huesos más duros como dientes y pezuñas. Pues bien, ahora imaginen una hiena el doble de grande, el doble de fuerte y con una mandíbula el doble de potente... ese animal existió, era brevirostris Pachycrocuta.



Pachycrocuta fue un género de hienas prehistoricas. El ejemplar más grande y bien documentado pertenece a la especies de hienas gigante brevirostris Pachycrocuta. Era un superdepredador de la megafauna de la época con una altura de 1 metro y con un peso de hasta 130 kg, aunque nuevas estimaciones lo sitúan en 200 kg .Un tamaño similar al de una leona pequeña.
Este tamaño lo convertiría en el más grande de las hienas que jamás hayan existido. Vivió entre el Plioceno Medio y el Pleistoceno Medio, alrededor de 3 millones y 500.000 años atrás.
Se han encontrado restos de fósiles en Eurasia y el sur y el este de África. En guaridas, cavernas que utilizaban como madrigueras.
Carroñero y un depredador obstinado y tenaz podría cazar hasta venados grandes como Probablemente era un paquete pequeño cazador de animales grandes (hasta venados mayor tamaño y de vez en cuando como el Megaloceros). La posibilidad de que sea carroñero se intuye de que era un animal muy corpulento no construidos para perseguir presas a grandes distancias. En este aspecto habría diferido de la hiena manchada de hoy, que es un animal más ágil que, contrariamente a su imagen de los documentales, también mata a sus propios alimentos. Al parecer era ecológicamente lo suficientemente cerca a los más pequeños (pero aún importante) en relación perrieri Pliocrocuta que nunca se encuentran como fósiles contemporáneos en la misma región.

Esta es una reconstrucción muy bella extraída de qi.com

Testudo atlas.La tortuga más grande de la historia.


Testudo atlas o Colosoqueli, fue la tortuga más grande. Era , para hacernos una idea el dobles de grande que las tortugas gigantes que viven actualmente. Alcanzaba los 2,5 m de longitud, una altura de un 1,5 metros y 4 toneladas de peso.
Sus patas, como de elefante, se proyectaban a los lados del cuerpo y sostenían el pesado caparazón del dorso. Las almoahadillas en la planta de sus compactas patas distribuían el gran peso entre los cinco dedos de cada pata, de robustas uñas. Es probable que haya sido herbívora como sus parientes actuales. Ante un peligro, podría meter la cabeza y las patas en su pesado caparazón óseo para protegerse.
Testudo atlas o Colosoqueli vivió en el sur de Asia hace más de un millón de años, Pleistoceno.

En este video se puede ver una Tortuga Gigante actual. Hay que tener encuenta que la Testudo Atlas, podía llegar a pesar hasta más de 15 veces su peso.



Curiosidad: Aunque el Testudo atlas o Colosoqueli es la tortuga más grande que ha existido, no es el animal que ha existido con mayor caparazón. Este sería el Arquelón de 3,7 metros de largo. Se trata de una tortuga marina extinta.

Lobo gigante o lobo terrible.


El lobo gigante o lobo terrible es una especie de cánido extinto de gran tamaño que vivió en América del Norte durante el Pleistoceno. Ciertas características presentes en este yacimiento invitan a pensar que los lobos terribles, al igual que muchos otros cánidos, eran animales sociables que vivían y cazaban en manada.
A pesar de lo que invita a pensar su nombre común, el lobo gigante no era excepcionalmente grande comparado con su pariente, el lobo común o lobo gris (Canis lupus). En promedio, pesaba unos 80 kg. Sin embargo, las diferencias con este otro cánido, con el que compartió hábitat durante 90 000 años, son importantes.
Canis dirus era mucho más robusto y sus patas proporcionalmente cortas, por lo que no sería un gran corredor. El morro era largo y las mandíbulas potentes, con dientes gruesos y fuertes capaces de triturar huesos. Todo esto indica que cazaba animales poco ágiles, heridos o enfermos, y que con frecuencia se alimentaba de carroña. El nicho que ocupaba en las praderas y estepas norteamericanas de la era glacial era similar al que las hienas tenían en otros continentes. Un gran número de fósiles de herbívoros machacados por las fauces de lobos gigantes refuerzan esta idea.
Se extinguieron probablemente hace 10 000 años, como el resto de la megafauna americana.



Algunos hallazgos fósiles realizados en Arkansas indican que pudieron vivir en las montañas Ozark hasta hace sólo 4000 años.



Para leer más http://es.wikipedia.org/wiki/Canis_dirus

Megaloceros o Ciervo gigante.


El alce irlandés, ciervo gigante o megalocero es el mayor cérvido de la Historia. Semejante a un gamo de gran tamaño, sus astas medían hasta 3,5 m de punta a punta. Aunque vivió en toda Europa y gran parte de Asia desde hace medio millón de años hasta su extinción en tiempos recientes, suele ser conocido popularmente como "alce irlandés" por los abundantes hallazgos de ejemplares conservados en las turberas de Irlanda.
El ciervo gigante alcanzaba una altura de 2,2 m a la cruz en el caso de los machos, bastante mayor que el más grande de los alces. Se trataba de una especie con fuerte dimorfismo sexual, pues las hembras eran considerablemente más pequeñas y gráciles que los machos, además de carecer de su impresionante cornamenta.
Los ciervos gigantes eran animales pastadores que se nutrían de abundante hierba y plantas arbustivas en las grandes y frías llanuras que cubrían Eurasia durante gran parte del Pleistoceno.
Tenían una cornamenta tan grande que exigía de gran cantidad de calcio y fosfato para formarla produciendo casos de osteoporosis entre los machos de alce irlandés, por lo que la mortalidad, ya de por sí alta, se incrementaba en los malos años.


Curiosidad: Este fantástico animal se extinguió hace solamente 7000 años. Se extinguieron por alteraciones en el terreno que fueron causadas por los primeros granjeros neolíticos de Rusia

Castor gigante.


El castor gigante es una especie extinta de roedor de la familia Castoridae. Es uno de los roedores más grandes que jamás han existido, que alcanzaban el tamaño de un oso. Vivió hace aproximadamente 50.000 años durante el Pleistoceno en América del Norte.
Utilizaba sus dientes para roer vegetación dura como cortezas de árboles, era buen nadador, pero no construía presas. Otros tipos de castor construyen presas para protegerse de los depredadores pero en este caso el propio tamaño agigantado lo protegía, han sido encontrados fósiles de Castor gigante desde Florida (sur de Estados Unidos) hasta el norte de Canadá.
A diferencia del castor actual tenía unas patas traseras más anchas en relación a su cuerpo, facilitándole nadar más velozmente.
Otras diferencias se observan en los dientes. Los dientes de corte (incisivos) del castor gigante eran de hasta 15 cm de largo.
A pesar de sus similitudes generales, el castor gigante y el castor modernas no son parientes cercanos. El castor gigante está clasificado en el Castoroides género, mientras que el castor moderna pertenece a Castor. Hay dos especies de castor gigante: Castoroides ohioensis y Castoroides leiseyorum.

Toxodón. Toxodon.


Los toxodontes son mamíferos extintos que originarios de Sudamérica que evolucionaron independientemente en dicha isla-continente. Estos animales del pleistoceno alcanzaron el tamaño de un paquidermo y con una tonelada de carne eran presas preferidas de dientes de sable. Los incisivos superiores están muy arqueados, son sumamente fuertes y solamente la cara externa lleva una capa de esmalte, mientras que los inferiores, muy achatados, de disposición horizontal y gran expansión lateral, le dan a la parte anterior de la mandíbula el aspecto de una gigantesca espátula.
El cuerpo era pesado, con forma de barril, apoyado sobre patas cortas y robustas. Las patas plantígradas, con tres dedos ungulados, eran no obstante, bastante pequeñas. Como las traseras eran más largas que las delanteras, el cuerpo se inclinaba hacia adelante, a la altura de los hombros.
El cráneo es muy largo en relación con la altura. La parte anterior de la cabeza era ancha, los labios eran con toda probabilidad prensiles y le servían para recoger el pasto, como a los actuales rinocerontes negros. Justo por detrás del hocico, el cráneo se estrechaba, como en el rinoceronte, y después se volvía a ensanchar. Los arcos cigomáticos son de gran tamaño. Podían alimentarse de la vegetación dura y correosa de los árboles, las pampas y las estepas semideserticas.
Los dientes indican que Toxodon era una mezcla de ramoneador y comedor de hierba, que cortaba y masticaba la dura hierba de la pampa, pero también se alimentaba de follaje.
Desapareció hacia el 14.000 aC, unas de las causas posible pudo ser la caza masiva por parte del hombre.

Megalania prisca.


Megalania prisca ( "Carnicero gigante milenario") es un Varano extinto que habitaba el sur de Australia durante la Pleistoceno, y desapareció hace unos 40.000 años. Los primeros pobladores aborígenes de Australia puedieron haber vivido con este animal prehistórico.

Este podía llegar a los 8 metros de longitud y unos 700 kg de peso, aunque otros expertos consideran que pudo llegar a los 2.000 Kg.

Podría parecerse según últimos, estudios al Dragón de Komodo. Aunque cuatro veces más grande.

Poseia glándulas de veneno a lo largo de su mandíbula que actuaban una vez hubiera modido a sus presas horas después.
Se considera que el Megalania prisca compartía la cima de la cadena alimenticia con el "león marsupial" (Thylacoleo carnifex) . Sin llegar a tener una buena visión el Megalania utilizaba su olfato para averiguar donde se encontraban sus presas.
Curiosidad: Han habido informes y rumores de la vida Megalania prisca en Australia, y en ocasiones en Nueva Guinea.



Oso cavernario


El oso de las cavernas u oso cavernario es una especie extinta de mamífero carnívoro que vivió durante el Pleistoceno en Europa.

El oso cavernario podía llegar a medir hasta 130 cm de altura en cruz y erguido hasta 3,5 metros. Su peso puede llegar a 700 kg. Rivaliza en tamaño con los modernos osos Kodiak y los polares; contemporáneo al oso cavernario existió en América otro género de úrsido denominado Arctodus (cara corta) el cual superaba en tamaño a estas tres especies de oso, aunque el oso de las cavernas sigue siendo por mucho el más popularmente conocido entre los úrsidos prehistóricos.

Los osos cavernarios son fáciles de diferenciar de los osos pardos (con quienes convivieron durante casi toda su existencia) por su morro menos pronunciado y su frente abrupta y hundida.
La especie apareció hace 250.000 años y se extinguió hace poco más de 10.000.
De todos los homínidos que los conocieron, los neandertales parecen haber sido quienes tuvieron una relación más estrecha con los osos cavernarios. Se han encontrado unas extrañas estructuras de piedra a modo de "sarcófagos" excavados en la pared, que albergaban en su interior uno o varios cráneos de osos de las cavernas, convenientemente alineados.



Curiosidad:
En mayo de 2005, un equipo de paleontólogos de California consiguió aislar parte del material genético de dos osos cavernarios.

Uro



El uro era un bóvido salvaje, del cual descenderían la casi totalidad de las especies actuales de ganado vacuno.
Originalmente el uro se distribuía por toda Europa, norte de África, y el Medio y Lejano Oriente. El uro habitaba en bosques y llanuras, preferentemente abundantes en agua y arbustos, por cuanto, como es de suponer, eran animales íntegramente herbívoros.
En el uro macho, la altura en la cruz era de 1,60 a 1,80 metros, pero se tienen registros fósiles de ejemplares de hasta los dos metros. En las hembras, esta medida no sobrepasaba los 150 centímetros. El rasgo más llamativo del uro macho eran sus prominentes cuernos doblados hacia arriba, con las puntas negras. En las hembras, éstos eran casi inapreciables a simple vista. En cuanto a su pelaje, era similar al de un toro de lid.

Como la mayoría de los ungulados, eran gregarios, agrupándose en extensas manadas, encabezadas por los machos y protegiendo a sus crías de sus depredadores naturales, que variaban según la zona en que vivían: así, en África y Asia eran los grandes felinos, mientras que en Europa eran los lobos y osos. De seguro entre uros y dichos depredadores debían librarse batallas similares a las que hoy enfrentan a leones y ñues o búfalos del cabo. Sólo al final de su vida, los machos abandonaban la manada, seguramente expulsados de ella por los jóvenes, en competencia por las hembras.

Por siglos se pensó que el uro y el bisonte europeo-dicho sea de paso, también al borde de le extinción-eran variaciones de una misma especie. Tras el detallado análisis de registros fósiles de ambos, se ha comprobado que no es así.

Al igual que la moa o el pájaro elefante, el mamut, arctodus, y elasmotherium, hablamos de una especie de origen prehistórico, que surgió con todas sus características hace no menos de dos millones de años.

Entre sus depredadores se contaban los lobos, y osos, y en zonas de Oriente Próximo y África, los leones, tigres, leopardos u lobos euroasiaticos actuales, o el arctodus o Smilodón. También el hombre de Cromañón.

MAMUT Mammuthus

Ya conocidos por todos pero un animal prehistórico que debemos del que debemos hablar. El mamut lo hemos visto en infinidad de películas y dibujos, desde 10.000 ac hasta los dibujos Ice Age.
Se sabe bastante de este animal miembro de la familia de los elefantes, y en parte gracias a que su extinción se produjo hace 4.000 años. De hecho, se han encontrado huesos en muy buen estado e incluso, hace poco, se ha encontrado tejido congelado con sangre en los músculos helados de un individuo muerto en Siberia, posiblemente el último reducto de los últimos mamuts.

De las numerosas especies comprendidas en el género de los Mammuthus, es el Mamut del rio Songhua (Mammuthus sungari) y el más pequeño el Mamut de Cerdeña con un tamaño similar al rinoceronte actual.
El mamut más grande pudo superar los 5,5 metros de altura y las 17 toneladas con una longitud total de 9 metros. Para hacernos una idea, vamos a compararlo con el elefante africano, el terrestre vivo más grande. El elefante africano de la sabana más grande mide 4 metros de altura, hasta 7 metros de largo y 12.000 kg… pero este es un tamaño que pocos machos alcanzan.

A diferencia del mastodonte que tenía la cabeza plana, el mamut tenía una cabeza abombada, que le proporcionaba un aspecto más grande. Era pesado y recubierto por dos capas de pelaje. La exterior de pelos gordos y largos de casi medio metro. Un pelaje que le aislaba del crudo invierno del norte en las épocas de glaciación. Interiormente contenía un pelaje más suave que le calentaba, su propia camiseta de felpa.

Los cuernos fácilmente superaban los 5 metros de longitud al igual que la trompa. Por cierto, actualmente, se encuentran muchos cuernos en las costas de Siberia que trabajadores buscadores de marfil, tratan de encontrar y desenterrar los colmillos como una posibilidad legal a la ilegal y cruel de los cazadores furtivos que cazan a los elefantes africanos para conseguir sus colmillos.

A parte del tamaño y del pelo, otra diferencia entre el elefante africano y el mamut eran sus orejas. Mientras las orejas del elefante son grandes para disipar el calor corporal, las orejas del mamut eran pequeñas para así mantener mejor el calor corporal.
Con sus largas trompas arrancaban las ramas ramas de los árboles que le servían de alimento llegando a ingerir los 180 kg de vegetales.

Vivían en manada, con grandes matriarcas que superaban los 70 años de edad.  Entre ellas las mamuts viejas y las jóvenes cuidaban a los mamuts recién nacidos que podrían ser presas de lobos, hienas o dientes de sables. Aunque se cree que el verdadero depredador de estos fantásticos animales prehistóricos, símbolo de una época antigua donde nuestros tatarabuelos se las tenían que ver con una naturaleza salvaje y fría, el depredador causante de su desaparición fue el hombre…. Qué raro verdad?





MASTODONTE (Mammut).


Aunque es bastante parecido al mamut, cualquiera de los elefantes que viven en la actualidad están mucho más cerca, evolutivamente hablando, que el mastodonte. El mastodonte se separó de la línea evolutiva del mamut hace entre 25 y 30 millones de años y los primeros especímenes aparecieron hace unos 20 millones de años en Eurasia. Y fue tanto su éxito en la supervivencia que no se extinguió hasta el Holoceno, hace entre 10.000 o incluso 8.000 años. Por tanto pudo ser cazado por nuestros ancestros. Entre las posibles causas de su extinción se barajan la caza por los humanos y por una enfermedad que proliferó durante el calentamiento del planeta, la tuberculosis.

El cuerpo del mastodonte era grande, casi como el mamut. Podía pesar las 6 toneladas de peso (algunos ejemplares pudieron superar las 8 toneladas)  y medir 3,5 metros de altura. Estaba recubierto por dos capas de pelo: una capa larga de pelo grueso que aislaba del clima frío, del viento gélido; y otra más suave que se encontraba en el interior que proporcionaba el calor necesario para sobrevivir a la glaciación.


Como se observa en la imagen. No era tan alto como los mamuts, ni como los elefantes africanos actuales, pero era más robusto y proporcionalmente más masivo, musculoso y pesado. Además, como se observa (mastodonte a la derecha de la imagen) tenía una cabeza chata y alargada y unas patas más masivas.

Robusto y grande, este titan no tenía ningún depredador cuando se trataba de un ejemplar adulto y sano. Además tenía unos colmillos que superaban los 5 metros y los 400 kg de peso. Colmillos largos y curvados hacia arriba que si hubieran empitonado un león cavernario, lo habrían atravesado como si fuera un pinchito.
Su forma de comer tampoco era como la del mamut o la de los elefantes actuales. Normalmente, vemos a los elefantes arrancar las hojas y ramas de los árboles y con la ayuda de la trompa se lleva la comida a la boca. En cambio, el mastodonte se alimentaba de forma similar a los rinocerontes, ramoneando la hierba baja y pequeños arbustos.

Por último, el nombre "mastodonte" quiere decir dientes con forma de mamas, y hace referencia a la forma de sus cúspides que recordaron al anatomista Georges Cuvier a los senos. No obstante, el nombre real no es Mastodonte, sino Mammut, ya que fue acuñado con anterioridad.

THYLACOLEO CARNIFEX o león marsupial.



Hace 24 millones de años, un pequeño grupo de animales marsupiales de Australia se dividió en dos. Por una parte evolucionarían en Diprotontes, los marsupiales herbívoros más grandes que jamás han existido, y por otra parte evolucionarían en el género Thylacoleo, un grupo de marsupiales, pero que a diferencia de los Diprodontes, acabarían convirtiéndose en carnívoros.

El cambio de herbívoro a carnívoro no fue radical, sino que primero se pasó por el estado de Omnívoro hasta que la dieta se convirtió totalmente en la de un carnívoro típico. La especie más representativa de los Thylacoleo, es el Thylacoleo Carnifex o león marsupial. Su nombre quiere decir "León carnicero con bolsa" y posiblemente fue el segundo mayor cazador marsupial que jamás ha existido (detrás del Proborhyaena gigantea, un descubrimiento más o menos reciente).

El León marsupial era tan grande como una leona actual, un poco más robusto. De altura no superaba los 80 cm hasta la cruz, y de longitud 1,5 metros más una cola de 1 metro y gruesa que, como en otros depredadores, les servía para nivelar su peso en una carrera rápida, pero corta. Se piensa que no fue un corredor de largas distancias y que prefería la emboscada (como el leopardo) para la caza.

Su peso se estima en 150 kg, aunque algunos expertos creen que un macho adulto pudo llegar a los 180kg.

En fin, vayamos a lo verdaderamente característico. Como hemos dicho, el Thylacoleo Carnifex viene de una familia de herbívoros más o menos reciente. Por eso, la dentadura no era la misma a la de otros depredadores: con afilados y largos colmillos y muelas cortantes (como un león). No, la dentadura de este depredador prehistórico estaba relacionada con aquella que le servía para marsticar hierva, para tritura y machacar fibras vegetales, el origen de su dentadura era la de un herbívoro,  así que su dentadura se tuvo que adaptar al nuevo papel de cazador, y lo hizo lo mejor que pudo. Los dientes incisivos y lo premolares pasaron pues ha hacer el papel de los colmillos. Lo único que en su caso, la mordedura de este marsupial no era la adecuada para perforar la piel y romper venas y músculos, sino para producir la axfisia de su presa. Tenemos que decir que a asfixiar a su pobre presa también le ayudaba tener la mordedura más potente de todos los marsupiales carnívoros: 200 kg/cm2... como un león.



Este animal prehistórico que vivió en Australia, fue desapareciendo cuando esta se convirtió en un lugar más seco y las grandes presas fueron desapareciendo. Se cree se acabó de extinguir hace 20.000 años.


DIPROTODONTE.


Del género de diprotodon encontramos la única especie representativa llamada Diprotodon optatum. Un animal prehistórico que tiene el título de marsupial más grande de la história. Vivió en Australia desde hace 1,6 millones de años, y probablemente tuvo contacto con  nuestros antepasados. Con los primeros hombres prehistóricos que llegaron a Australia hace unos 50.000 años (prácticamente durante todo el Pleistoceno)

Es posible que fuera cazado por antiguos humanos, como otros animales que componían la megafauna australiana.

Este herbívoro prehistórico vivía en las zonas boscosas, zonas arboladas donde encontraba gran cantidad de alimento fácilmente. Actualmente, gran parte de Australia es desértica, pero hace pocos miles de años no era así. Prácticamente era bosque y espesa y húmeda vegetación y, no se sabe muy bien por qué, el bosque fue desapareciendo y transformándose en las grandes bastedades desérticas que hoy conocemos (algunos piensan que fue por la quema de bosque por el hombre ya que coincide con la llegada a Australia de este). Pero antaño, el Diprotodonte habitaba prácticamente en todo el continente. Quizá emigraba en busca de mejores pastos, la cuestión es que se han encontrado huesos fosilizados a lo largo del territorio.

Posiblemente fue la desaparición de su hábitat y la caza del nuevo homodepredador (este término me lo acabo de inventar), las causas principales de la extinción.

El Diprodonte sería similar a un lugar intermedio entre un hipopótamo y un elefante africano, su altura hasta la cruz era de 2 metros. De largo alcanzaba los 3 metros.
Se piensa que era sociable, y que sus relaciones era parecidas a la de los elefantes africanos. Hembras y pequeños Diprodontes viviendo juntos, y lo grandes machos vivirían de forma solitaria disputándose mediante la fuerza y el tamaño el privilegio de tener descendencia.

Los descendientes del Diprodonte son el Wombat o también el koala.