Mostrando entradas con la etiqueta Sudamérica. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Sudamérica. Mostrar todas las entradas

THALASSOCNUS


El más famoso de los perezosos, que todos conocemos más o menos, es el Megatherium. Un perezoso terrestre de aspecto robusto, con más de 3000 kg. Pero para perezoso perezoso el acuático, denominado Thalassocnus para los amigos.


El Thalassocnus se movía de forma lenta y sosegada, en ocasiones buceando cazando peligrosas algas y musgos con sus aplanados dientes.

Al igual que el Megaterio, el Thalassocnus también poseía grandes y fuertes brazos, pero no era para agarrar las ramas de los árboles, sino para agarrarse al fondo del mar, sujetándose bien a las piedras submarinas mientras se alimentaba.

Este perezoso no era tan grande ni pesado como su primo el perezoso terrestre, de hecho, podríamos pensar que al ser acuático y no tener que soportar su peso, pues podría a pesar mucho más. Pero no, el tamaño no es algo tan característico como el terrestre. Podría medir unos 2 metros de largo, y un peso de 120 kg. En ocasiones podría salir del agua, y alimentarse de plantas terrestres, pero al no ser de un gran tamaño como su primo, podría ser presa fácil de depredadores como el Sparassodonta o el Amphicyon

De todas formas, no penséis que es raro ver un perezoso en el agua. En ocasiones, el amazonas se desborda, y la única manera de pasar de árbol a árbol es nadando. Aquí podéis ver a un perezoso, de los de ahora, nadando... no lo hace nada mal.


Existió entre el Mioceno y el Plioceno (entre 25.000 y 2,5 millones de años) en lo que hoy conocemos como Sudamérica.



MEGATERIO O PEREZOSO GIGANTE.

Me sorprende que después de escribir sobre más de 200 animales prehistóricos, aun no hayamos hablado del Megaterio, un  animal prehistóricos que existió hasta hace 8.000 años y que a 200 metros de donde vivo tengo un esqueleto entero en un museo de ciencias naturales de barrio.

El Megatherium fue un gran herbívoro, un perezoso como los de ahora pero gigante. Como los perezosos actuales, el Megaterio también comía el follaje de los árboles. Pero este último no se subía a las ramas, más que nada porque pesaba más de 5 toneladas (imaginaros a un elefante subido a la rama de un baobab, pues la misma impresión daría ver al megaterio subido a un árbol). Medía 6 metros y cuanto se alzaba sobre sus dos patas llegaba a las copas de los árboles y tiraba de las ramas hacia abajo con sus enormes garras. Últimamente, se baraja la opción de que fuera un animal omnívoro, y que además de comer toneladas de hojas y ramas, alguna vez comería carroña o algún animalito desprevenido... porque viendo lo robusto de sus huesos y el peso de este animal, no podemos decir que fuera un cazador ágil, sigiloso y rápido.

Este animal prehistórico era tan grande que un individuo sano no tenía ningún depredador capaz de matarle. Quizá a algún individuo viejo, jovencito o herido podía ser presa de un grupo de hienas gigantes, de lobos, de algún dientes de sable o arctodus u oso cavernario.

El Megatherium, apareció en la Tierra hace 3 millones de años entre el Plioceno y el Pleistoceno y hace 8.000 años desapareció en América central y del Sur. Según se cree, la causa principal de su extinción fue la proliferación de un animal peligroso, un depredador insaciable.... hablo del ser humano.

En este vídeo vamos a ver que este animal prehistórico no era tan tímido como su pariente el perezoso actual...

     




Por cierto, a que no sabéis que es lo de abajo.????



Pues bien, es una cueva que fue excavada por un megaterio y que le servía de madriguera/refugio. Esta en concreto tiene unos 200 m de largo y fue excavada hace unos 20.000 años.

THYLACOSMILUS y su curiosa historia.

Cuando encontramos dos animales que son muy parecidos en peso, en tamaño, en características físicas y que ocupan el mismo nicho ecológico pero que viven en diferentes lugares y tienen un origen diferente, llamamos a este fenómeno convergencia evolutiva. Un ejemplo que nos puede ilustrar sería el vuelo de los pterodáctilos y el de los murciélagos, los dos vuelan de un modo parecido pero vienen de familias, géneros  y órdenes diferentes.

Imágen extraída de Wikipedia donde podemos ver  al fondo un Gliptodonte y lo que parece un Toxodon

Bueno, ahora centrémonos en el caso del Thylacosmilus... si lo viéramos en la realidad, pasando por delante de nuestra casa, nos podría parecer uno de los primeros dientes de sable, un antiguo Smilodón... Pero aunque su aspecto fuera parecido, su infraclase, orden, familia, son diferentes al Tigre dientes de sable. El Thylacosmilus nada tenía que ver con el Smilodón, de hecho era un marsupial y aunque tenía aspecto de Dientes de Sable, evolutivamente estaba más cerca de un canguro que del Dientes de Sable que conocemos.

Este animal prehistórico apareció en Sudamérica hace unos 7 millones de años, cuando era una isla que estaba separada del norte de América. Era robusto, aunque no tanto como el Smilodón, tan grande como los pumas actuales y tenía unos colmillos que tenían forma de cuchillos de unos 15 cm, pero a diferencia del Smilodón, los del Thylacosmilus no paraban de crecer. Además, los colmillos se alojaban en una cavidad ósea que tenía la mandíbula  y que le daba un aspecto muy peculiar a su cráneo. De hecho, su nombre significa "bolsa del sable", haciendo referencia a esta característica.

Posiblemente sería cierto que fuera el superdepredador en Sudamérica, pero esto le duró hasta lo que duró el aislamiento del continente isla. Esto ocurrió a finales del Plioceno, y por Centroamérica se introdujeron nuevas especies hacia al sur, entre ellas, un felino también dientes de sable pero más grande, más corpulento y dispuesto a ponerse en lo alto de la cadena trófica. El rival del Thylacosmilus, el conocido Smilodón, había llegado y al poco tiempo se hizo con el puesto del Superpredador.

Curioso que en una parte del planeta, donde se habían producido los mismos cambios evolutivos haciendo muy parecidas las dos especies diferentes hasta parecer una la copia de la otra pero que no tenían nada que ver la una con la otra, se juntaran por motivos geológicos y al final, ese mismo puesto al cual se habían adaptado y se sentían seguros, ahora se convertía en la causa de una competencia feroz.


El Smilodón o tigre dientes de sable.

Hemos hablado de muchos animales prehistóricos en este blog, desde el Anomalocaris de hace más de 500 millones de años, hasta el ave Moa, que se extinguió hace poco más de 500 años. Sí que es cierto que apuntamos al Smilodon cuando vimos al León Cavernario Americano. Pero he pensado que ya era hora de hablar centrándonos únicamente en el SMILODON, el auténtico Tigre dientes de sable.



Dentro del género de Smilodon, que quiere decir "diente de sable", encontramos 3 especies: el Smilodon gracilis ("el Smilodon delgado"), Smilodon fatalis y, el primo cercano y que más nos gusta el Smilodon populator .

A partir de ahora, cuando hablamos del Tigre dientes de sable, nos referimos al Smilodon populator .

El Dientes de Sables, fue posiblemente el felino mas especializado de todos. Su cuerpo era robusto, muy, muy robusto. Para hacernos una idea de lo fuerte que era, un tigre de Bengala macho normalito actual apenas supera los 320 kg. Un dientes de sable, del mismo tamaño que el tigre, puede llegar a pesar hasta 400 kg. Estos 80 kg de más, son prácticamente de músculo. Sería algo así como un tigre que hubiera tomado esteroides.
Pero que sea tan fuerte no se debía a un capricho de la naturaleza o a que se dedicara a hacer flexiones todos los días, no. La musculatura del diente de sable, tiene relación con su forma de cazar y con sus presas, la naturaleza es sabia.

Pero antes de seguir con su modo de caza, veamos la siguiente característica, propia del Smilodón... sus dientes.  Los dientes del Smilodon son lo primero que nos llama la atención. Unos colmillos superiores de hasta 18 cm de longitud que eran los más grandes de todos los felinos. Estos colmillos eran verdaderamente cuchillos, puntiagudos y aserrados por dentro. Unos dientes que utilizaba para, penetrar y desgarrar la piel y la carne hasta llegar a las venas importantes.

Estas dos características juntas, hacían del Smilodon  un depredador de grandes bestias. Perezosos gigantes, caballos, bisontes prehistóricos e incluso mamuts entraban dentro de su dieta. La forma en que cazaba la megafauna de América del Sur era por emboscada*. Sorprendía a sus presas y las alcanzaba por uno de sus laterales. Se enganchaba con sus largas garras y en forma de gancho y tiraba de ellas hasta que las derribaba. Cuando por ejemplo el mamut era derribado, el Smilodon hundía sus afilados dientes en la garganta . Una vez con los colmillos clavados, tiraba y desgarraba llevándose consigo la venas del cuello y la traquea.

Aun siendo un depredador prehistórico capaz de cazar él solo a grandes animales, el Dientes de sable tuvo que vérselas con otros depredadores que, individualmente o en grupo, podían arrebatarle las presas... como el Osos Bulldog,  o el lobo gigante.

Pero no fue la competencia el motivo de su desaparición. El motivo fue la especialización. No era capaz de correr grandes distancia y, conforme el clima de la Tierra se fue calentando (desde el pico de la última glaciación) las grandes presas empezaron a desaparecer. Y por lo visto, aunque el hombre pudo llegar a encontrarse con él, por lo visto no lo cazó (esto no es seguro). Pero claro, estos primeros hombres americanos si cazaban grandes presas y por tanto, fueron un problema más a todos los que ya tenía. El Smilodon apareció hace 1.000.000 años y desapareció hace 10.000.

Este documental es muy ilustrativo, os aconsejo verlo



*Se piensa que el Tigre dientes de sable cazaba en emboscada porque no era un gran corredor. La enorme musculatura hubiera generado demasiado calor y se hubiera asfixiado en largas carreras. Además, los felinos tienen una cola larga que les sirve para equilibrarse, también mientras corren. La cola del Smilodon no superaba los 35 cm, por los expertos han llegado a la conclusión de que no era un buen corredor.

SMILODON VS LEON CAVERNARIO

León cavernario americano vs Dientes de sable.


Al final me he decantado por el título más llamativo, pero mi intención era titular a esta entrada : "León cavernario, Dientes de sable e Istmo de Panamá"... por ser este último otro elemento que cambiaría la configuración de estos superdepredadores que habitaron el norte y el sur de América. Me explicaré.

Veamos, para entrar en este apasionante combate evolutivo, hay que tener en cuenta dos cosas:

1º- Actualmente, el felino más grande es el Tigre Siberiano... con unos 105 cm de altura hasta la cruz y 220 kg.

2º- Que Sudamérica y Norteamérica se encontraban incomunicadas, separadas por el océano, y vivían especies diferentes en cada uno de los continentes antiguos.

Cuando en un mismo lugar y en un mismo tiempo coinciden dos especies similares, con características similares, pesos parecidos y presas comunes, una de las dos especies suele tomar la delantera y verse favorecida respecto a la otra. La especie "perdedora" o desaparece o debe buscar otro tipo de presas en otros nichos ecológicos que no son explotados por la especie "ganadora". Esto, a lo largo de los años puede favorecer que se produzcan cambios morfológicos en la especie "perdedora" y que entonces, las dos especies dejen de ser rivales directos para especializarse cada uno en su campo.


Pues bien, este rollo os lo tenía que contar para que entendáis mejor lo que sucedió entre estas dos especies: León cavernario (Panthera leo atrox ) y el Tigre dientes de sable (Similodon).

Durante el Pleistoceno, existieron estas dos especies.  El León cavernario era el rey. Era el listo, poderoso, con una fuerte mordedura y podríamos decir que era EL superpredador. Pesaba unos 360 kg y ningún otro animal, como lobos, osos u otro félido era capaz de hacerle sombra. De hecho, en su nombre podemos apreciar el sentimiento que despertó en sus descubridores, atrox significa temible.

Luego tenemos el segundón, era el Tigre diente de Sable (Smilodón fatalis), no es que fuera pequeño. Era bastante grande y bastante robusto, quizá un poco menos inteligente y con una vida menos sociable. Pesaba unos 280 kg, así que podríamos decir que pesaba lo mismo que un tigre siberiano con sobrepeso... pero eso en la naturaleza no existe.

El León cavernario pesaba 1/4 parte más que el dientes de sable. Y ese peso, junto con otras características, mantenía a raya el potencial del Diente de sable. Sería como el león africano y el leopardo. El diente de sable (como el leopardo) tuvo que conformarse con presas más pequeñas, con robarlas a otros depredadores y con tener cuidado de que no se las robaran y en definitiva... se conformó con estar a la sombra del gran León Cavernario.... Pero esto no duró siempre... el Dientes de sable tuvo su oportunidad y la aprovechó.

A mediados del Pleistoceno y en un proceso que duró cientos de años, el norte de América se unió con el sur , formando lo que se conoce hoy como el Istmo de Panamá. Este acontecimiento es uno de los más importantes, geológicamente hablando, de los que han ocurrido en los últimos 60 millones de años. Varió el clima mundial y dejó paso a la fauna del norte al sur y al revés, se llama el Gran Intercambio Americano.

El primero en pasar fue el Smilodón fatalis. Con el tiempo y gracias a la falta de superpredadores (se piensa) evolucionó una nueva especie llamada Smilodón populator, una especie destinada a asentarse en la cúspide de la pirámide alimenticia, un bicho prehistórico de 450 kg, más robusto y más grande que, no solo su pariente el Smilodón fatalis, sino también que su "opresor" del norte, el León Cavernario de América del Norte.

Las dos especies mantuvieron sus reinados hasta hace pocos miles de años, posiblemente nuestros antepasados se encontraron con ellos, y algunos murieron por enfrentamientos con estos poderosos animales: El León cavernario en el norte y el Dientes de sable en el sur.

Y eso es todo... bueno no, en América del sur, el super Tigre dientes de Sable destronó al dientes de sable marsupial Thylacosmilus ... pero eso ya es otra historia.

Proborhyaena gigantea

Imagen extraída de http://vice12345.deviantart.com/
Hasta hace poco tiempo, el puesto de mayor marsupial carnívoro lo ocupaba el León marsupial o Thylacoleo carnifex , que alcanzaba unas medidas similares a las de una leona que ha tomado anabolizantes. Pero el nuevo número uno, el marsupial carnívoro más grande, es ahora el Oso marsupial o Proborhyaena gigantea. Un animal que, si hemos comparado al León marsupial con una leona, al Oso marsupial, lo podemos comparar con un oso grizzly... quizá de ahí su nombre... (aunque su mandíbula rompe huesos como el de las hiena también tuvo algo que ver).

Podía pesar hasta 500 kg y una longitud 3,5 metros de largo; no es que fuera muy ágil, pero sí rápido y de carrera corta pero explosiva, típico de grandes y pesados cazadores. Era un carnívoro con una peculiar dentadura: sus colmillos se proyectaban hacia delante y además, no paraban de crecer. A esto hay que sumarle un cráneo robusto, de 60 cm de largo, y un cuello poderoso y musculado. Por lo que es fácil imaginar que cuando el Oso marsupial mordía a su presa, difícilmente se escapaba esta. Era como un pittbull pero 40 veces más grande.
Aunque algunos expertos creen que habitualmente, este depredador prehistórico,  más que a cazar, se dedicó a robar presas a otros depredadores (su tamaño lo permitía). Y gracias al desgaste de los dientes se ha llegado a la conclusión de que se dedicaba a machacar huesos para comer: bien de animales cazados, bien de carroña de la que podía apoderarse. La dentadura recuerda a los demonios de Tasmania que viven actualmente hoy.


Imagen extraída de http://other-worlds.ucoz.ru/

Taxonómicamente, está emparentado con el Thylacosmilus, del cual hablaremos otro día. Vivió desde el Eoceno hasta el Oligoceno en Sudamérica y entre sus presas pudo encontrarse Calicotéridos o el Toxodón.

Austroraptor.

El Austroraptor es un pariente cercano del Velociraptor , pero más grande, unos 6 metros de largo (3 veces más) . Su nombre quiere decir "Ladrón del Sur" (raptor del Sur), como las aves, y no se le puso este nombre por casualidad. En cierta manera, su aspecto nos podría recordar a aves  antiguas, a un antecesor próximo a las rapaces que vemos hoy. Su cabeza (de más de 1 metro) era baja, alargada y aerodinámica, provista con numerosos dientes pequeños y cónicos. Además, según las marcas encontradas en los fósiles, esta, estaba cubierta de plumas.
Este animal prehistórico llamó la atención a los paleontólogos que lo descubrieron al ver como sus extremidades superiores eran en proporción más pequeños que otros de su mismo género: sus cortos antebrazos se apartan de la condición característica de brazos largos de todos los dromeosáuridos y de sus parientes aviares cercanos. Este sería pues un eslabón perdido entre los dinosaurios y las aves modernas.
 Quizá (y esto son opiniones mías) sea un ejemplo de involución, esto quiere decir que se vuelven a tomar características de especies más antiguas. Como es el caso de las aves no voladoras que también reducen sus alas.

En cambio, fueron sus patas traseras las que facilitaron la clasificación de esta nueva especie, la familia Dromaeosauridae o "lagartos corredores". Con esto quiero decir que el Austroraptor fue un corredor rápido, que poseía patas trasera fuertes y que utilizaba para dar caza a sus presas.

Vivió hace 70 millones de años, a finales del periodo Cretácico, en lo que hoy es Sudamérica.  

Brontornis burmeisteri .

Una de las aves carnívoras y temibles más grande de todos los tiempos fue la Brontornis burmeisteri . Un ave no voladora que pertenece a la subfamilia de Brontornithinae, y que rivaliza en tamaño con otras aves titano-prehistóricas como las de la familia de las Phorusrhacidae (conocidas como "Aves del Terror") u otras más actuales como las Dromornis (conocida como el "Ave elefante").

Las Brontornis burmeisteri fue inicialmente introducida dentro de la subfamilia de las "Aves del Terror", y es porque sus características físicas eran similares: por su gran tamaño y estilo de vida depredadora, y más precisamente se introdujo en la subfamilia de las Brontornithinae, que contenía formas muy grandes y corpulentas.

Tenían una altura de casi 3 metros y su peso podía llegar a los 500 kg. Poseía unas patas fuerte, capaz de desgarrar las pieles de sus presas con un simple zarpazo. Para hacernos una idea: podemos fijarnos en el Casuario un ave con apariencia prehistórica que vive actualmente en Australia y Nueva Guinea y es capaz de matar a personas con sus garras. Mide la mitad de una Brontornis burmeisteri y es herbívoro .
Vivió en lo que ahora es la llamada la Patagonia (América del sur). Debido a su volumen, es probable que tuviera un estilo de vida entre un depredador de emboscada y uno que perseguía activamente la presa, saltando sobre ella y derribándola por la fuerza de ataque después de una corta persecución.
Era el carnívoro dominante de la Patagonia durante el Mioceno, siendo capaz de matar incluso a grandes animales como el elefante Astrapotherium y el depredador Thylacosmilus (un marsupial con dientes de sable).

Simplemente fascinante.

Kronosaurus.

Dentro de la familia de Pliosauridae o Pliosuarus se encuentran animales tan terribles como el Liopleurodon o el Depredador X , depredadores marinos de enorme tamaño con enormes cabezas y con enormes dientes. Dentro de este grupo, el tercero en tamaño (no por eso pequeño) era el Kronosaurus. Su nombre quiere decir "el lagarto de Cronos" (Cronos en la mitología griega fue el líder de los titanes).

El Kronosaurus llegaba a medir hasta 12 metros y pesar hasta 15 toneladas. Para que os hagáis una idea: una orca llega como mucho hasta 9 metros de longitud y como mucho 6 toneladas de peso. Otra comparación: el cráneo de una orca "solo" mide 1,5 metros, en cambio, el Kronosaurus tenia un cráneo de 2,7 metros... Pocos depredadores carnívoros tenían estas dimensiones y estas armas tan mortíferas.


El Kronosaurus poseía unos dientes largos y afilados, no aserrados. Unos dientes peculiares y característicos que han facilitado que se puedan diferenciar los fósiles y si pertenecen a un Liopleurodon o a un Kronosaurus.

El Kronosaurus fue posiblemente el superpredador de la época. Ningún otro animal podía hacerle frente y debía huir si no querían convertirse en su presa. Incluso se han encontrado esqueletos fosilizados del largo de un Elasmosaurus , un depredador de 14 metros de longitud.

Por suerte para el Kronosaurus, durante la época en que vivió, cretácico inferior, no existían sus primos Liopleurodon o el Depredador X, que desaparecieron hacía más de 50 millones de años antes de que apareciera del Kronosaurus.


Por último, el Kronosaurus, vivió en las prehistóricas aguas en las que ahora se encuentran Australia y América del sur.

Argentinosaurus.



Hace tiempo que quería hablar del Argentinosaurus, un enorme dinosaurio, que hablamos de él cuando escribí sobre otros animales terrestres colosales tales como el Amphicoelias fragillimus o el Diplodocus. Pues bien... el Argentinosaurus fue EL ANIMAL TERRESTRE MÁS GRANDE DE LA HISTORIA (después del Amphicoelias fragillimus, aunque este es de dudosa existencia). Y además no solo fue el segundo más grande, también fue un peso pesado. Veamos algunos datos.
*El Diplodocus medía 35 metros y 80 toneladas. (color verde)

*El Argentinosaurus 45 metros y 100 toneladas. (color gris)

*El Amphicoelias fragillimus medía hasta mas de 50 metros y 120 toneladas. (color granate)







Como se ve en el video, era un animal enorme, pesado, un coloso terrestre. Llegaba a medir 20 metros de altura, como un edificio de 6 plantas. Cuando pisaba, el suelo retumbaba como si fuera un terremoto, y una manada asustada (si hubiera algún animal que pudiera hacer eso) hacía temblar el suelo.

Este hervíboro comía pinos del periodo Cretácico en lo que hoy es América de Sur. De ahí su nombre: Argentin (de Argentina) y saurus (lagarto).

Anisodon. Calicotéridos o Calicoterios.


El Anisodon pertenece a la familia de los Calicotéridos o Calicoterios (Chalicotheriidae). Y es un animal muy curioso, extraño para nuestros ojos. La verdad es que nos parecería una mezcla entre dos animales: un caballo y un gorila (por ejemplo).

De hecho, aunque su cabeza y cuerpo eran similares a los del caballo, caminaba de una forma más erguida, parecida la de los gorilas y no como los actuales caballos. Sus patas anteriores eran largas y cortas las traseras, por eso caminaba de una forma más parecida a los gorilas que a los caballos. Pero las semejanza con los gorilas no solo son la forma de desplazarse, además, no tenía pezuñas, sino garras y se apoyaban sobre los nudillos de estas. En las patas delanteras tenían garras enormes y curvadas, que probablemente usaban para agarrar las hojas de los árboles ya que eran ramoneadores en los bosques y es posible que se pusiesen de pie sobre sus patas traseras para alcanzar las ramas más altas. No podían correr, y fueron sus garras y enorme fuerza y tamaño lo que sirvió de defensa contra posible depredadores. Sobre sus patas trasera podría llegar a superar los 4 metros de altura.



Os pongo una descripción de Wiki:

A menudo se ha descrito a los calicoterios como caballos con garras. La comparación sin embargo no es demasiado apropiada . Si bien la cabeza y el cuerpo se parecían un poco a los del caballo, las extremidades eran pesadas y no servían para correr. La función de las garras se mantiene en el misterio. Tal vez las utilizara para desenterrar raíces y tuberculos, pero los dientes no presentan el grado de desgaste que corresponde a una dieta de este tipo. O tal vez las usara para agarrarse y trepar por el tronco de los árboles.
Es posible que viviesen hasta épocas recientes. Aparecen unos animales parecidos a calicoterios en tumbas siberianas del siglo V antes de cristo y su descripción coincide con el "oso nandi" de los bosques de Kenia. Sobrevivieron en el este de Asia y en el Africa central hasta hace 2 millones de años, con pocos cambios evolutivos.


Aparecieron en el Mioceno y como se dice en Wiki, posiblemente sobrevivieron hasta hace "pocos años".

Kelenken guillermoi.

Hace tiempo hablamos de la Titanis Walleri, la segunda ave más grande de la subfamilia de las Phorusrhacidae, o más conocidas como Aves del terror. Hay que aclarar que en la Subfamilia Brontornithinae existen Aves del Terror más pesadas y grande como la ave Brontornis.


Phorusrhacidae y Brontornithinae son subfamilias de la familia de Phorusrhacids. En fin, sigamos con la Kelenken.

El ave más grande es el Kelenken guillermoi. Vivió en Sudamérica, hace 15 millones de años (Mioceno), recordemos que la Titanis Walleri vivió en Norteamérica hace 5. Y podía medir hasta 2,5 metros de altura y llegar a pesar hasta 160 Kg. elenken era ágil y podía cazar y devorar roedores, reptiles y pequeños mamíferos.

Es el ave predadora conocida más grande de la historia. Y no una depredadora cualquiera, se encontraba en la cima de la cadena trófica, y podría hacer frente a otros superdepredadores de la época.

Dos características del Kelenken guillermoi me llaman la atención:

- El tamaño de la cabeza: Esta, llegó a medir más de 70 cm de longitud, siendo el ave conocida con el cráneo más grande. Imagínate una gran avestruz, pero con un pico puntiagudo y en gancho y 7 veces más grande. Todo ello soportado por un cuello robusto y fuerte.


- Lo segundo que me llama la atención es la velocidad: Podría correr más que una avestruz. La avestruz es conocida por la velocidad que le proporcionan sus dos fuertes patas, llegando hasta los 65 km/h. El Kelenken guillermoi siendo joven podría llegar a los 100Km/h. Vamos, que podría atacar a un caballo a galope sin ninguna dificultad.



Abelisaurus "lagarto de Abel"



A finales del periodo Cretácico en lo que hoy es Sudamérica, hace aproximadamente entre 83 y 80 millones de años vivió el "lagarto de Abel" o Abelisaurus. Con un cráneo de hasta un metro y unos dientes afilados este carnívoro depredador de entre 7 y 9 metros de longitud y pesaba alrededor de 3000 kilogramos, convivía con otros depredadores como el conocido carnotauros o el tyrannotitán, feroces competidores de las mismas presas como viejos y enfermos tyrannotitanes. Dado que Carnotaurus, probablemente fue un abelisáurido temprano, los científicos suponen que Abelisaurus también tenía delante extremidades cortas y piernas delgadas.

El descubrimiento de Abelisaurus es importante porque arrojan luz sobre muchos terópodos ( dieta carnívora y el andar bípedo con tres dedos orientados hacia el frente y provistos de afiladas garras) diferentes del hemisferio sur que eran muy diferentes de sus parientes del norte del hemisferio. Este fue el resultado de la separación de las masas de tierra del sur y del norte que se inició en el Período Jurásico.
No entraré en las diferencias morfológicas... cualquiera que quiera saberlas le invito a buscar en Wikipedia .

Toxodón. Toxodon.


Los toxodontes son mamíferos extintos que originarios de Sudamérica que evolucionaron independientemente en dicha isla-continente. Estos animales del pleistoceno alcanzaron el tamaño de un paquidermo y con una tonelada de carne eran presas preferidas de dientes de sable. Los incisivos superiores están muy arqueados, son sumamente fuertes y solamente la cara externa lleva una capa de esmalte, mientras que los inferiores, muy achatados, de disposición horizontal y gran expansión lateral, le dan a la parte anterior de la mandíbula el aspecto de una gigantesca espátula.
El cuerpo era pesado, con forma de barril, apoyado sobre patas cortas y robustas. Las patas plantígradas, con tres dedos ungulados, eran no obstante, bastante pequeñas. Como las traseras eran más largas que las delanteras, el cuerpo se inclinaba hacia adelante, a la altura de los hombros.
El cráneo es muy largo en relación con la altura. La parte anterior de la cabeza era ancha, los labios eran con toda probabilidad prensiles y le servían para recoger el pasto, como a los actuales rinocerontes negros. Justo por detrás del hocico, el cráneo se estrechaba, como en el rinoceronte, y después se volvía a ensanchar. Los arcos cigomáticos son de gran tamaño. Podían alimentarse de la vegetación dura y correosa de los árboles, las pampas y las estepas semideserticas.
Los dientes indican que Toxodon era una mezcla de ramoneador y comedor de hierba, que cortaba y masticaba la dura hierba de la pampa, pero también se alimentaba de follaje.
Desapareció hacia el 14.000 aC, unas de las causas posible pudo ser la caza masiva por parte del hombre.

Macrauchenia ( Macrauchenia patachonica. )


El macrauchenia es un mamífero extinto con cuerpo de camello y una trompa corta, alcanzaba los dos metros de altura y tres de largo con 1500 Kg de peso. Habitó en las llanuras de Sudamérica en el Terciario y Cuaternario desapareciendo hace más de 8.500 años. A pesar de poseer largas patas unguladas con tres dedos, es improbable que corriera a mucha velocidad debido en parte a la contextura robusta de su cuerpo y a que sus patas traseras eran más cortas que las delanteras. Era de hábitos herbívoros, se alimentaba en zonas donde pasaba la mayor parte de su tiempo como pantanos y del pastoreo, su labio prensil le facilitaba arrancar los pastos. Su pelaje era corto, similar al de un caballo actual. Tenía una trompa como la que hoy tienen los tapires.



El contacto con los hombres contribuyó a su extinción, pues los cazadores habrían aprovechado su escasa velocidad de desplazamiento para matarlos y alimentarse.

Carnotaurus.


Animal prehistórico bípedo de largas y fuertes extremidades posteriores. Miembros anteriores cortos y atrofiados, semejantes a los de Tyrannosaurus rex, provistos de fuertes garras. Cráneo corto, alto y comprimido lateralmente. A diferencia del resto de los dinosaurios carnívoros conocidos, poseía robustos cuernos en la frente. Su esqueleto ha sido encontrado muy completo y también se preservaron impresiones de su piel en la roca. Por ello se sabe que su cuerpo presentaba una superficie rugosa con prominencias cónicas, lo que sugería una piel áspera y gruesa. Este carnívoro media alrededor de 9 metros de longitud, 3,5 de altura, y pesaba alrededor de 1500 kilogramos.3 Su cabeza era muy pequeña en comparación con la de los otros predadores de su tamaño, de solo 60 centímetros de largo y presentaba pequeños dientes de alrededor de 4 cm.

Carnotaurus (lat. "toro carnívoro") vivió a finales del período Cretácico, hace aproximadamente entre 71 y 65 millones de años, entre el Campaniano y el Mastrichtiano, en lo que hoy es Sudamérica, Patagonia Argentina.

Megalosaurus.


Megalosaurus fue un depredador de unos hasta 10 metros de largo y un peso de 1 t. Vivió en lo que ahora es Europa, América, Asia y África, durante el período Jurásico, hace 181 a 169 millones de años.
Entre sus presas se encontraban saurópodos, grandes animales prehistóricos, así como estegosauros y mamíferos.
Aparte de ser un rápido depredador, con velocidades que podrían alcanzar los 40 Km/h gracias a su estructura bien equilibrada, el Megalosaurus también obtenía su comida de carroñeo.
El Megalosaurus fue unos de los primeros dinosaurios descubiertos, Inglaterra 1818. En aquel entonces , y viendo los fósiles descubiertos, esos huesos eran enormes por lo que se le dio al Megalosaurus sus nombre (gran reptil).
La mandíbula del Megalosaurus poseían dientes largos y curvos, sujetos fuertemente a las encías para no perderlos en las luchas. Los dientes eran afilados con el borde irregular que funcionaban como una sierra. Desgarrando de una manera más eficaz a sus presas.
Por si fuera poco, este animal prehistórico poseía garras afilada con las que sujetaba y desgarraba la dura piel a las víctimas.

Josephoartigasia monesi


Josephoartigasia monesi fue un gigantesco roedor prehistórico del Plioceno, el mayor conocido hasta la fecha. Se estima que vivió hace entre cuatro a dos millones de años en lo que hoy es Uruguay. Es una especie extinta de roedor y como se ha dicho el roedor más grande de la historia.

La especie medía aproximadamente 3 m de largo y 1,5 m de alto. En vida tenían aproximadamente el tamaño de un coche. Sus incisivos eran de más de 30 cm de largo. El animal pesaba alrededor de una tonelada, y se alimentaba de pastos blandos.

El fósil encontrado (el craneo), de más de medio metro de longitud, perteneció a una especie emparentada con los actuales hámsters, y es el primer cráneo hallado de un animal del que se sabía que había existido, pero sobre el que no se habían encontrado restos completos.

Entre sus depredadores se pueden encontrar el Smilodón y el león cavernario.

Phorusrhacidae (Ave del Terror).


Tenían una talla de 1 a 2.5 metros de altura y un peso de unos 50 a 500 Kg. Titanis walleri, una de las especies más grandes, es originario de América del Norte, siendo uno de los ejemplos comparativamente raros dónde animales que evolucionaron en América del Sur pasaron al norte extendiendo su área biogeográfica después de que el Istmo de Panamá se formó. Los antepasados de T. walleri, no se han encontrado; sin embargo, es posible que hayan especies norteamericanas esperando su descubrimiento.
La familia Phorusrhacidae eran aves grandes, carnívoras, depredadoras y no voladoras, siendo los depredadores dominantes en América del Sur durante el Cenozoico, hace entre 2 y 2.5 millones de años.

Se les conoce como los pájaros del terror o aves del terror, porque sus especies más grandes , con grandes picos de 40 cm, eran los depredadores que estaban en la cima de la pirámide alimenticia, y por encontrarse entre los carnívoros más temibles de su tiempo. Recientemente se ha descubierto este animal prehistorico era un animal que, a pesar de ser un 10% mayor que los ejemplares más grandes que se conocían hasta ahora, era más delgado y rápido de lo que cabría esperar según las teorías vigentes. Llegando a superar los 50 km/h.



Sus alas habían evolucionado para utilizarlas como brazos para voltear una presa en movimiento. Eran corredores rápidos. Sus parientes mas cercanos hoy en día son las Chuñas de la familia Cariamidae.

ARGENTINOSAURUS

En la imagen se observa a un grupo de Mapusaurus (artículo anterior) intentando dar caza a un Argentinosaurus.


Si escogiéramos a los animales más grandes de todos los tiempos e hiciéramos una lista ordenada según el tamaño, encontraríamos entre los 3 primeros a este enorme saurio. El Argentinosaurio fue un animal prehistórico que vivía en lo que hoy es Argentina, de ahí su nombre, y de hecho, he comprobado que muchos argentinos amantes de los animales prehistóricos, están bien orgullosos de que en su tierra vivió el que pudo ser el animal más grande.

Dentro de los 3 puestos de la lista encontraríamos al Amphicoelias fragillimus y al Bruhathkayosaurus matleyi y por supuesto al Argeninosaurus. Lo único es que las medidas estimadas de los otros dos, no están claras del todo, sobre todo del Bruhathkayosaurus matleyi. En cambio, del Argentinosaurus sí existen muestras evidentes de su existencia y de su tamaño.

El argentinosaurus fue un saurópodo, estos maravillosos saurios con largos cuellos, largas colas y cabezas pequeñas. Pudo medir hasta los 45 metros de longitud, una altura de 20 metros y pesar 100 toneladas. Vamos, que si estirara el cuello, podría llegar al piso séptimo de un edificio.

Era tan largo que entre sus vértebras podíamos encontrar algunas que superaban el metro de longitud. Y se cree que como otros saurópodos, tenía una cabeza pequeña y un cerebro diminuto, se piensa que no superaría los 500 cm3… (el nuestro casi está en los 1500 cm3). Por tanto, se cree que el Argentinosaurus era muy grande, pero no muy inteligente.

En cambio, sus pocos depredadores tenían un cerebro más grande. De hecho, son numerosos los expertos que piensan que el Mapusaurus era un cazador con técnicas de caza más o menos complejas.
Este herbívoro prehistóricos se trasladaba en manadas grupo de una zona a otra. Cuando dejaban los árboles pelados, se movían a otra zona donde comer y comer más.

Vivieron a medidos del período Cretácico, hace 95 millones de años en, como ya hemos dicho, en lo que hoy es Argentina.


Por cierto, siempre me he preguntado como se apareaban estos grandes y pesados animales. Pensar que pesaban muchas toneladas, y las hembras tenían una cola enorme que interrumpía las relaciones. Pero por lo visto, su miembro del Argentinosaurus macho era de varios metros... se cree. Yo ya me lo imaginaba.